Liquidación del Alba, política y aficionados

Viernes, 17 Abril 2015 21:25   Marino Martínez Opinion
Vota este artículo
(2 votos)

El proceso de liquidación del Alba tocará a su fin en unos días, cuando la Audiencia Nacional decida aceptar las alegaciones del Albacete Balompié para echar marcha atrás la liquidación que el propio club había pedido. Una jugada que al Alba y a su presidente Garrido le va a salir bien, porque ha ganado varios meses y, de momento, tiene levantados los embargos de Hacienda, que volverán cuando se regrese al proceso anterior, el concursal.

Mientras esto sucede todos se apuntan ahora a salvar al Albacete y lo que hacen algunos no se sostiene. Para empezar, que los políticos del PP del Ayuntamiento de Albacete quieren hacer ver ahora que están con el Alba no tiene nombre, cuando nunca han querido ayudar, siempre han estado en contra del Alba y hace unos meses no abonaron al Albacete el último pago de 400.000 euros. Es decir, han hecho lo posible y lo imposible para ir contra el Alba y ahora se quieren apuntar un tanto.

Tampoco tiene desperdicio que la plataforma ‘Salvar al Alba’ se una aquí a los políticos ‘populares’ del Ayuntamiento para sumarse al club en la solicitud de paralización del proceso de liquidación. Estando de acuerdo todos, que lo estamos, en que lo mejor para el Alba es paralizar ese proceso que el propio Garrido había pedido, no parece lógico que esta plataforma se una a la única institución que no ha querido ayudar al Alba en los últimos cuatro años, la única que ha hecho lo posible por poner trabas, la única que no ha pagado lo que debía y que se ha quedado con lo que creía le debía el Alba, dejando a la economía del club contra las cuerdas. La única explicación está en que desgraciadamente de esta plataforma se ha apropiado el expresidente Remiro Brotons, con importante pasado del PP, y que ahora se ha servido de esta asociación para ayudar a sus amigos ‘peperos’.

Y a todo esto ¿la afición tiene opinión? Estoy pensando que no hay respuesta y que solamente hay silencio. Para empezar, no sé qué hacen los aficionados con Remiro sirviendo a una institución que hoy no quiere al Alba. O sobran los aficionados, que creo que no, o sobra su representante; pero eso deben decidirlo los que están dentro.

Y unido a eso, ¿qué hacen los aficionados del Alba junto al no presidente Garrido? Y digo no presidente porque está relevado en sus funciones, él y todos los consejeros. Parece que olvidan los aficionados que fue Garrido el que pidió la liquidación y el que tiene al Albacete contra las cuerdas y al borde de la desaparición. Y si la liquidación tiene marcha tras, pedida eso sí por Garrido, no será mérito del no presidente y sí de unos magistrados de Albacete, que quieren a su ciudad y al Alba.

¿Para cuando una afición que no espere a tener al club de sus amores al borde del abismo para hacerse notar?