Somos gente de suerte (Trabajo social)

Viernes, 28 Abril 2017 17:23   Caridad Serrano Opinion
Vota este artículo
(1 Voto)

Dinero que está en la mano

Tal vez se deba guardar

La monedita del alma

Se pierde si no se da.

Estos versos de Antonio Machado son oportunos para empezar a hablar del Trabajo Social, de los trabajadores y trabajadoras sociales, de nosotras y nosotros.

Hemos tenido mucha suerte.

Formamos parte de un gran ejército que ocupa distintas partes del planeta. No somos tantos como quisiéramos pero tampoco somos pocos y debemos seguir luchando para que cada día seamos más.

Somos gente buena,  en el buen sentido de la palabra, como decía Machado

"...Y más que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno."

La empatía, la tolerancia, la compasión, la paciencia, la comprensión, la búsqueda, la insumisión, la rebeldía, la resistencia, la superación... Son todos los elementos que contiene la palabra bueno...al margen del hombre al uso que sabe su doctrina.

Yo creo que son todos los hombres y mujeres buenos los que hacen un contrapeso para sostener el mundo, con todas las tragedias que ocurren.

Y es que " hay seres que justifican el mundo, que ayudan a vivir con su sola presencia"

Estas son  palabras de Albert Camus, el escritor  francés premio Nobel   de literatura. Estas palabras están en un libro suyo llamado El Primer Hombre, cuyo manuscrito se encontró sin terminar cuando murió en un accidente de tráfico. En este libro habla de sus orígenes, de su vida, de su familia, de la búsqueda de su padre, que murió en la Primera Guerra Mundial. En un momento, a lo largo del libro, cuando habla con un amigo mayor que él y este le dice - Yo no he hecho nada en la vida, nada importante...- Camus le responde con estas palabras: " Hay seres que justifican el mundo, que ayudan a vivir con su sola presencia."

Ya sólo desear que este grupo sea cada vez más grande

 

Caridad Serrano

A lo largo de su trayectoria profesional ha sido, profesora de EGB en pueblos de Albacete, voluntaria en Guatemala, en donde trabajó en un colegio y en una librería. Cuando volvió a España estudio Trabajo Social y luego trabajó en dos psiquiatricos, en Santiago de Compostela y en Vigo.  Volvió a Albacete y trabajó en la Asociación Asprona y en el Equipo de A. Temprana, en apoyo a niños con problemas.

No he hecho nada importante, como dice el amigo de Albert Camus, pero me gustaría ser lo que dice él, ser un ser que justifica el mundo, que ayuda a vivir con su sola presencia.

Su aportación a esta columna semanal, es el Discurso que pronunció del Día del Trabajo Social, celebrado en Albacete el 24 de marzo de 2017.