Imprimir esta página

Apagón de Huntec, multas y acoso a los feriantes

Lunes, 18 Septiembre 2017 12:38   Marino Martínez Opinion
Vota este artículo
(4 votos)

La Feria de Albacete 2017 tiene que tener, evidentemente, un balance absolutamente positivo. Ha sido una feria, salvo excepciones, segura y limpia. Una Feria con más visitantes, buena

 para los feriantes (también en general), con un volumen de negocio muy alto.

Sí, ha sido una gran feria, pero no deberíamos caer en la autocomplacencia y pensar que todo está bien, no todo va bien en la Feria y los problemas, grandes o pequeños según se quiera ver, están para ser corregidos.

Está claro que lo que señalamos a continuación, en la generalidad de la Feria de Albacete, son cosas muy pequeñas, pero no por eso importantes para aquellos que las ‘sufren’.

En la feria de los errores el primero, o uno de los primeros, fue el apagón de la noche del día 7 de todo el Paseo de la Feria y las calles más cercanas. Apagón patrocinado por Huntec, que es la empresa que se encarga de la iluminación de la feria. Apagón que, por cierto, no han sabido o no han querido explicar.

Luego llegaron las multas masivas de la policía local. Y aquí un paréntesis grande para señalar que en ningún caso los propios policías pueden ser culpables de nada, porque las decisiones sobre lo que hacen y donde están situados las marcan sus mandos. Y su mando en la policía local de Albacete sigue sin estar fino en mandar a sus hombres a multar a gente mal aparcada pero que no influye en el tráfico, cuando miles más están en la misma situación y no reciben la multa. Su mando está igual de mal cuando permite que haya botellón continuado frente a las carpas, sin tener una patrulla numerosa allí antes de que empiecen a las cuatro de la tarde, porque cuando hay miles de personas dispersarlos es más difícil y lo que puede ocurrir, como ha pasado en otras ciudades, es que los policías sean agredidos.

Mal su mando policial cuando es incapaz de evitar los atascos en la circunvalación porque permite el paso a calles cercanas que no tienen salida, con lo que el tráfico es un círculo vicioso.

Aquí, apuntar que si estamos de acuerdo en que la circunvalación es una vía vital, también junto al entorno de la feria, debemos darle prioridad, en semáforos, en policías, etc. Hace falta un informe (que se lo puede dar cualquier hijo de vecino de la zona o que transite por allí) para hacer más fácil el tráfico en el futuro.

Y los feriantes, los que han pagado este año más que otros años, han estado también asediados por el personal de consumo. Aquí todos entendemos, y además queremos, que lo que nos comemos esté en buen estado y que se cumpla la normativa. La pregunta es si hacen lo mismo todo el año con los bares y restaurantes de la ciudad, porque podríamos darles unos cuantos nombres que seguro no pasan la inspección.

También ha habido conatos de multas porque los puestos vendían otras cosas para lo que se supone no estaban autorizados. Por ejemplo, que en el jamón vendieran además de queso, morcillas o chorizos, también miguelitos, sidra o mojitos. Estamos en lo mismo que antes, en todos los bares hacen lo mismo, y si quieren que cada puesto venda una cosa que lo digan antes de la feria clara y concisamente y ya los feriantes verán si quieren o no estar en la feria.

Una cosita más, sobre los precios, el botellón y la FAVA. Aquí todo el mundo entiende que la gente joven tiene un motivo económico para hacer botellón y por ahí hasta se comprende. Lo que se denuncia es que no estaba autorizado y se permitía.

Y sobre los precios, muy altos en las carpas y altos en muchos lugares, también se entiende que cuando uno paga mucho por una carpa o un puesto suba los precios. Lo señalamos aquí porque en el primer balance que ha hecho el presidente de la FAVA, Pepe Reina, que representa (se supone) a los vecinos de Albacete, aunque no representa a nadie, lo que más le ha gustado ha sido la nueva reglamentación de feria que ha hecho que los feriantes hayan tenido que pagar más “porque así el ayuntamiento recauda más”. Este señor debe ser de Marte, porque en la Tierra todo el mundo sabe que si cobran más por el puesto más cobrará el feriante por sus productos.

Finalmente, un cero como la Catedral de Albacete para las asociaciones de feriantes y de hostelería. Los primeros por no enterarse o no querer enterarse de los problemas que han tenido muchos de los suyos con el personal de consumo, los segundos por no decir esta boca es mía con respecto al botellón. A unos y a otros, cuando los políticos los pasean por Albacete, sean nuevos o viejos en los cargos, ya no encuentran problemas.

De los que mean por las calles (o más) y demás ‘guarretes’ ni hablar; ni de las riñas todas las noches, sobre todo en las zonas cercanas a las carpas, tampoco. Aquí los responsables son los individuos, que no entienden que hay un comportamiento cívico que todos debemos cumplir.

 

Artículo de opinión:

Marino Martínez

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, facilitar su uso y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en este enlace.