Primarias PSOE de Albacete. Reflexión

Sábado, 16 Diciembre 2017 13:37   Marino Martínez Opinion
Vota este artículo
(2 votos)

Llegan este domingo las primarias del PSOE de Albacete, tras unas semanas de intensísima actividad de las dos candidaturas, la de Pedro Antonio Ruiz Santos y Santiago Cabañero, dos hombres fuertes de la política provincial, uno delegado de la Junta y el otro presidente de la Diputación.

Se puede decir que ambos sectores del PSOE albaceteño eligieron a lo mejor que tenían para esta dura lucha, al menos a dos personas muy conocidas en todas las agrupaciones, que han visitado en decenas de ocasiones todas las localidades, uno por ser delegado y otro por ser presidente de la Diputación. Aún más, ambos ya conocían a mucha gente de las agrupaciones antes de sus actuales cargos. Pedro Antonio fue en su día presidente de la Diputación, alcalde de Villarrobledo y Senador. Cabañero ha sido (y es todavía) secretario de organización del partido en la provincia estos últimos años y también ha viajado y visitado mucho a los militantes.

Estamos por tanto ante dos personas muy conocidas para los militantes, que representan seguramente a dos sectores diferentes del partido, quizá no tanto ellos como las personas que están detrás de ellos. No es ningún secreto que el PSOE de Albacete está dividido en dos, los que apoyan a González Ramos y por extensión a Pedro Sánchez (o al revés) y los que apoyan a Page y por extensión a Susana Díaz (o al revés).

Es claro que en Castilla-La Mancha Page ‘tira mucho’ dentro del PSOE, el partido gobierna en la región y eso también marca el voto en las urnas, también en las primarias. Este sería un grupo.

Un segundo, en el otro lado. Hay un importante número de militantes que se sienten más cercanos a las ideas de Pedro Sánchez a nivel nacional y que en la provincia se sienten más ligados a Cabañero y González Ramos, por afinidad política o personal.

En los dos anteriores también hay ese grupo de gente que tiene un cargo porque unos u otros le dieron trabajo. Son los ‘estómagos agradecidos’. En todo caso son tan dignos como los demás, porque alguien tenía que estar en los cargos y les ha tocado a ellos (o se lo supieron ganar). También en ambos hay otra gente que espera ser un día ‘estómago agradecido’ y en función de eso votará.

Luego hay un grupo de militantes que vinieron de otras formaciones de izquierdas, enemigos durante muchos años de González Ramos y ahora en el mismo ‘bando’.

Un cuarto grupo de militantes que se sienten ‘libres’ porque nada deben ni a un grupo ni a otro, y que también tienen ganas de depositar su voto en las urnas. De las ganas de votar de estos últimos puede depender el resultado final.

Si nos fijamos en las primarias nacionales, en las que Pedro Sánchez ganó en la provincia a Susana Díaz, y en las regionales, donde también hubo mucho voto del candidato ‘sanchista’, podremos extrapolar para el domingo tenemos una abrumadora igualdad. Esto también lo saben los candidatos y sus apoyos y por eso han trabajado mucho en estas semanas. Se ha intentado convencer al militante, también aprovechando los medios de comunicación para llegar a ellos. Se han dicho muchas cosas y, desgraciadamente, no todas las cosas dichas eran verdad. Pero parece que en campaña todo se acepta. En todo caso, en primarias tan cercanas todo el mundo se conoce y a la mayoría de los militantes no se les puede engañar.

Tenemos también rencillas personales que no sabemos si cesarán tras la votación. Nos tememos que no. Sería deseable que tras la votación y el posterior congreso el PSOE de Albacete fuera uno solo, pero lo dudo. Hay demasiado interés personal, demasiado enfrentamiento durante mucho tiempo para que todo se olvide de un día a otro.

Y ‘ojito’ a todos, que parecen haber perdido algo de vista. Todos dicen que el enemigo es el PP pero falta año y medio para las elecciones locales y regionales y si quieren que el PSOE siga gobernando en la región deben saber que Albacete será esencial. Es decir, que los ganadores, sean los que sean, deben ponerse a trabajar en unir desde el primer día y olvidar que tienen el ‘cuchillo más largo’ para ‘apuñalar’ a los perdedores.

O suman todos o Page no será presidente. ¿Esto lo saben también en Toledo?

Tengo mis dudas, parece que Albacete está muy lejos de la capital regional y solo interesa que se hable bien de Page, mientras eso suceda todo el mundo contento. Pero eso solo no vale, luego hay que echar una papeleta con un puño y una rosa para que Page gane ¿Lo sabían? En la casa común (la del PSOE) los ‘amigos’ se cansan de serlo, y fuera de ella los enemigos siempre los serán (hablando siempre de política).