Vodafone sigue pisoteando, presuntamente, los derechos de los consumidores en España, también en CLM

Viernes, 29 Diciembre 2017 09:15   M. Martínez Región
Vota este artículo
(2 votos)

La denuncia de un castellano-manchego contra la empresa Vodafone es doble, por un lado el cobro de utilización de datos en Europa por parte de la compañía, pese a que todas las compañías y políticos nos habían dicho que eso ya era gratis.

Por otro el corte, sin más, de todos los servicios, 10 días después de devolver la factura y pese a haber presentado diversas reclamaciones, y sin tener ninguna otra pendiente.

También en Castilla-La Mancha, es evidente, se dan los desmanes de las compañías de teléfonos, que parecen tener todo a su favor para hacer lo que les dé la gana y cuando les dé la gana. Recibimos en nuestra redacción la denuncia de una persona de Castilla-La Mancha que está teniendo con Vodafone la impresión de que los consumidores están absolutamente indefensos antes estas compañías telefónicas y además parece que a los políticos que esto ocurra una y otra vez les da exactamente igual, bien porque permiten a las compañías hacer lo que quieran, bien porque la regulación de ciertas decisiones que toman no es la correcta. Los hechos prácticamente acaban de ocurrir hace unas horas.

Nos señala esta denuncia que a él en una de sus líneas con Vodafone le cobran la utilización de datos en Europa, en países de la Unión Europea (donde se supone que es gratuita). Reclama telefónicamente y cuando consigue pasar de las máquinas a las personas le dicen que todo está bien y que “no tiene derecho a reclamar”. Como sabe que las “palabras se las lleva el viento” presenta una reclamación en los servicios de consumo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y consigue también hacerlo días después, a través de la propia página oficial de Vodafone España.

Todo esto en un periodo de tiempo muy corto. Los datos los utiliza los días 5 y 6 de diciembre, el periodo de facturación acaba el 8 de diciembre y la reclamación ante consumo una semana después, “antes no se pudo hacer al no tener todavía la factura emitida por Vodafone”.  “Me cargan la factura en el banco el día 19 de diciembre, eso mismo día la devuelvo” y llega la segunda parte del ‘poder’ de Vodafone. “En la madrugada del día 29 me doy cuenta que me habían cortado todos los servicios”.

Es decir, 10 días después de devolver la factura, mediando varias reclamaciones por medio, de palabra y “por escrito, que son las únicas que valen, pese a que cuando contratas todo es por teléfono”, la compañía telefónica le corta todos los servicios. “La única solución era pagar de inmediato y eso hice”. “El cobro que entiendo incorrecto es de 165 euros más el Iva, cantidad nada despreciable”.

Ahora le toca esperar, que siga adelante la denuncia en los servicios de consumo de JCCM, que tardará meses, y que luego se resuelva. De momento ha tenido que pagar y luego ya veremos. “Eso sí, suponiendo que me den la razón, lo único que conseguiré será que me devuelvan el dinero, la impotencia de verme manipulado por la compañía y haber tenido que pagar algo que creo no me correspondía, eso se quedará ahí, sin coste para la compañía”.

La cuestión que nos hacemos desde esta redacción es, ¿para cuándo nuestros políticos van a hacer algo con todo esto? ¿Dónde están las organizaciones de los consumidores, más que para cobrar sus cuotas?

Debería haber una ley que no permitiese a las compañías comportarse como dictadores y cuando haya reclamaciones por medio no deberían estar autorizados a cortar los servicios. Y si los cortan sin estar autorizados deberían recibir multas millonarias. Y las organizaciones y asociaciones de consumidores, si saben de la déspota actitud de las compañías como Vodafone, porque no han obligado ya a los políticos a cambiar las leyes, en lugar de denunciar cosas de ínfima repercusión o encuestas que a los consumidores les dan exactamente igual.

Es más, en las provincias de Castilla-La Mancha hay ayuntamientos con convenios con compañías telefónicas y la propia JCCM también los tiene. Es evidente que no deberían tenerlos con compañías que traten de esta froma, como en la denuncia, a los ciudadanos de nuestra región.