Miércoles, 06 Enero 2016 02:43

¿Quién ganó las elecciones? (I)

O, si queremos ser más exactos, la pregunta que habría que hacerse es ¿quién no ganó las elecciones? O, más bien, ¿quién las perdió?.

Y es que, como ya viene siendo tradicional, en la noche electoral todos los representantes de los partidos políticos salieron a la palestra, con mayor o menor euforia, proclamando a los cuatro vientos ser los triunfadores, sin atender al resultado deparado en las urnas.

Ya presumíamos que ante la aparición de dos nuevas fuerzas emergentes en el panorama político nacional, tras los resultados que se dieron en las elecciones europeas y, más claramente, en las pasadas elecciones autonómicas y municipales, en las que, pese a ser la fuerza más votada, el Partido Popular perdió poder a manta y se empezó a fraguar el principio del fin del bipartidismo, PP-PSOE, o PSOE-PP, que tanto da, o tanto monta y monta tanto, Isabel como Fernando, como se decía en el reinado de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, que la llamada a las elecciones generales del día 20 de Diciembre del pasado año, depararían sorpresas sorprendentes, valga la redundancia, y dejaría a más de uno con la boca abierta o compuesto y sin novio.

Ante los resultados elocuentes de las elecciones autonómicas y municipales de mayo del pasado año, el PP, con su máximo dirigente a la cabeza, Don Mariano Rajoy Brey, viendo las barbas de sus vecinos recortar, pusieron las suyas a remojar, y ante la pérdida de las mayorías absolutas aplastantes que consiguiera en las mismas elecciones del año 2.011, y las nuevas coaliciones de lo que ellos llaman, despectivamente, “de perdedores”, como si en democracia no fueran dos más dos cuatro y tratando de sacarse de la manga o de la chistera un conejo o una paloma, empezó a tejer y urdir esa teoría de que “debe gobernar la lista más votada” independientemente de que alcanzara mayoría absoluta o no, hasta el punto de que pergeñaba cambiar la Ley Electoral a fin de que, por arte de birlibirloque y porque lo ordeno y mando, a esa lista más votada, pero en minoría, le tocaría el gordo de la primitiva y se le daría virtualmente una mayoría absoluta de la que no disponía a fin de poder garantizar la gobernabilidad de las autonomías y de los municipios. Olvida el PP, en este punto, la esencia de la democracia, cual es la del diálogo y el pacto, porque la lista más votada no representa sino a una porción de los electores y, consiguientemente, de los ciudadanos, de este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, olvidando la aritmética, a su conveniencia, como si sacando el PP tres concejales y otras dos formaciones cualesquiera, cada una dos, la suma de éstas nos daría el resultado de cuatro, que, en definitiva, son más que tres y que obtendrían de esta manera la mayoría absoluta para poder gobernar, con tanta legitimidad, estabilidad y acierto, o más, como podría hacerlo esa lista más votada o la de un solo partido que alcanzara la mayoría absoluta; lo contrario sería despreciar el juego de la verdadera naturaleza de la democracia y buscar ataduras y excusas de mal perdedor, para perpetuarse en el poder a fin de gobernar bajo la “auctoritas” y “manu militari”, relegando siempre a la oposición a un mero papel de espectador y, lo que es peor, de sufridor de las consecuencias nefastas, que suelen derivarse en los casos de las mayorías absolutas, que acaban gobernando “absolutamente” sin escuchar ni dar opción a la oposición, que, en muchos casos, en su conjunto, representa a una mayor cantidad de ciudadanos que los que gobiernan, hurtando el debate, el diálogo y el pacto, que ya no serían necesarios, ni para qué, y a la prueba, por ser muy explícita, me remito a la forma en que el Partido Popular ha llevado a cabo su acción de Gobierno, ese gobierno que tanta preocupación les embarga y preocupa, mediante una apisonadora, y lo prueba, aún más palpablemente, el hecho de que el Gobierno de España del Sr. Rajoy, haya batido el récord Guinness en cuanto al uso y abuso del Decreto-Ley, una forma permitida por la Constitución Española, en su artículo 86, que lo prevé como excepción y sólo y exclusivamente para “en caso de extraordinaria y urgente necesidad”, convirtiendo el PP esta excepción en la regla general, y hurtando al Congreso de los Diputados el debate, la discusión y el contraste de opiniones y pareceres.

Pues bien, ante el panorama y la experiencia vivida en las citadas previas elecciones (europeas y autonómicas y municipales), con mayor ahínco y obsesión el Sr. Rajoy, por sí mismo y a través de sus vocingleros de turno, puso en marcha la teoría de que debería siempre gobernar la lista más votada, aunque no alcanzara la mayoría absoluta, con el único objetivo de salvar el culo, pues las encuestas le relegaban, sí, a ser la fuerza más votada, pero con escasas o ninguna posibilidad de alcanzar esa mayoría absoluta tan anhelada y a la que los populares le habían tomado el gusto y dando por hecho, tal como en más de una ocasión la Secretaria General del PP, María Dolores de Cospedal, ha venido poniendo de manifiesto, que o “el PP, o la nada”, es decir, si no gobierna el PP, sobrevendría el caos, convirtiendo a España en un solar, como si no la hubieran dejado ya de tal guisa quienes han venido enarbolando la bandera de la excelencia y la transparencia (sepulcros blanqueados por fuera y por dentro llenos de hipocresía y de iniquidad, San Mateo, capítulo 23, versículos 27-28). Por ello, tras denostar en la precampaña y en la campaña electorales, tanto al PSOE de Pedro Sánchez, como al Ciudadanos, de Albert Rivera, amén de al Podemos, de Pablo Iglesias, ahora, a la vista de los resultados que han deparado las urnas, el Sr. Don Mariano Rajoy Brey, a la sazón Presidente en funciones del Gobierno de España, y ante la posibilidad de verse desahuciado de La Moncloa, ha olvidado sus prejuicios y con tal de agarrarse al poder, como quien se agarra a un clavo ardiendo, tiende la mano a esas dos fuerzas políticas, PSOE y Ciudadanos, en busca de un frente constitucionalista, que le saque las castañas del fuego y le sirva de salvavidas, y que frene e impida que el Gobierno derive hacia una coalición de izquierdas, dejándole con el culo al aire y acabar con que el mismo siga calentando el escaño de color azul, que en el Congreso de los Diputados se reserva a los miembros del Gobierno. ¡A buenas horas, mangas verdes!, prometiendo un Gobierno estable que, en cualquier caso, dejaría mucho que desear, ante la costumbre ya inveterada del PP del “ordeno y mando” y su aversión al debate y al diálogo.

Desde luego, las caras del Presidente y de quienes se asomaron al balcón de Génova la noche del 20 de Diciembre, especialmente, la de Esperanza Aguirre, pese a haber sido el partido más votado, no disimulaban, aunque lo esperaban, la hecatombe sufrida por el Partido en esta nueva cita electoral y sin que, como no podía ser de otra manera, se produjese el milagro que todos, en su fuero interno, deseaban, de dar un vuelco a las encuestas y acabar por arrasar, lo que no se produjo, gracias a Dios. Sí, victoria al fin y al cabo, pero una victoria, acaso, la más amarga en la historia del Partido Popular, o lo que es lo mismo, una victoria con sabor a derrota, muy lejos de lograr una mayoría para gobernar, lo que intentará, por activa y por pasiva, con el manido argumento de que siempre ha gobernado la lista más votada, como si fuera una tradición inveterada que hubiera de mantener contra viento y marea: cabría hacerse la misma pregunta  ¿de haber sido la lista más votada la del PSOE y sumar el PP, con Ciudadanos, pongo por caso, una mayoría absoluta, el PP hubiera entrado en la coalición?. Mas esto es el futurible, del que Don Mariano huye como gato escaldado por el agua.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

6 de ENERO DE 2.016

 

Martes, 29 Diciembre 2015 20:36

Susanita, hija de los ERES, y el PSOE

Diez días desde las elecciones del 20D y hace por lo menos ocho que en el PSOE han comenzado una guerra interna por el poder, esas guerras que han minado al partido que ha cambiado España pero que se retuerce una y otra vez por el poder interno, olvida a sus votantes y cae en el egoísmo de sus dirigentes/as.

Ya está aquí Susana Díaz, la jefa del PSOE andaluz a por los ‘restos’ de Pedro Sánchez. Se lo quiere cargar y ahora ya no lo disimula. Nunca le gustó, desde el minuto 1 de su candidatura y menos desde su elección. Por cierto, recordemos a todos los socialistas con carnet que fue el primer secretario general elegido por ellos mismos, el primero, porque al resto los habían elegido sus representantes. Esta vez sí lo eligió la militancia.

No gusta Pedro Sánchez a la jefa socialista y no gusta porque sabe que es un señor con carisma, una persona que se acerca a la gente y la gente se siente atraída, un señor que a poco que le hubieran ayudado sus ‘compañeros’ estaría en buena disposición para gobernar España. Un señor que igual hasta la gobierna y eso ya sería la repera para la jefa andaluza, porque le cerraría las puertas a sus ansias de poder.

Susanita, que así la llamaban hace unos años en su partido en Andalucía, sobre todo cuando con 17 años entró en las juventudes socialistas, no tiene paciencia. Esta jefa andaluza crecida en los ERES, que al parecer no tiene ni idea de lo que pasaba, como sus antecesores Chaves y Griñán, en la Junta de Andalucía, donde se ‘escapaba’ el dinero a manos llenas para unos cuentos mientras los políticos que debían gobernar dicen que no tenían ni idea. Esta hija de los ERES tampoco perdona a Sánchez que se pusiera en su sitio y obligase a dejar sus escaños y sus poderes a Chaves y Griñán, algo que ellos solitos tendrían que haber hecho para no perjudicar a su partido. Por cierto, en Andalucía los ERES parece que se perdonan, como en el resto de España la corrupción que rodea al PP, pero no se perdona tanto en otros sitios de España y eso también ha sido un duro lastre para Pedro Sánchez en las elecciones, porque se ‘entiende’ que un partido de derechas ‘se lo lleve crudo’ si puede, pero no desde un partido de izquierdas.

La hija de los ERES piensa de verdad que es la nueva líder del socialismo. Igual su realidad es tan andaluza que no tiene ni idea de la realidad española. Yo se lo digo. Mire usted señora Díaz, en Andalucía presenta el PSOE a Zipi y Zape, al gato con botas o mi difunta abuela y gana de calle las elecciones. Usted no es nadie, es una señora que ‘heredó’ la Junta porque a Griñán le llegaba el agua de los ERES al cuello y que luego ganó, de aquella forma, unas elecciones en Andalucía. Le recuerdo, señora Díaz, que gobierna en minoría. ¿Lo ha olvidado? Y que gobierna porque Ciudadanos se abstuvo después de varias votaciones para su proclamación.

¡Hay…, que olvidadiza es la mente humana!

Me dirán los ‘susanistas’ (que hay muchos no vaya a ser que un día gane y no estén bien colocados) que Andalucía aporta casi la cuarta parte de los diputados. Es cierto, pero  ¿alguien ha cuantificado cuantos han perdido en toda España por los ERES, por llevárselo crudo gentes que se suponían de izquierdas, por llevarse el dinero destinado a la gente que de verdad tenían necesidad?

La situación hoy del PSOE me da vergüenza. Los que me conocen un poco saben lo que pienso y lo que voto y hoy siento asco por la indecencia de algunos/as dirigentes del PSOE. ¿Qué les pasa, no tienen ni un gramito de vergüenza?

No es que quieran imponer a Pedro Sánchez lo que debe hacer, si pactar o no, ponerle líneas rojas o no, querer que el congreso socialista sea mientras en España no se sabe quién gobernará. No es eso. Es una vergonzosa lucha por el poder interno, sin importarles España, sin importarles sus votantes ni el resto del mundo mundial. Espectáculo de bochorno, cuando realmente el PSOE estaba en posición de ‘retratar’ a Podemos y recuperar parte de la izquierda. No, ellos/ella a su lucha, a por el poder. En el fondo es la lucha de esta señora por hacerse con el control del PSOE estatal, nada más, y los otros le siguen la corriente.

Susanita, la niña socialista crecida en los ERES andaluces no tiene espera. Quiere el poder y lo quiere ya, sin esperar, no vaya a ser que Pedro Sánchez pueda demostrar que es un señor con muchas capacidades, da la impresión de que infinitas comparadas con la señora andaluza.

Por cierto, no quiero olvidar tampoco a ‘ganadores’ socialistas como Javier Fernández, el ‘ganador’ de Asturias, el presidente del principado. El olvidadizo asturiano que no recuerda que ganó de aquella forma las elecciones en su comunidad y que gobierna gracias a los votos de Izquierda Unida. Más olvidadizo aún Ximo Puig, el presidente valenciano, que ha sido capaz de ser presidente de su (mi) comunidad durante medio año y no ha sido capaz de hacerse conocer entre los valencianos, ni siquiera entre los vecinos de su propio edificio, porque para todo el mundo la presidenta es Mónica Oltra, la señora de Compromís y los resultados del PSOE valenciano en las generales son como para que se escondiese debajo de la cama y no saliese hasta el año próximo.

Otros dos más. Fernández Vara, el presidente extremeño, que al menos ha dejado claro que no parece el momento ideal hacer un congreso cuando no está claro quién será el presidente del gobierno.  Y en Castilla-La Mancha el presidente Page no debería olvidar, como otros socialistas que gobiernan en comunidades y ayuntamientos, que gobiernan con el apoyo de Podemos, por tanto las líneas rojas igual habría que dejarlas aparcadas.

Nos queda Patxi López, un señor de los pies a la cabeza, un socialista de corazón, que ha comentado que esta situación al único que debilita es al PSOE.

Echo en falta que los socialistas, de todos los lados, se posicionen, y si siguen creyendo en Pedro Sánchez que lo digan. Parece que solo existe el PSOE andaluz y que yo sepa existe en toda España.

 Igual deberían cambiar las siglas los socialistas andaluces (no…, por las siglas de PERES no)

Por si sirve de algo aquí dejo mi opinión clara y concisa. Si la señora Díaz se presenta un día a presidenta del gobierno, viendo el daño que está haciendo hoy al PSOE, que no cuente con mi voto.

 

Miércoles, 30 Diciembre 2015 01:07

Sobre lo decente y lo indecente (II)

En fin, que respecto del cumplimiento del programa electoral, aunque al final haya querido, por motivos electorales y no por convicción y mirando por el bien de los españoles, sacar la pata con una mini rebaja del IRPF y la devolución, a plazos, de la paga extra confiscada a los funcionarios en 2.012, lo cierto es que esa mini rebaja se ha diluido con la reforma de los incrementos patrimoniales en renta, que suponen una estocada en todo lo alto a las maniobras de los contribuyentes, especialmente cuando hablamos de transmisiones de inmuebles, particularmente de donaciones, en cuyo caso díganme Vds. dónde está la ganancia patrimonial del donante, al haber desbaratado el Sr. Montoro (sí, ese señor que el PP esconde cuando hay elecciones y que a punto estuvo de crear un cisma en Madrid al colárselo a Esperanza Aguirre por la lista electoral de la capital, y al que ésta no quiere ver ni en pintura) la regulación atemperada con los índices correctores y los coeficientes de abatimiento, vigentes hasta la reforma que el Sr. Ministro de Hacienda tuvo a bien liderar, que existía anteriormente, contraviniendo uno de los principios básicos en un Ordenamiento Jurídico y sancionado por la Constitución Española que, en su artículo 9.3 proclama que “La Constitución garantiza... la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, ...”, mas ya sabemos cómo ha gobernado el PP en esta última Legislatura, a caballo desbocado, basado en su inmensa mayoría absoluta, a base de Decreto Ley, hurtando a las cámaras legislativas el debate y, fundamentalmente, haciéndolo en contra de los intereses de los españoles. Amén de la implantación de nuevos impuestos, tales como el 20% sobre los premios de las loterías (amén, de otros de cuyo nombre no quiero acordarme), que nació con carácter temporal y como siempre cuando conviene al Gobierno se queda per saecula saeculorum, amén. Por cierto, el Gobierno del Sr. Rajoy, sustentado en la mayoría absoluta del PP, ha batido el récord en legislar a base de Decreto Ley, o sea, de manera arbitraria y pasándose por el arco del triunfo el artículo 86 de la Constitución Española, según el cual: “1. En caso de extraordinaria y urgente necesidad, el Gobierno podrá dictar disposiciones legislativas provisionales que tomarán la forma de Decretos-leyes y que no podrán afectar al ordenamiento de las Instituciones básicas del Estado, a los derechos, deberes y libertades de los ciudadanos regulados en el Título I, al régimen de las Comunidades Autónomas, ni al Derecho electoral general”, convirtiendo en regla general lo que nuestra Carta Magna permite como excepcional y solamente para los casos de “extraordinaria y urgente necesidad”.

Otro momento en que el Sr. Rajoy debió haber dimitido es el ya lejano expediente sobre el extesorero del PP, Luis Bárcenas, que en sus papeles deja demostrado el cobro de sobresueldos por la cúpula pepera, en sobres o en cajas de puros,  por más que lo nieguen por activa y por pasiva, en público o en privado, en España o fuera de ella, y, sobremanera, cuando salieron a la luz pública los mensajes, vía SMS, de nuestro Presidente del Gobierno dándole ánimos e instándole a “sé fuerte, Luis...”, siguiendo impasible nuestro avezado Don Tancredo, que ni se inmutó, y eso que tiene a los tres últimos ex tesoreros del Partido imputados. Pero, para el Sr. Rajoy, como quien oye llover. Y si a ello unimos la destrucción de los discos duros de los ordenadores del Sr. Bárcenas, antes de entregárselos a la Justicia, que entró en la Sede del PP como quien entra en la guarida de unos delincuentes, es ya para equiparar poco menos a este Gobierno con el de Maduro en Venezuela, como una república bananera más.

Y para rematar, la prueba palpable del pago, al menos de ochocientos mil euros, en B, o sea, en ese dinero negro que tan ansiosamente persigue el Sr. Montoro, por la reforma de la Sede de Génova, pagados al estudio de arquitectura que se encargó de la misma, haciendo recaer la culpa sobre los arquitectos, mientras el (Gollum español), o sea, el Sr. Montoro, se ha salido con la suya, publicando la lista de morosos a la Hacienda Pública, en un intento de que sirva de escarnio y, poco menos que de lapidación, de los que la integran y a ver si logra que la ciudadanía, convertida en masa cretinizada, tal como la denomina Juan Manuel de Prada, los devora, como Saturno devoró a sus hijos.

Y por no extendernos más, sólo mencionar el último escándalo descubierto por el Diario El Mundo afectante a las comisiones que nuestro embajador en la India, Gustavo de Arístegui, en connivencia con el diputado por Segovia, Pedro Gómez de la Serna, le sacudían a las empresas españolas que contrataban con empresas o autoridades del Asia y del África Tropical, en ejercicio de un tráfico de influencias escandalosas, prohibido por el ordenamiento jurídico y por la moral,  lo que ha llevado a la dimisión del diplomático y al escondite del aspirante a diputado durante la campaña a las elecciones generales del 20 de diciembre, y que ya lo es por la circunscripción de Segovia y que, quizás, esté esperando para dimitir, tal como su propio partido le impele, a que el gallo cante tres veces, pues, ni corto ni perezoso, ha sido uno de los seis diputados electos que se ha presentado el primer día, en el Congreso de los Diputados, por medio de Procurador de los Tribunales, a retirar la pertinente credencial.

En fin, díganme Vds. si con estos mimbres el Sr. Rajoy encaja en la definición de persona “decente” o de persona “indecente”, tal como se define en el Diccionario de Uso del Español, de María Moliner, hecho constar al principio de este artículo, en la entrega I.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

   30 DE DICIEMBRE DE 2015

 

Miércoles, 23 Diciembre 2015 07:24

Sobre lo decente y lo indecente (I)

 Según el Diccionario de Uso del Español, de María Moliner, “decente” se define como “aplicado a las personas y a sus acciones y sus cosas, honrado o digno, incapaz de acciones delictivas o inmorales” y respecto de “indecente” lo define, como primera voz, como “no decente” y “aplicado a las personas y a sus acciones, etc, desaprensivo, indelicado o vil” y se dispara con “asqueroso, hecho una porquería. Desarreglado, miserable o de mal aspecto por cualquier circunstancia. Hecho un asco, ascoso, asqueroso, astroso, bisunto, cochambroso, cochino, desaseado, desastrado, descuidado, guarro, impresentable, incurioso, marrano, hecho una porquería, puerco, repugnante”, siendo el término “decencia” “cualidad de decente” e “indecencia” “cualidad de indecente” o “acción indecente por vil, indelicada o desaprensiva”.

Viene esta reflexión conceptual por el rifirrafe que en el clásico debate electoral entre el Presidente del Gobierno, en funciones, Don Mariano Rajoy Brey, que desea seguir agarrado a la poltrona, y el presunto aspirante a hacerle saltar de la misma, con la finalidad de ocuparla él, Don Pedro Sáchez, mantuvieron al calificar éste a aquél de “indecente” y replicar aquél sobre éste llamándole “usted es ruin, miserable y deleznable” y es entonces cuando el debate subió de tono y de tensión y entró en una lucha cuerpo a cuerpo, algo barriobajera, si es que puede calificarse de esta guisa, o en una reyerta, tal como poetizara Federico García Lorca, “en la mitad del barranco/ las navajas de Albacete/ bellas de sangre contraria,/ relucen como los peces.”/.

Pues bien, para dilucidar acerca de si en este punto la razón asistía al aspirante a La Moncloa, Pedro Sánchez, candidato del PSOE, o, por el contrario, éste se pasó cuatro pueblos, y la razón asistía al Presidente en funciones, Mariano Rajoy Brey, candidato del PP, que todo hay que decirlo, tampoco se quedó corto en su respuesta ante el gancho virtual al mentón que le dirigió el aspirante, hablando en términos boxísticos, y que, repito, todo hay que decirlo, acusó el Sr. Rajoy y que le dejó, por unos instantes relativamente noqueado, habría que echar mano de hemeroteca, con el objeto de ver si los hechos esenciales acaecidos desde que el PP asaltara La Moncloa, allá por el 20 de Noviembre de 2.011, en base a la mayoría superabsoluta (186 escaños) que el Partido Popular alcanzó, más que por sus propios méritos, por los deméritos del entonces inquilino de La Moncloa, el ínclito Sr. Rodríguez, o sea, Don José-Luis Rodríguez Zapatero.

Y no hay más que empezar con el primer incumplimiento del programa electoral por parte del PP, en el primer Consejo de Ministros, celebrado en Diciembre de 2.011, con el anuncio de la subida del IRPF, o sea, la primera en la frente, cuando en la campaña electoral todos los peperos insistieron, erre que erre, que subir los impuestos es lo que impedía crear empleo y, por tanto, era contrario al crecimiento de la economía, con un discurso que abanderaba sin tapujos quien ha sido el martillo de herejes en el ámbito fiscal, el oculto y escondido Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, en funciones, Don Cristóbal Montoro, que se ha regodeado, amenazando y blandiendo la Espada de Damocles sobre la cabeza de los ciudadanos, convertidos en meros súbditos contribuyentes, bajo el axioma de “calla y paga” con unas medidas fiscales y tributarias rayanas en la confiscación, la esquilma y la expropiación, todo ello en base a que el partido socialista saliente, les había engañado con el déficit público, que parece ser resultó unas décimas más alto del esperado. Pues bien, si la causa de malbaratar un programa electoral a las primeras de cambio por una presunta mentira, habría que argüir y preguntarse ¿qué es lo que hacían sus señorías del Partido Popular sentados en las poltronas del Congreso de los Diputados y del Senado? ¿No era su misión vigilar la acción de Gobierno como primera fuerza de la oposición? Claro, que si se dedicaron a sestear y dormir placenteramente el sueño de los justos no es de extrañar que se la clavaran hasta el corvejón y, además, doblada. En cualquier caso, la decencia, ante la imposibilidad de cumplir un programa con el que el PP se alzó al poder, haciendo todo lo contrario de lo prometido y defraudando la confianza depositada en el mismo por los electores, mandaba decirlo claro y contundentemente: “señores, yo he sido elegido para formar Gobierno con un programa que no podré cumplir, antes bien, tendré que hacer todo lo contrario de lo prometido, por lo que ante este hecho y para salvar la honradez y la dignidad de que tanto presumimos en el PP, no tengo más remedio que dimitir y convocar nuevas elecciones, bajo un programa que no se parecerá en nada al que ahora me ha hecho alcanzar el poder.”.¡Qué gran oportunidad de haber quedado el Sr. Rajoy como un verdadero Hombre de Estado y de paso como un Sr, decente verdaderamente.!

Pero no fue así, y ello debido al ansia de poder que tenía el Sr. Rajoy de ser Presidente del Gobierno y sacar la cabeza y estirar el cuello por aquí y por allá. Y empezó el verdadero llanto y crujir de dientes ante el reiterado incumplimiento de ese programa fraudulento, en muchos casos ni siquiera bajo el amparo de la motivación económica. Léase, por ejemplo, el no atajar los macropuentes, en no permitir fumar en los sitios reservados en bares y restaurantes a tal efecto, en no permitir que no se ingrese el IVA no cobrado por empresas y autónomos, en no reformar la designación de los miembros del Consejo General del Poder Judicial, agravando aún más esa designación en contra de la separación de poderes y de la independencia del Poder Judicial, y en muchas más, pero la más grave, con serlo todas, ha sido el hacerse el loco ante la reforma de la Ley del Aborto y de la dispensa de la píldora del día después, en aquélla con una minireforma que clama al cielo y que supuso la salida del Gobierno del Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y el no mirar o mirar para otro lado, respecto de la segunda, con la Ministra Ana Mato y su sucesor Alfonso Alonso, que se han lavado las manos como Pilatos ante Jesucristo y han seguido permitiendo que desde cualquier edad y sin receta médica de por medio deba dispensarse la píldora del día después por las Farmacias. Y aunque, en principio, dijeron que no habría represalias respecto de los Diputados y Senadores que votaron en contra o se abstuvieron en la mini reforma de la Ley del Aborto, Lourdes Méndez, Javier Puente, Antonio Gutiérrez, José Eugenio Azpiroz y Eva Durán (Diputados) y Angel Pintado, José-Luis Sastre, José-Ignacio Palacios, Gari Durán y Ana Tormé (Senadores) han sido castigados con su no inclusión en las listas electorales para el día 20 de diciembre. La venganza se sirve en plato frío, por tanto, y la represalia cayó sobre las cabezas de los rebeldes o disidentes, de quienes prefirieron el martirio antes que comulgar con ruedas de molino o tragar carros y carretas y seguir siendo conniventes con un genocidio del que habrá que dar cuenta más bien antes que después y que debe intranquilizar la conciencia de tanto desalmado, de tanto cómplice de la muerte de millones de seres humanos inocentes, a los que, miserablemente, se les impide ver la luz del día.

MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

  23 de diciembre de 2015

Viernes, 18 Diciembre 2015 18:07

Elecciones 20D: Votar sin fallar (y III)

El domingo es el día, la jornada para elegir a nuestros diputados y senadores, los que tendremos durante 4 años. Está prohibido equivocarse a la hora de echar el voto, España está en juego, seguramente más que nunca. Dos opciones claras, seguir con Rajoy y su PP de la corrupción, o buscar un cambio.

Para que gobierne Rajoy se pueden hacer tres cosas:

1. Votar por Rajoy y el PP de los corruptos. La opción directa, los que sean del PP y les de igual la corrupción, o como se dice por aquí ‘el ladronicio’, que voten al PP, se tapan la nariz y en paz. O simplemente son ricos y les sobra el dinero en el banco (en España o en Suiza).

2. Votar a Ciudadanos. También le gusta a Rajoy y al PP. Por fin, a día 18, dos días antes de las elecciones, hoy Rivera por fin ha dejado claro que prefiere pactar con el PP y que no quiere lo que la ‘derecha’ dice siempre “el pacto de perdedores”. Atención a la gente de bien, a los jóvenes y a los mayores. A ver si es que no ha quedado claro, que votar a Ciudadanos no es cambiar, es perpetuar a Rajoy y al PP de los corruptos.

3. Dividir el voto de la izquierda votando a Podemos o Izquierda Unida u otras fuerzas minoritarias. También le gusta a Rajoy, además también le gusta a Pablo Iglesias, Monedero (el que hacía trampas para pagar menos a Hacienda) y a Errejón (al que hacia un trabajo para la Universidad de Málaga y no se le conocía por allí) y también a los de Izquierda Unida de Albacete, los que van a permitir, con infumable tufo, que el PP apruebe sus presupuestos municipales en Albacete, perpetúe los recortes e infle de dinero público a sus amigos (por ejemplo medios de comunicación, empresas, etc.)

Queda claro por tanto que hay dos opciones, que siga Rajoy, haciendo una de las tres cosas anteriores, o votar al PSOE y permitir que haya un cambio de rumbo.

Cambio que permita que los niños puedan ir a sus colegios en los pueblos, acudir a comedores sociales y tener libros gratis.

Cambio para que los jóvenes puedan estudiar porque se bajarán unas tasas que ha subido el PP y que solo permiten estudiar a los ricos.

Cambio para que los mayores tengan unas pensiones dignas (y no se les suba solo un euro al mes y se les haga pagar sus medicamentos). Ojito aquí, porque si no tienen mayores en dificultades en su familia ya se lo digo yo. Hay pensionistas que no pueden pagarse un jarabe contra la tos o unas pastillas, porque simplemente hay medicamentos que ya no están en el sistema de salud y deben pagarlos en su totalidad. Y hay pensionistas que no los compran porque no pueden pagarlos. ¿Saben ustedes, señores Rajoy, Rivera y Pablo Iglesias? No pueden pagarlos.

Cambio para que los dependientes tengan ayuda que les permita tener una vida digna.

Cambio para que los empleos no sean una mierda como la que son. A tiempo parcial, por días o por horas o simplemente mal pagados. Eso señor Rajoy, señora Cospedal, eso es simplemente una mierda y se parece mucho a mendigar, lo que más les gusta a ustedes de los demás. Este tipo de trabajo no da para poder vivir, no es digno de esta sociedad española. Eso solo sirve para que ustedes del PP tengan la desvergüenza y la indecencia (sí, la indecencia) de decirnos que España va mejor y que han bajado el paro. La verdad es simple, mentira. Les va mejor a ustedes, a mucha gente le va mucho peor que cuando llegaron ustedes, sobre todo a los que echaron a la calle con su famosa ‘reforma laboral’. Reforma es igual a recorte en su idioma.

Cambio para que España no sea esta España de gente que vive muy bien y gente que no simplemente no puede vivir. Esta España a la que Pablo Iglesias trata de gilipollas, porque él y los suyos de Podemos saben mejor que nadie que no van a gobernar y que cada voto a su partido es un voto indirecto a Rajoy. Esta España en la que Rivera lleva engañando mucho tiempo a la pobre gente de este país cansada de PP y de corrupción diciéndoles que con el voto a Ciudadanos España cambia, y es otra podrida mentira, con el voto a Rivera perpetuamos al PP de Rajoy, de Cospedal y también el de Nacho Villa, el de las tarjetas públicas para darse el ‘vidorio’ padre.

(No me resisto, acabo de ver a Maroto (PP) en la televisión. Dice que la corrupción le da asco. Yo digo, asco me da escuchar estas cosas, como todas las mentiras y falsedades de una entrevista infumable. Hay que tener el rostro muy duro. Me parece que su forma de hablar de los demás es simplemente despreciable). 

Sí, otra vez, voy a votar al PSOE. Y lo haré porque ni quiero que se lleven nuestro dinero, el de todos, los del PP de la corrupción, ni quiero que Rivera siga engañando a la gente de bien diciendo una cosa y haciendo otra, ni quiero que Podemos siga sin decir que su único motivo para existir es impedir gobernar a los socialistas.

Sí, voy a votar al PSOE y me enorgullezco y me emociono solo con escribirlo. Sí, voy a votar socialista porque sueño una España sin el PP de Rajoy y de Cospedal (bastante tengo con el PP de Javier Cuenca y Manolo Serrano). Sí, voy a votar al PSOE y, como de peinar algo peinaría canas, a mí no pueden engañarme con su palabrería barata. 

Jueves, 17 Diciembre 2015 19:13

Carta abierta. Manuel González Ramos

El próximo domingo, día 20 de diciembre  todos tenemos una cita con las urnas en unas elecciones, que quizás sean las más importantes desde el comienzo de la democracia.

Los cambios producidos en nuestra sociedad después de 37 años, unidos a los retos planteados por la crisis económica e institucional, exigen respuestas nuevas a problemas nuevos, y requieren rigor, experiencia y también valentía.

Tenemos un  proyecto de país para los próximos diez años como cuando en 1982 iniciamos el proyecto de modernización más importante de España. Tenemos un líder, Pedro Sánchez, comprometido, como todos los socialistas, en poner freno al mayor aumento de la desigualdad registrado en nuestro país en estos últimos cuatro años y que ha castigado de forma cruel a los más desfavorecidos, a aquellos que más necesitaban de la protección del Estado.

Nuestra prioridad son las personas, son los tres millones y medios de personas que ya no cobran ningún tipo de prestación, el millón y medio de hogares que no cuentan con ningún tipo de ingresos, los jóvenes con empleos precarios y los trabajadores que han visto como se le han reducido sus salarios y sus derechos, los miles de pacientes en la lista de espera y las personas con discapacidad y dependientes que han sido ignorados por un Gobierno insensible.

No se puede hablar de España olvidándose de los españoles, no se puede hablar de crecimiento cuando los empleos son precarios y sin derechos, cuando la mitad de la población, que son las mujeres, sufren desigualdad social y salarial, cuando nuestros jóvenes tienen que emigrar por falta de oportunidades y cuando los sacrificios impuestos han recaído sobre las personas con menos ingresos a través de los recortes en educación, en sanidad, en los servicios sociales y en los pensionistas. 

Nos comprometemos a trabajar para una  España de las oportunidades, con un futuro para la mayoría promoviendo pactos de estado en los que el interés general debe primar por encima de los intereses partidistas.

Con vuestro voto queremos recuperar la sanidad, universal, pública y gratuita y blindarla como un derecho fundamental en nuestra Constitución,  una educación que garantice la igualdad de oportunidades, haciendo de la becas un derecho, garantizando las pensiones presentes y futuras y promoviendo un cambio en nuestro modelo económico y energético para que sea la investigación y el desarrollo la base de nuestra competitividad y no los recortes salariales.

Pactaremos con los agentes sociales un nuevo Estatuto de los Trabajadores para que nuestro mercado laboral ofrezca más oportunidades pero también más derechos y aprobaremos una reforma fiscal para que el pago de impuestos sea más solidario y paguen los que más tienen.

El PSOE ya está demostrando en apenas cuatro meses en Castilla-La Mancha con Emiliano García Page, que si los ciudadanos nos otorgan su confianza hay otra forma de hacer política, que sabemos escuchar a la gente y ser sensible con sus necesidades y problemas, que tenemos muy clara cuáles son nuestra prioridades y que vamos a devolver a esta región a los puestos de cuando éramos envidiados en toda España por nuestra aplicación de la Ley de Dependencia y por nuestros servicios sociales públicos.

Vamos a seguir avanzando, pero para ello, necesitamos que el cambio iniciado en nuestra tierra pueda extenderse al Gobierno de España con la presidencia de Pedro Sánchez.

Somos la única alternativa creíble, posible y con experiencia para liderar el cambio que necesita España y los españoles. El  compromiso con la libertad, con la igualdad y con la solidaridad en nuestro país lleva la firma del PSOE, un partido con más de 130 años de historia.

Hemos sido un partido en el siglo XIX, en el siglo XX y tenemos la fuerza y la capacidad para liderar el cambio de España del siglo XXI.

El próximo día 20, si de verdad quieres que algo cambie,  tu voto es muy importante porque con él decides tu presente, tu futuro y el de las  generaciones venideras. No dejes que nadie decida por ti ni por los tuyos.

Recibe mi más cordial saludo.

Manuel González Ramos.

Candidato socialista al Congreso por Albacete.

Lunes, 14 Diciembre 2015 14:03

España ¿En serio?

España en serio dice Mariano Rajoy, como si estos pasados cuatro años hubieran sido de broma, un ensayo de lo que nos espera durante la próxima legislatura.

Hace cuatro años se presentaba Mariano bajo la frase ‘Con cabeza y corazón’. Y desde 2011 no se ha tomado ni una sola medida con corazón, al menos con buen corazón, y hemos tenido al gobierno más insensible de la democracia metiéndole la tijera a los más vulnerables y con el objetivo claro de usar la excusa de la crisis para acometer su ansiada reforma del Estatuto de los Trabajadores. Hoy tenemos una sociedad rota y desigual en un país que no crea oportunidades justas y que solo ofrece futuro fuera de nuestras fronteras.

La ausencia de corazón no se ha suplido con un extra de cabeza, tenemos más desempleados que en 2011, se ha aumentado la deuda pública en 300.000 millones de euros, han subido todos y cada de los impuestos que pagamos las clases medias y trabajadoras y no se ha cumplido con el objetivo de déficit ni un solo año. Únicamente ha mejorado la situación de la prima de riesgo y ha sido gracias al Banco Central Europeo y su compra masiva de bonos nacionales, que efectúo en el verano de 2012.

Si el 20 de Diciembre Mariano Rajoy es el más votado, estaremos mandando un mensaje claro. Sigue así. Las víctimas de sus políticas, esa gran mayoría de españoles que tenemos que trabajar cada día como única forma de salir adelante nosotros y nuestras familias, le estaremos dando un nuevo cheque en blanco para continuar, ahora en serio, con las medidas de recorte de derechos y libertades.

España, ¿En serio?, ¿En serio vamos a volver a votar a la derecha, da igual si azul o naranja?, ¿En serio vamos a premiar a quien nos robó el futuro? ¿En serio vamos a permitir que gobierne quien en 2011 nos dijo que teníamos derechos por encima de nuestras posibilidades?, ¿En serio no nos acordamos que hubo un tiempo en que podíamos estar tranquilos, porque teníamos unos derechos laborales mínimos?, ¿En serio no recordamos que fueron los socialistas quienes pusieron en marcha el sistema público de sanidad, de educación, las becas o las pensiones?, ¿En serio no somos conscientes que hoy por manifestarte te juegas una sanción de varios miles de euros?, ¿En serio vamos a volver a poner en la Moncloa a quien nunca dio la cara?

España, ¿En serio vamos a apoyar a quien jamás ha movido un dedo para apoyarnos a nosotros?

Manuel Martínez. (@Manu_Mtnez)

PSOE Albacete

Domingo, 13 Diciembre 2015 17:36

Elecciones 20D: Mentiras y más mentiras (II)

Prometíamos volver y aquí estamos. A una semana de las elecciones siguen los candidatos intentando convencer a los suyos, a los de al  lado y a los de enfrente. Escuchamos y leemos cosas como las declaraciones de Cospedal, diciendo que el programa del PP es el empleo  y preguntando por el programa de los demás. Declaraciones que por cierto no leerán en este diario, por una sencilla y simple razón, no damos voz a las mentiras, sin más, esa es nuestra forma de ser objetivos. Nos faltaría una pancarta que dijese “Mentiras no”.

No a lo que dice Cospedal, porque si su programa es el empleo y es como hasta ahora vamos apañados. Si tenemos cuatro años más del empleo del PP no queda nadie  con  un empleo decente y digno. El empleo, señora Cospedal, no es tener un contrato por horas o días, eso es hambrear. Habría que decir que yo entiendo a los del PP, viven en su mundo y piensan que eso es emplear, su problema es que no entienden a los que no tenemos miles de euros en la cuenta corriente ni unos ingresos de otros tantos miles al mes. Pero eso, señoras y señoras del PP, también es la realidad, más realidad que la suya y sus amigos.

Siguiendo con la campaña y las muchas mentiras que se dicen y se han dicho. Tenemos a Ciudadanos, y parece que poco a poco se va desmontando su farsa. Estamos ante una derecha más rancia que la del PP pero con nuevas formas y cara de buena gente. Pero no siempre la cara es el espejo del alma. Rivera y los suyos quieren quitar votos a la izquierda diciendo que son nuevos y regeneradores y lo único que quieren es volver a dar el poder a Rajoy.

Nos queda la izquierda, la de Podemos e Izquierda Unida. A los últimos los conocemos tanto que no les servirá una buena cara como Alberto Garzón, en lugares como la región, y en concreto en Albacete no engañan a nadie. Lo hicieron en las municipales llamándose Ganemos,  pero al final ha resultado que son los mejores aliados de Javier Cuenca y con el PP  sacarán unos presupuestos opresores adelante. Ahora han  cometido el error de ir con su nombre y eso les va a penalizar. 

La de Podemos de Pablo Iglesias y Errejón no es más que el comunismo de hace 50 años. Van de nuevos y su única razón es derrotar al PSOE y simplemente por cuestiones personales. Lo triste es que mucha gente les crea y les vote, pierdan el voto útil y al final Rajoy siga otros cuatro años, pero eso además es que les gustaría mucho a estos dos personajes, políticos de plató de televisión que esconden sus ideas y tratan a la gente como tontos supinos. Les regalan los oídos para lograr su voto y ya han demostrado que de demócratas tienen poco, tanto por decisiones que han tenido en su partido como en su apoyo a una Venezuela opresora.

Para finalizar, una cuestión.  ¿Alguien conoce de verdad a los candidatos en Albacete o en la región de Ciudadanos, Podemos o Izquierda Unida? Diría más, ¿alguien conoce a la candidata del PP en Albacete? No, y mejor que no les conozcan porque si lo conocido es como la expresidenta Cospedal arregladitos vamos en Castilla-La Mancha.

Por descarte, ya saben pues mi única opción para quitar a Rajoy  y al PP de la corrupción de la Moncloa. No hay más opciones que una izquierda racional, integradora y mayoritaria, la del PSOE, la que en Castilla-La Mancha va  acabando poco a poco con  los recortes.

No me gusta repetirme pero es simple, voto a cualquier partido que no sea el PSOE es perpetuar a Rajoy y su PP. Esto se lo debían plantear las gentes de bien de la izquierda, los jóvenes sin trabajo, los que llevan en el paro varios años, los jubilados, a los que Rajoy engaña diciendo que les han subido la pensión. Les han subido un  euro pero pagan parte de sus medicinas.

Despierten por favor. Llegan las elecciones.  No quiero ni pensar en cuatro años más de Rajoy, me tiraría de los pelos, si pudiera. 

Jueves, 10 Diciembre 2015 17:51

El Neoliberalismo disimulado de Ciudadanos

Una de las propuestas “estrella” del programa de Cs es lo que en su programa denominan “Complemento Salarial Anual Garantizado” (CSAG) dirigido a trabajadores con empleos más precarios.

Con mucho orgullo afirman el éxito del mismo en países como EEUU o Reino Unido (países liberales por excelencia). Afirman además (pag. 176) que su CSAG  es una mejor alternativa a un salario mínimo pues con total impunidad y sin ningún estudio que pueda demostrarlo afirman con total desfachatez que la “subida del salario mínimo expulsa del empleo a los trabajadores peor pagados y que una renta garantizada desincentiva el trabajo, afirmaciones éstas últimas que lleva defendiendo el ultraliberalismo nacido de los gobiernos de Reagan y Thatcher.

Por tanto no sé exactamente a qué se refiere Cs cuando habla “éxito” de su programa en EEUU, salvo que se refiera al “éxito” que están teniendo empresas como McDonals o Walmarkt que en sendos informes  de las universidades de Berkeley y de Illinois establecen que sus trabajadores se llevan de dicho programa estatal la friolera de 7.000 millones de dólares anuales consecuencia de que los salarios de los trabajadores de dichas empresas están por debajo de lo que en EEUU se considera “umbral de pobreza”.  (17.500 euros para una familia de 4 miembros) Todo ello además en empresas que tienen jugosos beneficios, así  en el año 2014 Mc Donals ganó 4.758  millones de dólares y Walmarkat 13.363 millones de dólares.

Esta situación llega hasta el límite que empresas como Mc Donalds tienen una línea de atención a sus empleados (McDonald’s Helpline) donde los mismos pueden asesorarse sobre todas las ayudas que pueden recibir por tener “la suerte” de ganar poco.

La situación anterior ha provocado que un grupo de importantes economistas, entre los que se destacan los nóbeles Joseph Stiglitz y Peter Diamond, se hayan sumado a una iniciativa a nivel federal que exige la subida del salario mínimo para acabar con esta situación de “trabajadores pobres”.

Realmente con lo que propone Cs en esta medida grandes empresas del IBEX estarán frotándose las manos, pues con la negociación colectiva destrozada por el Gobierno del Partido Popular, un salario mínimo congelado como propone Cs, cinco millones de personas desesperadas y un complemento de “supervivencia” a cargo del Estado… estas empresas podrán seguir manteniendo sus jugosas cuentas de resultados a costa de la miseria de los trabajadores que quedarán condenados a un salario  de subsistencia al más puro estilo de lo que ocurría en el siglo XIX…..eso sí, complementado por la caridad del estado que para eso estamos en el siglo XXI y tenemos derecho a comer.

José Velasco Aroca

Asesor Financiero

Miércoles, 09 Diciembre 2015 06:52

Fuera del PP, hay vida (II)

Ante la inminencia de la cita electoral que se avecina y como el que no tiene la conciencia tranquila, ve que el seguir manejando la Caja Pública de Caudales a su antojo, está en peligro, y ante la comparecencia de dos nuevas fuerzas emergentes, Ciudadanos, de Albert Rivera, y Podemos, de Pablo Iglesias, pueden hacer morder el polvo a quienes desde el inicio de la Transición (PP y PSOE) se han movido como pez en el agua o como gato panza arriba, los Populares han visto las orejas al lobo y se han puesto al borde de un ataque de nervios, histéricos, más bien, ante la posibilidad de que tengan que salir escaldados de la poltrona presidencial del Consejo de Ministros y, como en Fuenteovejuna, todos a una, viejos y jóvenes (por cierto, éstos parecen incluso más viejos que los viejos propiamente dichos) se han lanzado a publicitar, por sí y a través de sus sumisos vocingleros, que viene el lobo y de que de no seguir gobernando el PP, este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, o lo que quede de él, será poco menos que un adelantamiento del Juicio Final, en el que el llanto y el crujir de dientes llegará a su máximo exponente, porque un monumental gigantesco y catastrófico tsunami o un terremoto de grado 7, al menos, en la escala Richter, anegarán el país, sumiéndolo en la miseria, en la ruina, el horror y el espanto, en el que no quedará cabeza sobre hombro, ni títere con cabeza, y que ese llanto y crujir de dientes se convertirá en la cotidianidad hasta que, efectivamente, llegue ese final del Mundo, con el Juicio Final ante Dios.

Por ello, los mensajes del miedo y del amedrentamiento, así como de la desolación, de la devastación, de la destrucción de la Tierra Media, llegará, si no sigue el ínclito Don Mariano Rajoy Brey, al frente de la Nación, y la aparición de un Sauron cualquiera invadirá nuestro país, con ese ejército de Orcos que está fabricándose en lo más profundo del averno, y no quedará piedra sobre piedra, ni oveja que bale, ni ave que sobrevuele el cielo. Toda la desgracia, mejor dicho, todas las desgracias imaginables y las inimaginables, acecharán y recaerán sobre las cabezas de quienes, tan osada como traicioneramente, estén dispuestos a votar a esas fuerzas emergentes, pobres ilusos que no saben lo que les espera, tras el recuento de votos y el escrutinio en la noche electoral.

De esta guisa, el propio concernido, el propio Presidente, en funciones, del Gobierno de España, Don Mariano Rajoy Brey, consciente de lo que se juega el 20 de diciembre y de lo que se le viene encima, ha salido a la palestra, con la amenaza de que “no es bueno para España que nadie venga al Gobierno a aprender”, lo que es tanto como decir, ¡mira quien habla!, él, precisamente que ha llegado al Gobierno en los exámenes Extraordinarios de Febrero, pues suspendió en Junio y en Septiembre, al perder dos elecciones consecutivas contra el inolvidable Sr. Rodríguez, es decir, Don José-Luis Rodríguez Zapatero, que sólo nuestro Presidente actual reúne los requisitos para repetir en el cargo. Y como hablar es barato y cuesta poco, una vez cogida la carrerilla, continúa con su soliloquio, criticando la inexperiencia de sus rivales, a los que compara con Zapatero, y añadiendo que se necesita en La Moncloa a alguien con historial, “con sus aciertos y sus equivocaciones, pero con historial” (este hombre se creerá que tiene en su haber varios Tour de France, algún Giro de Italia y una o dos vueltas a España), creyéndose, acaso, que el historial es estar un día sí y otro también en Bruselas, al lado de la Merkel, en un diálogo de sordos, pues ni uno ni otra se entienden, y dejando que la UE continúe a la deriva; incide en que un gobernante “nunca puede perder de vista su objetivo”, y el suyo, recalcó, “sigue siendo el mismo: seguir creando empleo y mantener los servicios públicos fundamentales”, a lo que habría que contestarle que, una de dos, o no se entera de lo que vale un peine y vive en el mundo de Jauja o en el de Alicia en el País de las Maravillas, o necesita una revisión urgente de la vista, porque lo de crear empleo, cuando siguen los mismos o más parados que cuando llegó allá por Diciembre de 2.011 al Gobierno, es tomarle el pelo a la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles, trabajen o estén en el paro, y lo de mantener los servicios públicos fundamentales, ¡a otro perro con ese hueso!, pues los recortes, ajustes, supresión de derechos y otras zarandajas, con que se ha deleitado en la Legislatura que, gracias a Dios, termina, son de aurora boreal; y se despacha, con una nueva promesa de bajada de impuestos (la misma promesa que hiciera en 2.011 y que quedó en aguas de borrajas, a la primera de cambio), se supone que refiriéndose al IRPF, donde como ha hecho en Julio pasado, bajará unas décimas, que no ahorrarán al contribuyente ni tres euros para tabaco, pero le dará la puñalada trapera y traicionera por la espalda, a base de cargarse (con efectos retroactivos) la tributación por incrementos patrimoniales, que roza el límite, si no lo sobrepasa, de la confiscación y la esquilma. Todo esto lo dijo en la localidad de Tomares (Sevilla), que ahora el Presidente gusta de ir a pueblecitos, donde al parecer son más crédulos los vecinos, y sin que en la crónica correspondiente se pusiera de manifiesto, una vez acabado el mitin de rigor, los centímetros que había crecido la nariz a nuestro Presidente, en funciones.

Por otra parte el Sr. Rajoy se explaya en acusar de indocumentados y no preparados para ejercer un cargo político a quienes, según las encuestas, le pisan los talones, y no tiene otra ocurrencia que considerar a una persona apta  para aspirar a la Presidencia del Gobierno de España, que la misma haya ejercido previamente en cargo de Concejal, como si una Concejalía cualquiera infundiera a su titular todos los conocimientos del saber humano y divino, no siendo sino esta ocurrencia una salida de pata de un Presidente, en funciones, que empieza a perder el norte. En cualquier caso el Sr. Rajoy, que lleva 34 años metido en la política, ya es hora de que vaya ahuecando el ala y deje el paso libre y expedito de antiguayas del paleolítico, a favor de las nuevas generaciones.

Pero, en fin, esto no es nada comparado con el catastrofismo que nos augura nuestra querida ex-Presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Doña María-Dolores de Cospedal, a cuya comunidad juró servir contra viento y marea y aunque cayeran chuzos de punta, y ahora ha dado la “espantá”, al elegante modo que la pudiera dar un torero, como Cagancho en Almagro, y ya ha hecho las maletas para largarse al Congreso de los Diputados, yendo de número 1 por la lista de Toledo, que la nena no se va a desgastar ante los palurdos castellano-manchegos, si no tiene posibilidad de tocar pelo, o sea, poder. Pues bien, anunciando, poco menos que el fin del mundo (ya sentenció, no hace mucho, que “el PP o la nada”), proclama, en Toledo, cómo no, que “si no gobierna el PP, volveremos a la quiebra y a la destrucción de empleo, y lo demás son cuentos chinos. Así de claro”. Desde luego que así de claro, res de res, que diría Don Artur Mas, y si no que se lo pregunten a los chinos que seguramente algo tendrían que decir sobre sus cuentos. O quizás, mejor, a los griegos, a los que atribuye un dicho (debe ser apócrifo) según el cual “cuando los dioses quieren castigar a un pueblo le envían gobernantes jóvenes”. En fin, que no decaiga la fiesta ni el espectáculo, que es una cosa muy española. “Nos volverán a dejar hundido el país (¿aún más?, pregunto yo) y destruyendo empleo”, rematando con un “lo que a los ciudadanos importa es tener gobernantes de los que se puedan fiar”. Todo lo cual, es tanto como mentar la soga en casa del ahorcado. Como siga por estos derroteros, bien pudiera ser que Don Salvador Hernández, primer edil de Carboneras, al frente de una lista independiente, y  gracias al apoyo del PP,  le mande callar, tal como hizo con una concejala de su Consistorio: “Cállese y guarde respeto cuanto está hablando un hombre”.

En cualquier caso, que el Partido Popular ha caído en el histrionismo, con unos dirigentes al borde de un ataque de nervios, como le ocurriera a Pedro Almodóvar con sus mujeres y aparte de declaraciones, ha sido relevante y elocuente por sí misma, la huída del Presidente del Gobierno en funciones, Don Mariano Rajoy Brey, del gran debate electoral del día 7 del corriente mes y año mostrando su miedo a enfrentarse a Albert Rivera y Pablo Iglesias y un poco a Pedro Sánchez, mandando a su escudera, la Viceparatodo, Soraya Saénz de Santamaría, a comerse el marrón, como tantas veces ha hecho con ésta y con Cospedal, por lo que bien podría decirse del mismo que se esconde detrás de las faldas de las mujeres de su Partido.

Miedo, temor, canguelo, terror,  nervios......    En definitiva, que,  por mucho que quieran asustarnos, hay una cosa clara y meridiana y es que “fuera del PP, hay vida”, y yo diría que, mucha y larga vida.

MIGUEL-ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

  9 de diciembre de 2015

 

Página 10 de 23