Miércoles, 10 Agosto 2016 05:23

La ceguera de la justicia (I)

Ante la Sentencia del Tribunal Constitucional denegando las indemnizaciones a los afectados de minusvalías y malformaciones derivadas de la ingesta de la Talidomida por sus progenitoras, vamos a recordar el artículo que se publicó en este mismo Diario Digital el pasado día 21 de Octubre de 2.015, en relación, entonces, con la Sentencia del Tribunal Supremo que denegaba igualmente dichas indemnizaciones y seguiremos con una o dos entregas más.
A la hierática dama que simboliza la justicia (reminiscencia de las cariátides del Erecteión de Atenas), con una espada en la mano derecha (signo de poder) y una balanza en la izquierda (signo de equilibrio y equidad), se la presenta con un tercer signo o elemento, cual es el de la venda sobre los ojos, que le impide totalmente ver (signo de imparcialidad y ecuanimidad). Pero lo cierto y tal como están las cosas, no sé si habría que revisar estos símbolos, porque respecto del poder hoy día lo encontramos mediatizado por los otros dos poderes, el Ejecutivo y el Legislativo, que junto con el propio Judicial, constituyen el esqueleto dinosáurico (por su presunta fortaleza) en el que descansa todo el entramado sobre el que se asienta el Ordenamiento Jurídico que rige (o debería regir) en un verdadero Estado de Derecho, Democrático y de Bienestar Social, lógicamente con la virtud de la independencia entre sí de que los dotara en su tratado, “El espíritu de las leyes”, en el siglo XVIII, Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède  y  Barón de Montesquieu; en relación con el equilibrio, porque hace tiempo que a nuestra justicia se le paró el reloj, y, o bien porque se ha roto alguna de las cuerdas que sujetan los platillos de la balanza, o bien porque se hayan enredado entre sí, el fiel de la misma está en continuo desnivel, bien a la diestra, bien a la siniestra, si es que no se ha quedado varado; y, finalmente, respecto de la venda parece que se dirige más a provocar en sus señorías una ceguera tal que les impide la visión de los hechos y, lo que quizás sea peor, los textos normativos y su correcta interpretación y aplicación o, al menos, les provoca una distorsión de tal calibre que deriva en una aplicación de la justicia “a ciegas”.
Ya he apuntado en alguna ocasión que la JUSTICIA, así, con mayúsculas, como expectativa de la sociedad receptora de la misma, implica un plus, un algo más que, simplemente, abrir el Código Penal (o la ley de que se trate) por ésta o aquélla página, por éste o aquél artículo, y aplicarla a rajatabla literalmente, debiéndose atender a las circunstancias del caso en relación tanto del presunto trasgresor de la norma, como de las víctimas objeto de la trasgresión, en concomitancia con los valores (¡Ay, los valores!) en juego en la sociedad en el momento de la perpetración de los hechos transgresores, así como vislumbrar  la auténtica finalidad de la norma promulgada por el legislador, de lo que se deduce y colige que el acto de juzgar requiere de un hacer por parte del juzgador, que no puede quedarse sentado y cruzado de brazos viéndolas venir, alegando imprevisión o deficiencia legislativa, pues de sabios es saber que la ley escrita no puede llevar consigo un manual de interpretación y aplicación, para cuyas labores está el juez, pues de lo contrario se haría innecesaria la existencia de éste, ya que la aplicación de la ley sería simplemente mecánica (como el centrifugado de una lavadora), fría (como el mármol) e insensible (como un cuerpo inerte). Este eslabón, esencial y fundamental, para conseguir el fin último para el que se dió tal o cual norma, es la interpretación y, en su caso, integración, de aquélla, llevada a cabo por el juez, quien debe exprimirla (como se hace con una naranja o un limón) para sacarle todo el jugo que conlleva y, finalmente, de esta manera, dar satisfacción al perjudicado e imponer el castigo adecuado al trasgresor de la misma, y, en la medida de lo posible, reponer a su estado inicial el bien jurídicamente protegido y violentado y satisfacer la reparación del daño causado al perjudicado. En definitiva, se trata de interpretar la ley “ultra vires litterae”, es decir, más allá de las fuerzas de lo escrito y, por ende, de su literalidad, y hasta sus últimas consecuencias. En ello radica la grandeza de la tarea del juzgador y la alta misión que le está encomendada de cara a la sociedad a la que debe servir, para alcanzar el grado de justicia y de equidad que cada caso requiere y demanda. Pues de lo contrario, bastaría con una máquina expendedora de sentencias (a la manera de una máquina  expendedora de Coca-Colas), a la que solo habría que introducir los datos y los hechos oportunos y los artículos de las correspondientes normas legales  (como se introduce un euro en la citada máquina expendedora de Coca-Colas), y nos saldría la sentencia pura y cabalmente, incluso, fresca como el citado refresco; lo cual conllevaría la supresión o, al menos, la reducción drástica de los Órganos Jurisdiccionales, pues su función  sería desempeñada, quizás, con más grado posible de certeza y fiabilidad, por las citadas máquinas.
Pues bien, ¿puede decirse que el Pleno de la Sala de lo Civil del  Tribunal Supremo (por ocho votos frente a uno) ha hecho justicia al rechazar resarcir a los afectados por la talidomida, como pretendía el recurso interpuesto ante el Alto Tribunal por la Asociación de Víctimas  de la Talidomida en España (Avite) que reclamaba indemnizaciones por la discapacidad que les generó el medicamento?.
Parece evidente que no, por muy legal que sea su decisión, totalmente carente de sentido común, de justicia y de equidad y, por cierto, en contra del criterio del Ministerio Público, basada en que la acción de reclamación estaba prescrita por haber transcurrido 50 años (según el Tribunal “la prescripción no está basada en principios de estricta justicia, sino de seguridad jurídica”) y liberando de responsabilidad a la farmacéutica alemana Grünenthal, anulando las compensaciones económicas fijadas por el Tribunal de Instancia, cuya sentencia revocó la Audiencia Provincial de Madrid en 2.014 absolviendo  a la citada farmacéutica.
Deja, como pobre consuelo, la puerta abierta a futuras reclamaciones fundadas en la aparición de daños no conocidos o en la agravación de los actuales, como si no fueran poco las malformaciones en las extremidades y otras secuelas que produjo la administración del maldito medicamento en los niños nacidos de las embarazadas a quienes se administró, en los años 50, para aliviar las náuseas y vómitos producidos por el embarazo, sin tener en cuenta los fallecidos, calculándose el número de afectados en España sobre unos 3.000, de los que apenas quedaban unos 500 supervivientes, cuando se tuvo conciencia del origen de las malformaciones en los nacidos de madres que habían tomado el medicamento, y fue en 2.013 cuando un grupo de 183 afectados interpuso finalmente una demanda civil contra Grünenthal.
Náuseas y vómitos, sin lugar a duda, habrá producido en los afectados esta decisión, más teniendo en cuenta que a miles de afectados en otros países (Alemania, Japón o Australia) el laboratorio fabricante sí ha pagado indemnizaciones millonarias, demostrando la escasa protección que las Instituciones que se nutren del sudor, sangre y lágrimas del trabajo de los ciudadanos, a través de los impuestos que pagamos, en este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, no están a la altura de las circunstancias, y dejan en evidencia a nuestros gobernantes que parecen no hacer otra cosa que mirarse el ombligo. En fin, esperamos que el Constitucional o en Estrasburgo le enmienden la plana al Supremo y le den un buen tirón de orejas, reparando la injusticia y la tropelía cometida contra quienes han pervivido durante más de 50 años con el lastre de la discapacidad física que les provocó el medicamento en cuestión, cuyas malformaciones y efectos teratogénicos, para conocimiento de sus señorías, no prescribirán nunca por el transcurso del tiempo. 
MIGUEL-ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ
10 de Agosto 2.016
 
Miércoles, 03 Agosto 2016 05:03

Justicia a medias

Esta es la JUSTICIA que, tratando de hacer justicia, valga la redundancia, por un quítame allá esas pajas, se queda a medio camino, a medio gas, a medias, en definitiva, de manera que el justiciable queda insatisfecho, por un lado, aunque, por otro, le queda el consuelo de que el roto y el descrédito producido en quien debiera ser muy escrupuloso en el uso del Decreto y de la Ley, ha quedado desarmado, como si un globo le hubiera estallado en sus propias napias.
Un recentísimo caso de lo que vamos a llamar “justicia a medias”, nos lo ha proporcionado la Sentencia del Tribunal Constitucional, que le ha dado al Gobierno de España, en funciones, con su Presidente, también en funciones, Don Mariano Rajoy Brey, a su frente, un varapalo de muy padre y señor mío, al declarar inconstitucional la famosa Ley de Tasas 10/2.012, que dicho Gobierno, con su entonces Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, pergeñó, según justificaban como una forma de racionalizar el acceso a la Justicia, lo que ya de por sí es una irracionalidad, poniendo puertas al campo, y para disuadir a los ciudadanos de la excesiva litigiosidad que venía colapsando los órganos jurisdiccionales españoles, pues se acudía a la justicia, usando y abusando de la misma,  por temas, en realidad, baladíes, que impedían a los jueces dedicar el grosso de su tiempo a ocuparse de asuntos verdaderamente importantes y trascendentales, sin darse cuenta de que muchos de esos litigios llamados inoportunos y ridículos, venían siendo entablados por personas de alto standing, a quienes poco preocupa el tener que pagar una tasa para acceder al servicio de la justicia y que para los mismos constituía, en realidad, el chocolate del loro y que, además, lo pagaban de muy buen grado con tal de interponer demandas de lo más variopintas y que sabían, de antemano, por su poca solidez y fundamento, estaban condenadas, nunca mejor dicho, a dormir el sueño de los justos, siendo sobreseídas o no admitidas o, en última instancia, desatendidas.
Desde luego, la imposición de tasas para poder acceder a la justicia, con carácter indiscriminado, y para todo tipo de personas, fueran físicas o jurídicas, originó una cascada de durísimas críticas por parte de, prácticamente, todos los operadores de la justicia, entre otros por parte del Consejo General del Poder Judicial como del Consejo de la Abogacía, que calificaron tal iniciativa de “ataque al derecho fundamental de defensa” y que vieron en su imposición una solución, no para disminuir la litigiosidad, que es lo que ampulosamente proclamaban sus autores, sino para abrir un boquete más en los bolsillos de los administrados y tener una vía más de ingresos para la Administración Pública, que ya sabemos que es insaciable y a la que todo parece poco, sin que lo recaudado (más de 600 millones de euros) se haya reinvertido en la mejora de la justicia gratuita (ahí están los letrados del turno de oficio clamando por el mal y tardío pago de sus honorarios) o para mejorar el funcionamiento de la justicia, que está a niveles del medioevo, tanto en sus medios personales, como materiales. Tal fue el impacto negativo que tal Ley provocó en la ciudadanía y los dichos operadores jurídicos, que en el año 2.015, siendo ya Ministro de Justicia, hoy en funciones, Rafael Catalá, se  eximió del pago de las dichas tasas a las personas físicas.
Pues bien, el Tribunal Constitucional deja el caso abierto, ya que se limita a declarar “desproporcionadas” las cantidades fijas exigibles para pleitear en los órdenes civil, social y contencioso-administrativo, anulando, asimismo, el artículo que, además, impone unas tasas variables de hasta 10.000 euros en función de la cuantía económica del litigio, y sentencia que la nulidad de las tasas declarada sólo producirá efectos “pro futuro”, o sea, en nuevos casos o en procedimientos que no tengan aún resolución firme o, lo que es lo mismo, que esta declaración de nulidad de las tasas no tendrá efectos retroactivos, como en tantas otras resoluciones, indebidamente, ha decretado el Alto Tribunal, lo que es dejar en el limbo a todos aquellos que habiendo satisfecho una tasa inconstitucional y, por tanto, contraria a ley, tendrá que envainársela y no podrá recurrir solicitando su devolución, lo que, en verdad, roza, en cierto modo, también en lo inconstitucional, pues parece que una norma que nunca debió entrar en vigor por su anticonstitucionalidad, los efectos producidos durante su vigencia, se dan por buenos, lo que constituye una auténtica inconsistencia y una verdadera contradicción, alegando que la devolución de lo cobrado durante los últimos 4 años supondría un “perjuicio a la Hacienda Pública”; sesudos que son los miembros del Tribunal Constitucional, porque perjuicio en realidad, para las arcas públicas, no existe, ya que se limitaría a la devolución de lo indebidamente cobrado y sin embargo, sí existe un perjuicio y grande y grave para los administrados que han tenido que satisfacer unas tasas que ahora son declaradas contrarias a la ley de leyes, o sea, a la Constitución Española. En definitiva, una pescadilla que se muerde la cola, que, sin embargo, deja a los miembros del Alto Tribunal satisfechos, como queda quien se hincha a una buena paella a la vera de la mar durante esta canícula, faltándoles solamente, para hacer una buena digestión, una copa y un puro. Y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.
Ante esta metedura de pata por parte del Gobierno del Sr. Rajoy, que tanto exige peticiones de perdón e incluso imputaciones y condenas (la reciente petición del Gobierno al propio Tribunal Constitucional de que enchirone a la Presidenta del Parlament Catalá, Carme Forcadell), ya está tardando demasiado el Gobierno de España en comparecer a dar explicaciones a la ciudadanía sobre la declaración de nulidad de la ley de tasas y, sobre todo, a pedir perdón por la aberración cometida aprobando dicha ley en contra del sentido común y de, prácticamente, de todos los operadores jurídicos, incluida la dimisión de sus autores directos y responsables de tal tropelía, sin que quepa escaparse por el camino de en    medio, alegando que el Sr. Gallardón ya no forma parte del Ejecutivo, ya que la dicha ley fue promovida por el Gobierno en pleno. Pero ya sabemos, a estas alturas de la película, que los miembros del actual Gobierno son “irresponsables”, además de mear agua bendita.
 
MIGUEL ANGEL VICENTE MARTINEZ
3 DE AGOSTO 2016
 
 
Miércoles, 20 Julio 2016 07:34

Todos contra el Brexit (II)

Y en esta línea, de arremeter contra todo lo que se mueve, sin entrar a analizar el fondo, las causas y los fundamentos que mueven el devenir de una sociedad, la inglesa, del por qué han adoptado esa postura de romper las cadenas que le vinculaban “per omnia saecula saecularum” a la hidra de veintiocho cabezas, a ese totum revolutum en que ha derivado el proyecto europeista, con esos veintiocho países miembros, cada uno de su padre y de su madre, y queriendo maridar a todos mediante una cama redonda, en símil sexual, originando una bomba de relojería que, en cualquier momento, debía explotar, como a punto estuvo de hacerlo con Grecia y su Grexit, que ya dispararon todas las alarmas en la Unión, la cual se avino  a no soltar, pese a todo, el lastre Griego, para no abrir la Caja de Pandora y que aquella salida de los helenos derivara en un movimiento contagioso para otros países y aunque, al final, el líder Griego Tsipras se la tuvo que envainar, su Ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, sacó de quicio a la Comisión Europea, poniéndola al borde de un ataque de nervios; pues bien, en esta línea,  habría que incardinar la opinión del escritor y periodista, Jhon Carlin, que se precia de demócrata de pro, y brama proponiendo la realización de otro referéndum en el que se prive del derecho al voto a los mayores de 55 años, por considerar que los jóvenes votaron a favor de continuar en la UE y los mayores, al contrario, de salirse de la misma. Lo que me plantea la cuestión e interrogante de si es que la votación en este referéndum lo fue a voto descubierto o si es que había alguien encargado en cada mesa electoral de abrir la papeleta antes de ser introducida en la urna, para poder llegar a tal conclusión, pues los muestreos a pie de urna adolecen del carácter de “ex cáthedra” que adorna la doctrina que en materia de fe determina el Sumo Pontífice y como si los encuestados no pudieran falsear sus declaraciones respecto al sentido del voto emitido.

Todo ello con ciertos movimientos dirigidos al arrepentimiento de los Británicos, proponiendo otro referéndum, incluso, con exigencia de una mayoría cualificada para arramblar con lo que han sentenciado las urnas del referéndum del 23 de Junio, y como si pudiésemos estar dando vueltas como las que da un borrico alrededor de la noria, o como se las da a una tortilla, o sacando cartas sine die, hasta que salga el número que uno lleve en la lotería, hasta que lo que salga, satisfaga plenamente el deseo y voluntad de cada cual.

En realidad, los ataques al éxito del Brexit, vienen a decir muy poco de quienes se proclaman demócratas de pro y de toda la vida, como el citado Jhon Carlin, que no admiten la discrepancia respecto de sus postulados, lo que, directa y contundentemente, nos llevaría a la deriva hacia una dictadura de pensamiento único. Me imagino que, con el tiempo esta sesuda casta pensante social vaya asumiendo y digiriendo que en democracia juegan todos los equipos y que los resultados salidos de la voluntad popular a través de las urnas no podemos modificarlos ni ignorarlos, simplemente, porque a uno no les guste. Y es que hasta tal punto sube el nivel de la bilirrubina de los que fueran partidarios del “Remain”, que el propio Jhon Carlin, en artículo publicado en el Diario “El País” el pasado 27 de Junio arremete contra el éxito del Brexit, que parece haberle producido los efectos propios de una patada en salvas sean las partes nobles de un varón, concluyendo con un dicterio tal que “la lección de este disparate es que hay que estar alerta ante el populismo barato”, llevando su razonamiento a un silogismo en el que la conclusión es que “si el mundo no aprende, quizá haya que replantearse la democracia” ¡Ahí es ná! Democracia, una verdadera  lección de democracia es la que nos acaban de dar los Británicos, nos guste o no el resultado del referéndum. Porque lo que de verdad atenta contra la democracia es concluir que lo que no nos parece, a nuestro juicio, adecuado y correcto, proceda de los populismos y nacionalismos, como si un País, con un verdadero carnet democrático hubiera de huir y dejar de lado la oposición y opinión de sus ciudadanos y que éstos no pudieran reivindicar su orgullo nacionalista, a fin de seguir siendo quienes han sido a lo largo de los siglos pasados y continúan queriendo seguir siendo igualmente a lo largo de los siglos futuros, renunciando a su identidad y siendo obligados a formar parte de una masa humana de carne con ojos, sin identidad, sin pensamiento, sin voluntad y sin peculiaridad propios, es decir, todos englobados como se engloba la arena y el cemento en una hormigonera para que salga una masa uniforme en la que ya no es posible determinar e individualizar los materiales mezclados.

Y, además, en la balanza a favor del Brexit, pesa como una losa la corrupción que corroe a la comisión europea y demás altos cargos de la UE, que arriman el ascua a su sardina en todo cuanto puedan sacar tajada, provecho y beneficio para sus respectivos países. Basta recordar al Presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker que, siendo Primer Ministro de Luxemburgo, se las arreglaba subrepticia, sibilina y ladinamente, abandonando ese código ético que tanto proclama y exige la Comisión a los demás, para domiciliar en su país, cuantas sociedades europeas hubiera lugar, allanándoles el terreno vía fiscal, compitiendo deslealmente con los demás países miembros de la Unión. Y, si no, la reciente noticia de que el Ex Presidente de la Comisión Europea, el portugués Durao Barroso, derribando todos los límites de la ética, haya sido nombrado para presidir el gigante financiero “Goldman Sachs”, mientras ha estado percibiendo desde su retirada de la Presidencia de la comisión, durante año y medio, un subsidio de 18.000 euros mensuales, que quizás no sabemos si lo compatibilizará con el nuevo cargo. Esta debe ser la democracia y el valor de la ética a que, quizás, se refieran todas estas voces que han puesto el grito en el cielo ante el Brexit, abanderando la indecencia y arrumbando todo principio de ética y moral que esos personajes públicos debieran respetar y acatar como el primer mandamiento a observar.

Y lo que no es de recibo, es que quienes planificaron el proyecto del referéndum que ha acabado en el Brexit, dígase David Cameron, salga corriendo y no tenga la valentía de dirigir la nave británica en el trance de romper el cordón umbilical que, artificial y artificiosamente, unió a Inglaterra a la UE. Y una vez más, una mujer es la que ha tenido que salir a la palestra y dar un paso al frente para pilotar el tránsito de esa nave hasta la separación efectiva y oficial del Reino Unido, tal cual Theresa May, que ya ha sido bautizada como “la Dama de Hierro para el Brexit”, dando un verdadero ejemplo de valentía y responsabilidad para enfrentarse a la indolente Comisión Europea.

Y, por si fuera poco, ya se ha empezado a caldear el ambiente en otros países como Francia capitaneada por Marie Le Pen, y sobre todo el país de los tulipanes, Holanda, en el que la posibilidad de un “Nexit” toma cuerpo, exigiendo un 54% de ciudadanos un referéndum como el de Inglaterra y ya hay un 48% que estaría dispuesto a abandonar el Club. Y no parará ahí la cosa. Por lo que bien pudiera decirse que ha comenzado la cuenta atrás y que la UE, en la forma en que está planteada actualmente, empieza a tener los días contados, poniendo en evidencia a esas voces melifluas, temerosas y absurdas, entre ellas la de nuestro Presidente en funciones Mariano Rajoy Brey, que repiten como  zombis un huero vacío e insustancial mantra de “más Europa”.

Y no quiero dejar sin plantear, al menos, la siguiente interrogante ¿quién mató a Jo Cox?. Porque no deja de ser preocupante el hecho de que esta joven Diputada Laborista defensora a ultranza de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, fuera la víctima mortal de un atentado aislado y sin justificación alguna, llevado a cabo por un trastornado, lo que hizo variar ostensiblemente la intención de voto a favor de los partidarios de permanecer en la Unión, cuando la intención contraria daba ganador al Brexit, por mucho mayor porcentaje del que ha resultado finalmente. Como en cualquier hecho de esta naturaleza no debiera descartarse ninguna vía de investigación, pues todos sabemos porque la historia así nos la ha enseñado y se repite tozudamente, que una inmensa mayoría de crímenes se disfrazan bajo “razones de Estado”. Desde luego, el sacrificio de la citada Diputada de poco ha valido a quienes postulaban una victoria amplía del “Remain”.

Y sin dejar de lado, las consecuencias que el fallido golpe de Estado militar en Turquía, desemboquen sobre la propia Unión Europea, teniendo en cuenta que dicho país había venido a ser el flotador salvador de la inmigración siria fundamentalmente, sacándoles las castañas del fuego a los países miembros, que ya claman al cielo ante la posible reinstauración de la condena a pena de muerte que el parlamento turco, por invectiva del propio Presidente Recep Tayyip Erdogan (el aliado fiel del Sr. Rodríguez Zapatero en la entelequia “Alianza de Civilizaciones”), que puede resultar ser una bomba de relojería.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

20 DE JULIO 2016

 

Lunes, 18 Julio 2016 11:38

La igualdad, una empresa de todos

Podría decirse que, en cierto modo, las mujeres hemos pasado de sufrir el abuso machista a soportar una demagogia feminista que flaco favor hace a la noble lucha por la conquista de la igualdad de derechos y consideración, una pelea en la que gracias a mujeres valientes se ha avanzado mucho en las últimas décadas. Y más que se ha de avanzar. Quiero decir que a menudo partidos e instituciones se apuntan a la moda de lo políticamente correcto para plantear, en nombre de un falso progresismo, cuestiones laterales que buscan el aplauso fácil pero que no resuelven problemas fundamentales que todavía hoy tenemos.

Es evidente que en España la incorporación creciente de la mujer a la Universidad no ha tenido todavía su reflejo en la realidad laboral, al menos en lo que se refiere a puestos directivos. Según el informe ‘Women in Business 2016’, presentado hace unas semanas, en nuestro país solamente 1 de cada 4 puestos de las cúpulas dirigentes de las medianas y grandes empresas está ocupado por una mujer. En cuanto a la brecha salarial por cuestión de sexo, el dato es más sonrojante si cabe: En 2014 las mujeres en España cobraron por hora trabajada, de media, un 18,8% menos que los hombres, según datos publicados por la agencia estadística de Bruselas, Eurostat. España es el sexto país de la Unión Europea con mayor diferencia entre los salarios de las mujeres y los de los hombres. Obviamente la dificultad mayor de las mujeres para promocionar en las empresas acarrea el dato de los salarios.

En este escenario se hace especialmente importante el impulso de la mujer como motor de emprendimiento, no ya solo incorporándose a los principales estamentos de las compañías, sino como protagonista en los procesos de creación de nuevas empresas que generen desarrollo económico, empleo y prosperidad bajo la premisa de la igualdad de oportunidades. Visibilizando esa incorporación como un factor positivo. El tejido empresarial de Albacete y Castilla-La Mancha en particular y el de España en general necesitan contar con las mejores personas, y muchas de ellas tienen nombre de mujer. En todo caso la mujer es, en términos generales, depositaria de un formidable caudal de virtudes características que bien necesario sería aplicar a la lógica empresarial. Se debe contar con el mejor capital humano atendiendo a criterios de cualificación, talento y capacidad para luchar contra las adversidades propias del reto que supone la puesta en marcha de todo nuevo proyecto empresarial, sin hacer para ello distinción por cuestión de sexo.

Ciudadanos plantea, entre otras medidas, promover activamente la igualdad de sexos dentro de las empresas con el objetivo de concienciar a ejecutivos, gerentes y empleados, y poder identificar potenciales situaciones de discriminación a la hora de tomar decisiones sobre promociones y contratación. Esto se puede conseguir creando una cultura de transparencia en el proceso de selección en todos los niveles de contratación, manteniendo estadísticas de contratación de hombres y mujeres en diferentes niveles jerárquicos de la empresa, que se deben publicar en un informe anual. Asimismo proponemos inducir a las empresas a establecer objetivos claros de representación de mujeres, introduciendo el requisito de incluir en los informes anuales un plan estratégico para aumentar la representación de mujeres en los altos cargos y consejos de administración.

Porque la desigualdad entre hombres y mujeres nos hace peores a todos los que formamos parte de nuestra sociedad. El machismo latente, que se evidencia tanto en situaciones cotidianas como en las estructuras de algunas de nuestras principales empresas y organismos públicos, es un problema de todos, y todos debemos unir esfuerzos en erradicarlo. La búsqueda de la igualdad no debe ser una lucha de la mujer en contra del hombre, sino una lucha de la mujer junto al hombre en contra de la desigualdad. Pongamos manos a la obra todos juntos, porque todos saldremos ganando.

 

 

 

 

 

 

Artículo del presidente Emiliano García-Page con motivo del Día de Castilla-La Mancha

Desde que en 1984 se celebrara por primera vez el Día de Castilla-La Mancha, cada 31 de mayo ha tenido una significación especial. Teniendo en cuenta siempre y por supuesto la diversidad, generosidad, profesionalidad o la constancia que representan las personas y entidades galardonadas en esta celebración y que caracteriza a los hombres y mujeres de nuestra Región.

En este año, el primer Día de Castilla-La Mancha de la nueva Legislatura, destaca el sentimiento general de celebrar a una Comunidad Autónoma que despierta. Una región que genera atención, sorpresa y sana envidia en otros territorios todavía atenazados por los recortes y cuatro años de freno y marcha atrás, y que transmite esperanza, ilusión y ganas de seguir adelante a los castellano-manchegos.

Con ello, hablo de los más desasistidos, los que fueron abandonados a su suerte, pero también los empresarios, los jóvenes, los desempleados y todos los que trabajan y trabajaron sinceramente por una sociedad más justa, equitativa y desarrollada.

No hemos cumplido apenas un año de Legislatura y sin embargo son enormes los cambios, empezando por el cambio moral. La cultura de la negociación y el pacto ha impregnado este gobierno desde sus inicios, y se extiende calmando el oleaje de la indignación, la tristeza y la falta de esperanzas causado por la tormenta de los recortes y la supresión de derechos.

Frente a quienes desprecian la importancia o la necesidad de presentarse ante los ciudadanos con un programa serio, trabajado y creíble, otros iniciamos esta andadura con un programa de gobierno hecho a base de compromisos, con plena conciencia de que cada uno de ellos supone una obligación moral.

Compromisos, evaluables y evaluados en su grado de cumplimiento en contraste directo con los ciudadanos, que nos llevaban a trabajar rápido y en firme sobre tres grandes ejes, confirmados además en el discurso de investidura: recuperación económica y del empleo, recuperación de los servicios públicos y regreso a la normalidad institucional. 

Y con un balance realmente sorprendente, sobre todo si se tiene en cuenta que los Presupuestos de 2016 se han aprobado en abril, y que, por tanto, la mayor parte de nuestras actuaciones se ha efectuado bajo el techo de los presupuestos que dejó el anterior gobierno.

Esto nos ha permitido demostrar a todos, y también al resto de España, que la recuperación social, la defensa del sector público, y el cambio de condiciones para la inversión, no están reñidos con el control del déficit y con una gestión respetuosa con el principio de equilibrio presupuestario que impone la Ley.

Por eso, además de despertar asombro de extraños e ilusión de propios, podemos decir que Castilla-La Mancha despierta de su letargo, de su postración, y como una maquinaria que sólo necesitaba engrase y cuidados, se va poniendo en marcha y comprobando que nosotros no entendemos de promesas y sí de compromisos; no entendemos de electoralismos y sí de  voluntad por cumplir.

Hoy en Castilla-La Mancha, los colectivos tienen voz en el Consejo de Gobierno, y las localidades capacidad de acoger al mismo, consiguiendo una revisión pormenorizada de sus propuestas y sus demandas. Hoy, en Castilla-La Mancha, los altos cargos hablan, escuchan y atienden a los ciudadanos, a los alcaldes, a las organizaciones, sin entender la discrepancia como enemistad, y hasta el Palacio de Fuensalida vuelve a abrir sus puertas a los ciudadanos.

Hoy en Castilla-La Mancha, se crea empleo público y privado, y encuentran trabajo los jóvenes, los parados de larga duración, mientras se recupera el nivel de atención social a la dependencia y a los grupos en riesgo de exclusión social.

Hoy, en Castilla-La Mancha, se firman protocolos de colaboración, compromisos firmes y transparentes, con las empresas que quieren invertir, crecer y crear empleo.

Los datos están ahí para quien quiera cotejarlos. 2016 ha empezado con un incremento general de nuestras exportaciones, con un incremento de las pernoctaciones de turistas, con un incremento de protección social, y con un incremento en la prestación de servicios públicos esenciales como la educación y la sanidad.

Por eso, creo que podemos estar razonablemente satisfechos por cómo se ha iniciado el partido, aunque queda mucho por hacer y por recuperar. Hay herramientas ya en marcha, y otras que estarán preparadas en poco tiempo, para llevar a cabo las reformas comprometidas que afectan al Estatuto de Autonomía y también al cuerpo de leyes que rigen nuestra convivencia.

Este 31 de Mayo, sin duda, es un Día de la Región para una región que despierta.

Feliz Día de Castilla-La Mancha.

"Plan de Renovación Tecnológica para la Sanidad de los castellanomanchegos"

Artículo del consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz

Hace una semana, el presidente Emiliano García-Page, anunciaba un Plan de Renovación Tecnológica del Equipamiento del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha. Lo hacía con unas palabras que creo que conviene recordar: “todo gasto que hagamos en sanidad responde no solo a un imperativo moral, sino a la certeza de que resulta imposible tener una sociedad competitiva, si no tenemos una sociedad sana”.

Entiendo en este sentido, que competitividad e innovación tecnológica son términos que deben ir de la mano de conceptos como carácter público, equidad, gratuidad o universalidad en el acceso a la sanidad.

Porque si entendemos que los avances tecnológicos en el campo de la medicina han supuesto un salto exponencial en la mejora de la salud de las personas, no debemos olvidar que los sistemas de sanidad públicos han tenido mucho que ver en estos avances.

La sanidad pública ha permitido que los progresos tecnológicos en el ámbito de la salud se universalicen y puedan continuar el camino de la innovación y la mejora a través del uso generalizado. De hecho, creo que todos somos conscientes que cuando nos dirigimos a uno de nuestros hospitales vamos a ser tratados con los equipamientos tecnológicos más modernos. Y así debe seguir siendo.

Es por eso que desde la sanidad pública se debe seguir invirtiendo, renovando y adquiriendo nuevos equipos de alta y media tecnología, porque esa es la mejor forma de responder a las necesidades en salud de nuestros ciudadanos.

Además, entendemos que la formación y contratación de personal sanitario altamente cualificado, o la renovación y construcción de nuevas infraestructuras hospitalarias, como los Hospitales de Toledo, Cuenca, Puertollano, Albacete o Guadalajara deben ir también de la mano de la renovación y adquisición de nuevos equipamientos.

Esto es, si queremos disponer en Castilla-La Mancha de un sistema de salud sostenible y capaz de responder con garantías ante las necesidades de los próximos años y décadas, debemos entender la importancia y la necesidad de construir nuevas infraestructuras, dotarlas de nuevos equipamientos tecnológicos y nuevos sistemas de información, y más profesionales, mejor formados y altamente comprometidos con el sistema público de salud, ya que van a ser ellos los que dirijan nuestro sistema en el futuro.

En menos de un año se han sentado las bases para poner en marcha este Plan de Renovación Tecnológica. En los últimos meses se ha trabajado en evaluar y elaborar un plan que permita superar la situación anterior encontrada por el actual Gobierno, en donde no existía una estrategia ni una planificación determinada en cuanto a la renovación de equipos. De este modo, hemos trabajado en identificar y combinar las necesidades del sistema con la realidad económica actual, tratando de llegar a todos los hospitales del SESCAM, y proporcionando un equilibrio entre equipos y necesidades de atención sanitarias.

Proponemos de inicio un Plan para los próximos cinco años, que estaría dotado de 26,4 millones de euros, y que abarcaría tanto equipos de media, como de alta tecnología. Queremos desechar el inmovilismo interesado de la anterior legislatura y nos lanzamos, desde el realismo y de una forma progresiva, pero con ilusión, al reto del futuro en cuanto a la importancia de actualizar los equipamientos tecnológicos de nuestro sistema de salud.

Entendemos que es importante en este sentido hacer un esfuerzo significativo en los equipos de alta tecnología, como aquellos de radiología convencional, mamógrafos, TC (tomografía computarizada), RM (resonancia magnética), equipos de radiología intervencionista, telemandos, salas de hemodinámica, gammacámaras, equipos PET (tomografía por emisión de positrones) y PET-TC, litrotríctores, aceleradores lineales o planificadores.

Capítulo aparte merece el área de Medicina Nuclear. Queremos situar a nuestra Comunidad Autónoma al mismo nivel de equipamientos de este tipo que la media nacional. En la actualidad solo disponemos de unidades de Medicina Nuclear en Ciudad Real y Cuenca, pero con este impulso vamos a incorporar la Medicina Nuclear en la cartera de servicios del nuevo plan funcional de ampliación y reforma del Hospital General Universitario de Guadalajara, así como en el nuevo Hospital de Toledo. La renovación y adquisición de nuevos equipos PET y gammacámaras y la apertura de nuevos servicios nos permitirá disponer de una amplia red de Medicina Nuclear capaz de cubrir las necesidades de nuestra población.

En definitiva, un Plan de Renovación Tecnológica del Equipamiento del SESCAM, que tengo la certeza que va a suponer una mejora significativa en la forma en que los castellanomanchegos reciben asistencia sanitaria, y un auténtico impulso que situará a nuestro Sistema de Sanidad Público en una situación óptima frente al reto del futuro y la modernidad.

 

Jesús Fernández Sanz

Consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha

Jueves, 19 Mayo 2016 14:23

Preparados, listos…Ya!

Comenzamos la carrera hacia los exámenes ordinarios y con ello el correteo de los estudiantes para poder entrar en las aulas de estudio y bibliotecas de nuestra ciudad.

Juventudes Socialistas de Albacete lleva años recordándole al alcalde y a las concejalas de juventud (la anterior y la actual), la necesidad de la apertura de aulas de estudio, ya que el ratio sigue siendo un puesto de estudio para catorce estudiantes y en cuanto a acondicionamiento una mejor insonorización.

Desde Juventudes junto con el grupo municipal socialista seguimos y seguiremos trabajando para que se puedan acondicionar aulas de estudio o por ejemplo se abran bibliotecas por la mañana, ya que son numerosas las muestras que recibimos de jóvenes que están cansados de lo que ocurre.

Esta semana la biblioteca de la UCLM comunicó, que habrá que presentar el carné en la biblioteca para poder acceder ya que también se han encontrado con un desbordamiento de estudiantes que acuden a ésta biblioteca. Sin olvidar el y tu mas que empieza a generarse por ver quien tiene la culpa de lo sucedido.

Mientras tanto el grupo popular sigue obstinado en la idea de que no hacen falta aulas de estudio, ni ampliar el horario. Pero antes de ayer sucedió una cosa chocante y es que como de comunicados va la cosa, anunció que reforzará el servicio de salas de estudio de los Depósitos del Sol y de la Posada del Rosario para poder abrir durante todas las mañanas, tardes y noches de los meses de mayo, junio y julio, así como las mañanas y tardes de los meses que van de julio a noviembre.

El problema sigue sin resolverse. ¿Cuando no halla sitio en las aulas de estudio y tampoco se pueda acceder a la biblioteca de la UCLM? ¿Donde vamos a poder estudiar los jóvenes de Albacete?

Querida concejala… obras son amores que no buenas razones.

Virginia Lozano Sánchez

Secretaria General de Juventudes Socialistas de Albacete

Miércoles, 18 Mayo 2016 04:40

El billete de 500 (II)

Bien, el Banco Europeo Central, asediado y contagiado de la abulia y la indolencia de los órganos que manejan la Unión Europea, ha tomado la decisión de dejar de emitir e imprimir los billetes de 500 euros, el billete de color morado y de más alto valor, solamente superado por el de 1.000 francos suizos (909 euros) y el de 10.000 dólares de Singapur (6.404 euros), lo que llevará a efecto a finales del año 2.018, pero que no cunda el pánico entre la población (pues ya se han visto pagos apresurados y nerviosos con ese billete de 500 euros), que cree que será perseguida por la posesión de estos billetes o que los mismos dejarán de tener valor liberatorio a partir de dicha fecha o de inmediato, lo que no es cierto, pues, aunque dejen de imprimirse, el billete seguirá siendo de curso legal y podrá seguir siendo utilizado como medio de pago, aunque lenta y paulatinamente, cuando vayan cayendo en manos de los Bancos Centrales, se irán eliminando de la circulación.

A este respecto, y como pone de manifiesto el Diario “Expansión” del viernes 13 de mayo del presente año, para Jim Leaviss, de la gestora británica de fondos M & G, el precio real del billete de 500 caerá, ya que alrededor de un 30% de los 300.000 millones de euros en circulación en este tipo de papel moneda tiene un origen sospechoso. “En un mundo donde todos saben que no es posible obtener nuevos billetes de 500 euros, intentar utilizarlos en una transacción podría ser una señal de que esa persona es un criminal o un evasor de impuestos”. Por tanto, para poder desprenderse de ellos, sus dueños deberán venderlos con descuento. Aunque hay quien opina, por el contrario, que el cese de la impresión de estos billetes incrementarán su valor, ya que seguirá habiendo demanda por parte de personas que ven en el billete de 500 euros el medio de guardar el dinero en metálico con menores costes de transporte o almacenamiento. Y según una encuesta entre inversores promovida por Leaviss, solo un 14% apoya su visión de que los billetes se intercambiarán con descuento, mientras un 36% cree que mantendrá su valor y un 50% opina que cotizarán con prima.

Ya se venía cocinando la idea de llegar a dejar de imprimir los citados billetes de 500 euros, culpabilizados de los fraudes en la economía, creyendo que con esta medida se habría de acabar con la economía sumergida, con el narcotráfico, con la venta ilícita de armas, con la trata de blancas y con el subsiguiente blanqueo de capitales. Si esto fuera cierto, habría que decir “que largo me lo fiáis”, que diría Don Juan Tenorio o el Burlador de Sevilla, y ¡a buenas horas mangas verdes!, porque si esto es así de cierto, repito, no sé yo qué coño han estado haciendo nuestros esforzados dirigentes, tanto nacionales, como europeos, que tanto montan, montan tanto, Isabel como Fernando, hasta el día de la fecha, como siempre, quizás, sesteando y mareando la perdiz, pero incapaces siempre de tomar medidas efectivas en cualquiera de los ámbitos de su competencia. Ahora bien, la cosa tiene gracia o, al menos, entramos en cierta contradicción, ya que esas actividades ilícitas han recibido el beneplácito y la bendición de esas mismas autoridades para contar con ellas en la elaboración del PIB, lo que es de aurora boreal y lo que no deja de ser una manera de engañarnos a los ciudadanos a fin de que sigamos viviendo en la inopia y en la quimera de que somos ricos siendo más pobres que aquéllos tildados “de solemnidad”, a los que los testadores hacían alguna manda en sus actos de última voluntad.

Mas, no todo han sido parabienes ante esta medida ni todos se lo han tomado como algo que era necesario y exigible. Así ha sucedido con Carl-Ludwig Thiele, miembro de la directiva del Bundesbank alemán, contrario a la eliminación del billete morado, sospechando que puede ser el primer paso para, progresivamente, ir eliminando el uso del dinero en metálico. Como muy bien ha dicho, “la libertad, a menudo, muere poco a poco”. Y no le falta razón al teutón, pues las grandes operaciones no se realizan ya con el trasiego de bolsas o maletines llenos de billetes, sino con apuntes en cuenta y transferencias de Banco a Banco. Ese deseo de acabar con el dinero en efectivo, contante y sonante, no anida sino en las cabezas de quienes quieren acabar con el último resquicio de libertad que le va quedando al hombre, el cual queda sometido al Ojo del Gran Hermano o al Ojo de Sauron, para acabar dominando el mundo y, por ende apoderarse del alma del ciudadano, cuyos pasos monetarios quedarían grabados para ser utilizados en su contra y, sobremanera, para pagar favores a la Banca, que incrementará hasta el infinito sus balances contables positivos con cargo a las comisiones que generaría la utilización universal del llamado “dinero de plástico” (léanse, tarjeta de crédito y débito, entre otros medios), lo que es tanto como poner al zorro a guardar las gallinas y nos llevaría al interrogante de ¿quién vigilaría al guardián?.

Ahora va a resultar que la culpa del blanqueo de capitales y otros actos delictivos radican en el objeto o medio con el que se comete el delito, o sea, en este caso, en la existencia de los billetes de 500 euros, lo que es tanto como decir que la culpa de los asesinatos y los homicidios radica en la existencia de los cuchillos, las pistolas y las escopetas, sin tener en cuenta que en el primer asesinato que se conoce en la historia de la humanidad, Caín mató a Abel con una quijada de burro. En fin, que las sentencias judiciales recaerán sobre el billete de 500, al que seguramente condenarán a 20 ó 30 años de cárcel, mientras los sujetos del delito(léanse los Bárcenas, los Púnicos, los Gurtelianos, los de la Taula y viceversa, etc, etc.) quedarán libres de culpa y se irán de rositas. ¡Ay, si yo llego a saber esto!.

Nos quieren hacer creer, esta panda de ineptos, que con la desaparición del billete de 500 euros, desaparecerían los delitos a los que el mismo se vincula, como si el que está puesto y dispuesto a defraudar no pudiera utilizar los billetes de 200, o de 100, o de 50, o de 20 o de 10, o de 5, incluso si necesario fuere hasta la moneda de un céntimo de euro. Pero, claro, con esta medida tratan de lavar su mala conciencia generalmente ligada a la actividad ilícita que dicen combatir.

Como señala Juan Manuel de Prada, nos hallamos ante una masa cretinizada, que no se cuestiona nada de nada, aunque le lluevan chuzos de punta, que, en respuesta a preguntas de reporteros, niegan conocer cuál y cómo sea un billete de 500 euros y casi juran y perjuran no haberlo tenido nunca entre sus manos, por el miedo a ser señalados con el dedo y a temer alguna sanción del Ministro de Hacienda, en un remedo de aquel examen que se sacó de la manga Esperanza Aguirre, a los aspirantes a Alcaldes en las últimas elecciones municipales, en el que se les preguntaba a los mismos si habían tenido o tenían cuentas en Suiza, con retintín, y como queriendo pillar en un renuncio a los aspirantes, que con voz cautelosa y temerosa respondían “no, nunca” y añadían no tener en el banco más de 5.000 euros y poseer un coche de hace veinte años.

En fin, pareciera que muerto el billete de 500 euros, muerto el delito (muerto el perro, muerta la rabia), sin caer en la cuenta de que el que ha de delinquir lo hará, a falta de esos billetes tan vilipendiados, con los de 200, 100, 50, etc., e, incluso, si necesario fuere, con moneda a moneda de céntimo de euro.

¡Vaya huerto de melones, y que me perdonen los melones, tenemos plantado en la Unión Europea, de la que, lamentable y desgraciadamente, formamos parte!

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

18 DE MAYO DE 2016

Jueves, 12 Mayo 2016 19:16

Día Internacional de la Enfermería

Artículo del consejero de Sanidad con motivo del Día Internacional de la Enfermería

Día Internacional de la Enfermería

En el día de hoy, 12 de mayo, celebramos el Día Internacional de la Enfermería. A partir del recuerdo en esta fecha del nacimiento de Florence Nightingale, considerada "fundadora" de la enfermería moderna, reconocemos el esfuerzo y nos sentimos más que nunca unidos en su trabajo a nuestros profesionales de enfermería.

El lema de este día para este año es: “Las enfermeras: Una fuerza para el cambio – mejorando la capacidad de recuperación de los sistemas de salud”, y si queremos hacer honor a ese lema, no podemos hacer otra cosa sino reforzar la profesión enfermera como motor de cambio y recuperación de un sistema que se ha visto muy afectado por los recortes.

En Castilla-La Mancha hemos sufrido esta situación, y es un orgullo saber que nuestro sistema esta soportado por unos profesionales de enfermería comprometidos, que se sienten parte inherente y defienden nuestro Sistema Público de Salud.

Debemos seguir apostando y reconociendo el desarrollo profesional y laboral del colectivo, pero sin poner zancadillas a las funciones que tienen atribuidas. Como el Real Decreto de prescripción enfermera, que deja limitada la protección de nuestros profesionales de enfermería en su trabajo diario. La mayoría de los Consejeros de Sanidad hemos reclamado en el Consejo Interterritorial de Salud la derogación de este Real Decreto, y vamos a seguir denunciando su aplicación y protegiendo jurídicamente a nuestros profesionales sanitarios.

En Castilla-La Mancha, además, la suspensión de la jornada de 35 horas, un derecho histórico de los trabajadores públicos, resultado del recurso del Gobierno central, afectará significativamente a los profesionales de enfermería. No obstante, estamos negociando con los representantes de los trabajadores de modo que se busque el menor impacto posible en los profesionales del sector sanitario, y con la garantía de que no se despedirá a los sanitarios contratados por la implantación de la jornada de 35 horas.

Evidentemente queda mucho por hacer y reparar, pero vamos a asumir ese compromiso de mejorar la profesión enfermera en nuestra región. Porque entendemos la importancia fundamental de vuestro papel. Porque la sociedad necesita ese componente humano y profesional que está intrínsecamente ligado a la profesión enfermera.

Sería estupendo que hoy todos pudiéramos experimentar y sentirnos un profesional de enfermería, aunque fuera solo por unas horas, por un día. Descubrir cómo cuidan de sus pacientes con una profesionalidad y un trato envidiables. Conocer cómo mantienen un estrecho contacto con ellos, pues no sólo los atienden en sus consultas, sino que se desplazan periódicamente a sus hogares para prestar cuidados sanitarios y participan también en la organización de grupos de educación para la salud y autocuidados, dirigidos principalmente a nuestros mayores, mujeres y niños.

Así, a su labor estrictamente profesional se suma el trato digno y humano con el que cuidan a sus pacientes, como si del primero se tratara. Todo ello propicia una complicidad única entre ambos.

Es una suerte saber que estáis allí, proporcionando el equilibrio necesario a pacientes y familiares entre la transmisión de valores humanos y los cuidados asistenciales. Al asistir en el parto o en pediatría, en atención primaria, ante emergencias, en el triaje de urgencias, en el quirófano, en planta, al atender a nuestros mayores, o también atendiendo y apoyando, a pesar del riesgo profesional, a las personas a las que les fue arrebatado su derecho a la sanidad universal debido a su condición irregular. Por todo ello y mucho más, nos sentimos en deuda y nos acordamos de las y los profesionales de enfermería en este vuestro día.

 

Jesús Fernández Sanz

Consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha

 

Miércoles, 11 Mayo 2016 15:58

Cien años de Don Camilo

Artículo de opinión del presidente de Castilla- La Mancha con motivo del centenario del nacimiento de Camilo José Cela

Cien años de Don Camilo

Este 11 de mayo celebramos el centenario del nacimiento de Camilo José Cela, que viene a coincidir con el del nacimiento de Buero Vallejo, y con el  IV Centenario de la Muerte de Cervantes.

Resulta fácil entender que Castilla-La Mancha celebre el Centenario de un autor nacido en nuestra tierra que figura por derecho propio en la Historia de la Literatura Española como Buero Vallejo. Son autores que a pesar de trascender a nivel internacional, siempre mantuvieron conexión con su tierra natal, y es motivo de especial orgullo para ésta. No cabe por tanto más que aplaudir y apoyar el esfuerzo de Guadalajara por recordarnos que pese a la potencia universal del Centenario de Cervantes, hay autores como Buero Vallejo que merecen brillar con luz propia.

En el caso de Camilo José Cela, alcarreño de adopción, no podemos menos que establecer interesantes paralelismos con Cervantes para entender la importancia que para Castilla-La Mancha tiene su Viaje a La Alcarria, y por qué no debemos dejar que pase de largo esta efeméride, citándonos además el 9 de marzo de 2018 o 2023, fechas en que se celebrarán 70 y 75 años respectivamente de la publicación del libro.

En su Viaje a La Alcarria alcanza Cela el máximo nivel jamás conseguido por nadie, y nunca superado, en el género del libro de viajes. La elección de una región empobrecida, la capacidad para retratar tipos y paisajes, la recuperación y profusión de términos y expresiones castellanas todavía en uso y que los escritores de la época daban por superados, la rápida repercusión de la misma que revitalizó un género de éxito en el siglo anterior, desnudándolo de romanticismo ansioso de aventura para centrar la búsqueda del héroe en el vivir cotidiano del ciudadano rural  de la época… y, en definitiva, en poner a una comarca olvidada en el centro de atención mundial, dotándola de una identidad y una referencia universal, son elementos suficientes para entender por qué Cela resulta de una importancia capital para Castilla-La Mancha y, sobre todo, para La Alcarria, un país de extraordinaria belleza que comparten Guadalajara y Cuenca.

En demasiadas ocasiones, la huella artística resulta primordial para entender, conocer y reflexionar de dónde venimos como comunidad, como país. Es imposible entender la Historia de España sin los retratos y las composiciones de Velázquez, El Greco o Goya; sin el Romancero, el Quijote, la poesía de Quevedo o la generación del 98. Cada autor comprometido con su época deja testimonio de algo más que los datos del historiador, y muchas veces ayudan a comprender el sentido de los mismos.

Cela retrató la España de posguerra con maestría y con valentía. Su Familia de Pascual Duarte, ofrece una visión descarnada de una España negra que aún pervive, y en La Colmena o Café de Artistas retrata una sociedad burguesa en la que sobrevive una bohemia, unidas ambas por la tradicional manera española de sobrellevar la pobreza, entre pícara y resignada. Finalmente, con Viaje a La Alcarria, Cela profundiza en la otra España, la alejada de la violencia y de la modernidad, anclada en un pasado glorioso retratado en sus monumentos, y dibujada por un paisaje tan hermoso como duro, que como La Mancha, esconde tras una fotografía árida, inmensos espacios naturales de belleza singular y única.

Por eso Cela, que fijó al final residencia en la Guadalajara donde siempre se sintió bien recibido y más integrado, es icono de esta tierra, y este 11 de mayo merece su espacio propio en un año tan plagado de efemérides por todas partes.

Y merece, sobre todo, una relectura de ese Viaje a La Alcarria que, sin duda, querremos inmediatamente emular.

Emiliano García-Page Sánchez

Presidente de Castilla-La Mancha

Página 8 de 19