Lunes, 07 Abril 2014 00:00

Los caprichos del destino

Cuando Rafael Candel decía hace 25 años que el sitio natural del Albacete era la Segunda División B no andaba desencaminado. Era por antonomasia la categoría en la que más  tiempo militaba el Albacete Balompié durante aquellas temporadas. Fueron  años en los que el Albacete siempre era un gallito de la categoría, pero por unas u otras circunstancias nos quedábamos atascados. Siempre con la miel en los labios.

Han  transcurrido tantos años desde  aquella época, han sido tantos los avatares que hemos vivido, que en estos momentos saber que está al alcance el ascenso, nos colma de ilusión.

Todo pinta bien en estos momentos.

Hace tan solo unas semanas la Hoya Lorca tenía una ventaja que parecía insalvable y, nos hemos plantado a cinco jornadas del final con 2 puntos de ventaja, que pueden ser suficientes para emparejarnos en el sorteo de campeones con Racing de Santander, Llagostera o  Sestao.

Ser primeros es tener medio ascenso resuelto. Y a pesar de lo que pesa un nombre como el del Racing, llevar 72 puntos  a estas alturas está sólo al alcance de los mejores. Y el Albacete juega muy bien al fútbol y queremos creer también que es de los buenos, sino el mejor de la categoría.

Los 15.000 espectadores que había en el partido ante la Hoya Lorca, se convirtieron en un record de asistencia desde que el equipo milita en la división de bronce.

La ilusión se ha desatado y esto no hay quien lo pare. Por eso recordando al Presidente de los Presidentes del Albacete estarán conmigo, que esta categoría ya no corresponde al Albacete.

El estadio, 6.000 fieles fijos y los que ahora llegan se merecen otro salto al fútbol profesional donde estarían todos los bálsamos necesarios para reverdecer viejos laurales: deportivos y económicos.

A José Miguel Garrido le puede salir redonda la jugada. De momento todo funciona a pedir de boca. Y es que no hay nada como ganar partidos para olvidar las miserias.

Mención aparte para nuestros paisanos de La Roda, que están un poquito más cerca de un milagro llamado permanencia. Las dos últimas victorias hablan por si sólas de lo que es capaz de hacer el cuadro rojillo que puede batir su propio registro de permanencia en la categoría.

Lunes, 07 Abril 2014 00:00

Vuelve el espectáculo

Tras unos años en los que todo eran disgustos, en Albacete se habla y mucho de fútbol y del Alba. Han sido años, sobre todo los dos últimos, muy complicados a nivel futbolístico. El descenso a la división de bronce fue muy duro y aunque se ha sido siempre un aspirante al ascenso, la categoría es la que es y no atraía a muchos. Eso sí, los fieles siempre han estado ahí.

Se nos vendió aquel famoso proyecto a tres años que sólo servía para tapar posibles fracasos. Es decir, si no ascendemos a la primera todavía nos quedarán otras dos oportunidades.  Un segunda b, por mucho que sea un gallito, no se puede permitir lujos de ese tipo. Para colmo si el equipo se descuida ni entra en la liguilla. Ya saben por dónde voy, pero agua pasada no mueve molinos.

Lo cierto es que, aunque lo que estamos viviendo no forma ya parte de dicho proyecto, puede ser a la tercera cuando se consume lo que toda la ciudad quiere. El ascenso a segunda división puede llegar esta temporada en la que, pase lo que pase, ha vuelto el espectáculo. Estamos viviendo los mejores momentos del Alba. Buen juego, resultados, liderato,  la afición se está volcando, en todos los mentideros se habla del posible ascenso…poco más se puede pedir.

Pese a quien le pese un ascenso del equipo más representativo de nuestra tierra es muy importante para la ciudad.  Repito, pese a quien le pese el Alba le ha dado mucho a Albacete. Por eso y porque soy de Albacete y del Alba quiero, como ustedes, el regreso  de los blancos a la Liga de Fútbol Profesional en una temporada en la que al Carlos Belmonte ha vuelto el espectáculo.

Página 4 de 4