www.albaceteabierto.es
El arquitecto de la vida que quieres vivir
Ampliar

El arquitecto de la vida que quieres vivir

martes 25 de septiembre de 2018, 17:58h
Ni más ni menos que tú. Nadie más puede coger las riendas y construir tu futuro. Deberás ser tú quien se encargue de esta ardua pero gratificante tarea. ¿Has dejado tu destino en manos del azar demasiadas veces? Conciénciate, el libro de tu vida se escribe día a día, y tú eres el autor.

Pon en orden todas tus ideas

Para poder ver el conjunto de todo lo que has hecho hasta ahora, y de todo el camino que te queda todavía por recorrer, tienes que parar un momento y reflexionar. Aunque lo habrás oído mil veces, te aconsejamos que pongas por escrito tus logros ya conseguidos y tus objetivos.

Haz dos columnas, una para cada cosa. Te sentirás tentado a hacer una tercera con los fracasos, pero no te machaques. Enfócate en lo positivo con el fin de poder avanzar. Si nos revolcamos repasando y analizando todo lo que no ha salido bien lo más probable es que acabemos por desmotivarnos.

De nada sirve regañarte a ti mismo por todo aquello que no fue lo que esperabas. Seguramente en su momento ya te castigaste suficiente por eso. Como se suele decir: el dolor es inevitable, sufrir es opcional. Así que céntrate en esas dos columnas y empieza por ahí.

En la primera vas a detallar los éxitos que consideras que has tenido hasta ahora a lo largo de tu existencia. Pueden ser laborales, personales o una mezcla de los dos. No seas duro, pon cualquier cosa de la que te sientas mínimamente orgulloso. No hay logro pequeño, recuérdalo.

En la segunda columna, escribe todas aquellas metas a las que quieras llegar. Da igual si los sueños son locos, factibles o no. Estos textos seguramente van a ayudarte a definir un poco más los asuntos sentimentales, que son otra parte importante de los objetivos por cumplir.

Tu situación sentimental, al desnudo

Puede ser que te encuentres en una encrucijada en estos momentos. Llegan etapas en la vida en las que nos toca decidir, y pensar qué queremos hacer con respecto a nuestra situación sentimental. Por más que queramos ignorar este tema, antes o después salta a la palestra y nos toca hacernos cargo.

Si estás soltero, debes pensar si quieres seguir estándolo o si por el contrario ha llegado el día en el que deseas compartir con alguien más la vida que llevas. No te agobies, generalmente debes estar tranquilo y llevar un día a día pleno para que por sí solo, el amor toque a tu puerta.

Por otro lado, tenemos a las personas que sí tienen pareja pero que no están seguras del todo de la relación. Las dudas acaban apareciendo antes o después. A veces están ahí desde el principio y es mala señal de entrada. En otras ocasiones las trae el tiempo y hay que saber lidiar con ellas.

Es fundamental en este sentido que seas absolutamente sincero contigo mismo, ¿es esta la vida que quieres? No te dejes llevar por la inercia o podrías levantarte un día con el pelo totalmente canoso y arrepintiéndote de no haber sido más valiente cuando tuviste la oportunidad.

¿Estás felizmente emparejado? Pues enhorabuena, muchos dirían que es la situación ideal. Si ya estás pensando en matrimonio, la primera revista española especializada en bodas para el colectivo gay, Wedding G Magazine, pone a tu disposición información muy útil acerca de las bodas gay.

En el amor, la experiencia también es un grado

Y es que lo habrás escuchado mil veces aplicado a otro tipo de facetas de la vida. Sobre todo, en la laboral o cuando alguien habla de cierta habilidad social que ha adquirido después de muchos años de práctica o directamente de darse batacazos y cometer errores.

Pero lo cierto es que la experiencia es un grado siempre, en cualquier situación, y por supuesto, también en el amor. Hay quien tropieza mil veces en la misma piedra, de hecho, se le atribuye especialmente al ser humano esta característica que parece ser que no tienen los animales.

Lo cierto es que nos cuesta aprender, y mucho. Si repasas tu historial amoroso seguramente verás varias piedras que si no son la misma (que también puede ser) son muy parecidas. Tendemos a olvidar lo que no queremos tener presente, y con esto, repetir las equivocaciones del pasado.

Las etapas de la relación son muy distintas unas a otras, y también hay que saber ir asumiéndolas y teniendo en cuenta que se trata de una evolución constante. Disfrutar de los buenos momentos y saber gestionar los malos son competencias que sí o sí vas a tener que desarrollar.

Cuando todo se ponga oscuro, cuenta hasta diez

Es decir, nunca tomes decisiones precipitadas. Si estás ante un cruce de caminos, tienes algún problema serio, o simplemente no sabes por dónde debes continuar, párate y respira. Y si es necesario, vete un tiempo. Unos días, una semana o todo lo que te haga falta.

Desconectar y respirar aire distinto nos hace ver las cosas desde otra perspectiva y allí donde solo había caos e incertidumbre empiezan a aparecer pequeños rayos de luz. Siempre es una buena idea pensar en nuestro propio bienestar y tomar acciones que nos lleven a mejorarlo.

Por ejemplo, el deporte suele ayudar mucho en estos casos. Una actividad física de moderada a intensa nos permite vaciar la cabeza de pensamientos negativos y despejar las ideas. En definitiva, cuando pensamos demasiado perdemos objetividad y dejamos de relativizar adecuadamente.

Date algún que otro caprichito, ¡es muy beneficioso! Masajes Bilbao dispone de una gran variedad de tratamientos de masajes en Bilbao para todos los gustos. Los masajes relajantes en Bilbao son un regalo buenísimo para hacerte a ti mismo, no hay nada como invertir en relax.

No le des más vueltas: todo es tan sencillo o tan difícil como nosotros lo queramos ver, recuérdalo. Si te sientes agobiado echa el freno de mano, no te dejes presionar, las prisas no son buenas. Y sobre todo ¡no permitas que nadie tome el control de tu vida, solo tú eres el piloto!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios