www.albaceteabierto.es

Vacaciones low cost 2020: crece la demanda para destinos “inesperados”

viernes 24 de enero de 2020, 13:12h
En los últimos años, el turismo low cost ha crecido enormemente gracias a las numerosas ofertas de vuelos y alojamiento disponibles.

Si antes las vacaciones eran una cita anual, preferentemente veraniega y de por lo menos una semana, ahora son los viajes cortos los que se están convirtiendo en una oportunidad para escapar de la monotonía de la ciudad. Por eso gustan tanto a millones de viajeros que ya no podían esperar a Agosto para la típica semana en la playa, ahora hay mucha más oferta durante todo el año gracias a las necesidades del renovado sector turístico que por fin ha permitido a las vacaciones hacerse menos exclusivas.

Una escapada de una par de días ayuda a recargar las pilas

Las escapadas de un par de días son más simples, baratas y sobre todo se puede hacer varias durante todo el año. Lo que los turistas suelen apreciar más de las vacaciones low cost es el hecho de que a menudo no es necesario tomarse días libres en el trabajo, ya que para viajes cortos se pueden aprovechar los fines de semana y los puentes que se superponen entre una semana y otra. Los principales destinos suelen ser los países europeos más populares como Francia, Italia, Alemania y Reino Unido, gracias a la excelente conexión aérea entre estos países y nuestros aeropuertos, aunque están creciendo mucho la demanda para los lugares más especiales de países tal vez menos conocidos, como nuestro vecino Portugal o la misteriosa Rumanía, veamos porque.

La costa del Algarve, Portugal, es uno de los lugares más bellos para visitar. Especialmente si buscas días soleados para relajarte en las playas sin la multitud de las costas españolas. Las costas interminables, las lagunas tropicales y los magníficos paisajes de playa hacen que Algarve sea un destino TOP en la lista de viajes de todos los apasionados del surf y de la vida marinera. Lo mejor de todo, es que es un destino muy cercano a España, por lo que te puedes permitir una escapada incluso para fin de semana. El mejor momento para visitar Algarve, es entre finales de abril y principios de junio, para así evitar la ola de turistas.

Consejos para aparcar al aeropuerto

Si a la hora de planear un viaje, prefieres no depender de nadie para que te acerque al aeropuerto, te ofrecemos un plan para ir por tu cuenta sin preocuparte de nada. Reservar una plaza de parking aeropuerto Valencia, nunca ha sido tan fácil. www.myparking.es es una de las webs dedicadas a la reserva del parking online que te ofrecen la posibilidad de alquilar tu plaza de aparcamiento en aeropuertos, estaciones, puertos y ciudades de toda España e Italia a través de un clic, al mejor precio y pudiendo consultar información sobre cada parking disponible. Con MyParking dejarás tu vehículo en parkings seguros y vigilados y además con un cómodo servicio de traslado al aeropuerto incluido, para que no cargues con tu equipaje a mano. De esta manera, puedes estar tranquilo por el bienestar de tu vehículo, mientras disfrutas de un viaje inolvidable.

Alquilar un coche en Faro y escaparse de playa en playa

La mejor manera de viajar, es en avión desde el aeropuerto de Valencia hasta el aeropuerto de Faro y a partir de ahí, alquilar un coche para poder acceder de forma más cómoda a las playas como: Playa de Camilo, Playa de Marinha ó Playa de los Estudiantes, que te van a enamorar con sus entornos y aguas cristalinas. Si haces surf, cabalgar sobre las olas de este lugar te va a gustar mucho. Si eres más de hacer senderismo, en Sierra de Monchique te esperan unas bonitas rutas por descubrir. Justo en pie de la sierra encontrarás las aguas termales curativas de Caldas de Monchique. Para descubrir playas vírgenes te recomendamos coger ferry desde Tavira hasta la Isla de Tavira. En los puertos y paseos marítimos de los principales puntos turísticos del Algarve, no te faltarán ofertas de excursiones para ver a los delfines, que nadan felices y libres, a escasa distancia de la costa de Algarve.

Disfruta de la naturaleza y prueba los platos locales

La cueva de Benagil es, probablemente, el atractivo natural más impactante que ver en el Algarve. Puedes llegar a ella nadando desde la cercana playa de Benagil ó en kayak. Si te gusta la gastronomía tradicional, no te puedes perder los deliciosos platos como la cataplana, que es una especie de guiso al vapor a base de pescado y verduras. Entre los dulces más típicos, destaca el llamado “Dom Rodrigo”, elaborado a base de huevo hilado que se sirve envuelto en papel de plata (y que se puede comer acompañado de helado). Sí quieres sentirte como un verdadero pirata, te proponemos navegar en el barco pirata Leãozinho. Podrás admirar los lugares más hermosos de la costa del Algarve. Visitarás playas de arena blanca, hermosas cuevas y grutas e incluso tendrás la oportunidad de nadar en el mar antes de volver a casa.

Los misterios de Rumanía ahora que ya conocemos a Drácula

Si te gustan los destinos históricos te proponemos visitar algunos castillos encantadores, que se alojan en las faldas de Rumanía. Primero en nuestra lista es el Castillo de Peles, un auténtico castillo de cuento, antigua residencia real, convertida hoy en museo. Fue de los primeros castillos de Europa en gozar de calefacción central, electricidad propia y ascensor, estación telefónica, alcantarillado y sistema de aspiración para la limpieza. En el interior se pueden encontrar 160 salas, todas ellas lujosamente adornadas y de diferentes estilos. Además, el castillo cuenta que su propia sala de teatro donde fue proyectada la primera película en Rumanía. Situado en la bonita zona de Sinaia, llena de edificios y restaurantes con las influencias sajonas que caracterizan a toda la región. Es una escapada perfecta si os alojáis en Brasov e incluso desde la capital, Bucarest.

Comer sarmales y visitar castillos, ya verás que no está nada mal

A escasos 200m del Castillo Peles, dentro del mismo complejo, se puede visitar el Castillo Pelișor. Se trata de un castillo más pequeño, pero que no deja de ofrecer unos paseos llenos de historia y arquitectura admirable. A 50km de estas dos joyas, nos encontramos con el castillo de Bran. Envuelto en mucho misterio y erróneamente más conocido como el castillo de Drácula. El pueblo y los alrededores son especialmente fascinantes para visitar en temporada de invierno, ya que cuando está nevado el paisaje es un auténtico placer para el ojo. Uno de los platos más típicos de la zona, que hay que probar, son los “sarmales”. Se trata de unos rollos de carne picada con verduras y arroz, envueltos en hojas de col. Para servir se acompañan con “Smantana”, crema agria de leche (o yogurt griego). De postre típico, no puedes perderte los “papanasi”, es una especie de buñuelo que sirven caliente, con una salsa de yogurt y mermelada. Hacer tus desayunos, comidas y cenas fuera del alojamiento sale muy bien de precio. La manera más cómoda para hacer tu viaje es en avión desde el aeropuerto de Valencia, hasta Bucarest y alquilar un coche para hacer una ruta a tu gusto por los castillos y la zona.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios