www.albaceteabierto.es

España se muere

Por Miguel Ángel Vicente
miércoles 27 de enero de 2021, 06:05h

Podrá parecer este titular exagerado y sin fundamento, pero lo cierto e incontestable es que desde que la Coalición del mal, es decir, la entente PSOE-Podemos, ha tomado el Poder en este país, aun hoy, a duras penas, llamado España, éste (un país con más de 500 años de existencia gloriosa, pese a quien pese), puede decirse que ha entrado en barrena y nunca mejor dicho, porque la citada Coalición, fundamentada en el mal infernal y criminal, no tiene otra aspiración y finalidad que socavar todo el entramado constitucional forjado a través de la llamada exitosa Transición, base y fundamento de nuestra actual Constitución, la de 1.978, para convertir a esta noble Nación en una democracia bananera, más bien pseudo-democracia, basada en la dictadura y el totalitarismo de los mandamases, ni diremos de turno, porque en este tipo de regímenes, los dichos mandamases no se alternan en el poder, sino que el grupo que logre encamararse al mismo y pegarse como una lapa a las poltronas del Poder, quedan en un estatus de inmovilismo, es una especie de estatuas de piedra, cuyo desplazamiento es algo imposible para ningún mortal, y desde ese balcón draconiano de rencor, odio, maldad y criminalidad, gobiernan despóticamente, cual sátrapas de la peor ralea, en busca, por un lado, de la sumisión o esclavitud del pueblo, de la plebe, a la que someten a todo tipo de iniquidades, a fin de hacerla sumisa y obediente a los designios caprichosos de esos gobernantes, incapaces, indignos y sacrílegos civil y religiosamente, sin escrúpulos y faltos de principios y carentes de ética y moral, y evitar cualquier levantamiento u opinión distinta o diferente de las proclamas vomitadas por aquéllos, convirtiendo a ese pueblo en una masa de carne con ojos, en una masa cretinizada, tal como regularmente expresa Juan-Manuel de Prada, y a la que solamente le queda como principio de su existencia sobrevivir de la peor manera, incursas en la miseria, la pobreza, la humillación y la vileza, signos de lo cual están ya a la orden del día en nuestra patria, pues solamente basta ver las llamadas “colas del hambre”, increscendo sin solución de continuidad, amén de la ruina de miles y miles de empresarios y autónomos, con la lista del paro desbocada, aunque maquillada con el tema del ERTE, de los que, más temprano que tarde, se transferirán a esa maldita e incorregible lista, sin dejar de lado la deuda pública que también se desborda, así como la privada.

A ese destino inasumible en un Estado de Derecho del siglo XXI, en una Nación miembro de la Unión Europea, en el que deben tener prioridad la defensa de los Derechos Fundamentales contenidos en la Declaración de Derechos Humanos de 1.948, y en el que la vida y la libertad debieran imperar a ultranza y ser protegidos con la vida misma, valga la redundancia, es al que nos dirige irreversiblemente, esa maldita criminal Coalición que integra el actual Consejo de Ministros, que, en una país verdaderamente democrático, todos sus miembros, así como sus adláteres, corifeos, acólitos, paniaguados y mamandurrieros, ya estarían entre rejas, de por vida, como pena más benigna y benévola, pues a sus espaldas llevan la nada despreciable cifra de casi 100.000 muertos, derivados de la pandemia del coronavirus, ante la que, desde el principio y de una manera regular, han hecho la vista gorda, con una improvisación, imprevisión, imprudencia e irresponsabilidad impostadas, con un Dúo Sacapuntas al frente, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el Director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, a los cuales se les ha mantenido y se les sigue manteniendo al frente de lo que en sí es una auténtica plaga bíblica, y cuya ignorancia e incompetencia están archidemostradas por sus salidas de pata y sus meteduras de las mismas, que han llevado a nuestro país a un estado de emergencia sanitaria y, a su vez, económica, como no se habían dado en nuestro territorio desde la posguerra nacional, y que aún están ahí creyéndose los más listos del mundo mundial y mintiendo, además, como bellacos, en un erre que erre imparable y bajo la supervisión y consentimiento del Presidente del Retroprogresista Criminal Gobierno de España, el inefable, indolente y mentiroso, Pseudo-Doctor Sánchez (ya saben, un Falcón para él y su señora, y otro, o quizás ya dos o tres, para su nariz), conocido por ello como “Pinochón”, por el tamaño que día a día van adquiriendo sus napias, y también conocido como “Pedro el Guapo”, que esta es otra de las facetas de un insulso e impresentable sujeto, que pasa olímpicamente de los males que está sufriendo el pueblo español, mientras él, se lava las manos, como Poncio Pilatos, dejando hacer a su Vicepresidente Pablito Iglesias, alias “El Moñas”, cuya presencia ya invita a vomitar, por el aspecto de desarreglado y sucio, y al que le sientan los trajes como a un Cristo dos pistolas, por mucho que se esfuerce en aparentar cierta clase. Y que han abandonado la dirección para combatir la pandemia, dejándola en manos de las Comunidades Autónomas, pero no sin antes atarlas de manos, valga la redundancia, a fin de hacer recaer sobre las mismas toda la responsabilidad y el desastre que está corriendo como un reguero de pólvora todo el suelo patrio, mientras ellos, se dedican a otra cosa, como, por ejemplo, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, un torpe, incompetente, inepto e inútil, amén de majadero, dedicado a las Elecciones en Cataluña, y si es verdad que los catalanes, según el sondeo de otro que tal baila, el CIS de Tezanos, que le encumbra a lo más alto y le da vencedor de los comicios antedichos, es que los catalanes demuestran haber perdido cualquier sentido de la sensatez, de la cordura y de la lógica.

Y otro escándalo, que lo constituiría si en este país, repito, aun hoy, a duras penas, llamado España, existieran los contrapesos de los medios de comunicación, el hecho de que nuestro iluminado Pseudo-Doctor, abogue porque tanto él, como cualquier otro miembro de su Gabinete o Alto Cargo, que comparezca en la Sala de Prensa de La Moncloa, lo haga como un pincel, sacando a concurso una plaza de maquilladora-peluquera, para poner guapos a tales insignes miembros de la alta alcurnia, sobre lo que ya opinamos en el artículo anterior y concluíamos que tarea y faena, de las gordas y grandes, ha de tener la que se lleve el gato al agua, dadas las características de estos sujetos que parecen más bien salidos de una tropa de orcos, las fuerzas infernales de Sauron, dirigidas a dominar la Tierra Media, habiendo salido a la luz, que “Pedro El Guapo”, ya venía usando de un peluquero, para atusarle el mismo, pintarle las canas aquí, acá y acullá, según considere el gurú de La Moncloa, Iván Redondo, a fin de aparentar una imagen impostada y artificial, más bien convirtiendo al personaje en una marioneta de cera, sin rasgos faciales relevantes, y con una mirada perdida, insensible, de loco de atar, quedando, desde luego, muy lejos su afán de conseguir una imagen apolínea a modo del David de Miguel-Ángel Buonarotti y, por ende, convertirse en el árbitro de la elegancia”, ignorando, tanto unos como otros, ese refrán de nuestro refranero, tan certero, como a su vez, tan puñetero, según el cual “la mona, aunque se vista de seda, mona se queda”. Desde luego es impresentable e inasumible que este berzotas esté más pendiente de su belleza y elegancia que de arremangarse, ponerse el mono de trabajo y dirigir esta Nación hacia un puerto seguro, lo que, a lo que se ve, será tanto como pedir peras al olmo.

Y dentro de la degeneración y la perversión que adorna a la mayoría de los miembros de nuestra clase política, sea dirigente o no, nos encontramos con la desvergüenza y la sinvergonzonería, de quienes, por razón de su cargo, hacen de su capa un sayo, y se saltan a la torera el protocolo de vacunación, creyendo que es vital su supervivencia sobre el resto de la población de a pie, tal como ha ocurrido en más de 300 casos y, quizás, sean más los que finalmente salgan a la luz, sin que al día de la fecha, se conozcan otras dimisiones que las del Consejero de Sanidad de la Comunidad de Murcia, Manuel Villegas (la primera en darse) y la del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (EL JEMAD), Miguel-Ángel Villarroya, en un salvarse antes los capitanes del barco a la deriva, que los niños y las mujeres, constituyendo esta acción una indignidad que define bien a sus autores, sobremanera el citado Jemad, que se explayó sobre sus compañeros de armas jubilados que alertaron sobre la deriva que, con este Gobierno, estaba tomando el país, mas en el pecado, lleva la penitencia.

Y hablando de la deriva del país, resaltar la valentía del Consejo General del Poder Judicial, del que 16 de los 21 Vocales (siempre hay sumisos y partidistas) alertan de que la reforma acelerada, saltándose todos los controles, de dicho órgano de dirección de los jueces es contraria a la Constitución y a las exigencias europeas (Comisión de Venecia), con un Presidente, Carlos Lesmes, dispuesto a preservar a todo trance, la independencia del Poder Judicial, sobre cuyo asunto volveremos el próximo día, y evitar la toma del mismo por el Ejecutivo y el Legislativo.

Finalmente, subrayar, si ante estos dos últimos hechos, la dimisión obligada habría de ser de la Ministra de Defensa, Margarita Robles, y del Ministro de Justicia, Juan-Carlos Campo.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

27 de enero de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios