www.albaceteabierto.es

Detenido un ciudadano rumano tras ser denunciado por unos compatriotas explotados en el campo de Balazote

viernes 25 de julio de 2014, 15:37h

La Policía Nacional de Albacete ha detenido a un ciudadano rumano por delito contra los derechos

 de los trabajadores, después de ser denunciado por algunos de sus compatriotas al verse engañados por el trato vejatorio y de explotación que sufrían al trabajar en el campo de Balazote.

El incremento detectado de ciudadanos rumanos que se han desplazado a la provincia para participar en las tareas de recolección agrícola que, iniciado en primavera, finalizarán con la vendimia, propició la atención de la Comisaría de Albacete, que intensificó controles preventivos y vigilancias en asentamientos, lugares de habituales de recogida de los temporeros, fincas, explotaciones agrícolas y empresas dedicadas a facilitar la mano.

Entre otras gestiones, desde la Comisaría, se facilitó información directa a las potenciales víctimas para impedir la actividad ilegal de intermediarios empeñados en sacar provecho de su trabajo, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Los controles permitieron conocer como un grupo de ciudadanos rumanos que se habían alojado en una de las naves del polígono industrial de Balazote, pudieron haber sido víctimas de explotación laboral, noticias que se vieron confirmadas posteriormente, al conseguir la declaración de dos ciudadanos afectados.

Las dos víctimas conocidas informaron de la precaria situación económica que sufrían en Rumanía, ante lo que se pusieron en contacto con un compatriota, que les prometió trabajo de recolección agrícola en la provincia de Albacete, en unas condiciones económicas aparentemente muy atractivas, además de alojamiento digno y transporte hasta el trabajo, lo que les animó a emprender viaje hasta la localidad de Balazote, en cuyas inmediaciones comenzaron a trabajar en la recogida y recolección de ajos.

Poco tardaron en comprobar la falsedad de las promesas recibidas: las jornadas laborales excedían las diez horas, el número de días cotizados era muy inferior al los realmente trabajados, del salario a percibir solo les fue entregada una mínima parte, en algún caso a razón de un euro por cada jornada trabajada, todo ello con la excusa de descuentos por transporte, cinco euros por día y dos por cada desplazamiento que realizaban para comprar alimentos.

Además de estar alojados en una nave industrial que compartían con otras sesenta personas, en unas condiciones de hacinamiento, carentes de medidas higiénicas y de la más mínima dignidad.

Las investigaciones policiales permitieron conocer al responsable de la situación de explotación y vejación que sufrían los trabajadores, que resultó ser C.A.P., rumano, que fue detenido y puesto a disposición judicial.

El detenido está afincado desde hace varios años en España. Tiene antecedentes por delitos contra la propiedad, y que en los últimos meses había decidido cambiar sus actividades ilícitas por otras más rentables económicamente como son: la captación con engaño en su país de origen, traslado y explotación de personas asumiendo labores de intermediación ante empresarios del sector, a los que ofrecía, de forma ilegal, mano de obra de compatriotas desesperados por su  situación económica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios