La escultura de Raimundo Cobos Fuentes llega al Centro Cultural de La Asunción de Albacete

jueves 02 de febrero de 2017, 09:28h

El próximo jueves, día 9 de febrero a las 20 horas, se inaugura la exposición “Teluro y éter”

El Centro Cultural de La Asunción de Albacete albergará, desde el próximo jueves 9 de febrero y hasta el 3 de marzo, la exposición "Teluro y Éter", del escultor Raimundo Cobos Fuentes,

Raimundo Cobos Fuentes, de Castellar de Santiago (Ciudad Real), licenciado en Bellas Artes en la Politécnica de Valencia y profesor de Dibujo y Artes Plásticas en el IES Alfonso X El Sabio de Toledo, intenta conciliar creación y docencia en un entorno cada vez más hostil para el arte. Destaca en su obra el uso de diferentes medios como la pintura, el metal, el cuero, el aire, la luz o el agua.

Esta exposición viene de la evolución que partiera desde los ochenta con el hierro y la madera como elementos principales de construcción que se fueron aligerando hasta presentarnos estas 27 esculturas realizadas con materiales livianos como papel y madera en las que destaca la creación de un espacio que batalla entre la geometría de la recta agotada por la tensión y las formas orgánicas.

En esta exposición presenta además quince relieves de los que varios ya se vieron en la Biblioteca Regional de Castilla la Mancha en Toledo en la exposición "No tengo palabras" y doce piezas más de bulto redondo de medio a gran formato; algunas de estas obras nunca han sido expuestas anteriormente y otras se han visto en el concurso internacional de artes plásticas de Valdepeñas.

Han pasado 24 años desde la exposición "Esculturas para sordos" que el mismo autor nos presentara en el Ayuntamiento de Albacete dentro de las "IX jornadas Amantes de las Basuras" hasta ésta de ahora, "Teluro y Éter", que transita en una frontera sin límites claros, donde la horizontal se rompe, germen en la tierra, para levantar las formas de una geometría frustrada; lo sólido rodea el espacio hasta llegar a constituirse en aire velado, arpa del viento que recorta el volumen perdiendo cada vez más peso. No hay ruptura, es un tránsito por un camino del que no se ve el final, que ha ido aligerando materiales en un espacio fragmentado, donde el espectador construye con la sugerencia del papel que envuelve, gasa que vuela sin caer en un día sin viento.

La exposición permanecerá abierta en horario de lunes a viernes de 10 a 14 y de 18 a 21 horas y los sábados de 10 a 14 horas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios