www.albaceteabierto.es

Alegría y fiesta grande para despedir una temporada espectacular en el Alba

Juan C. Picurelli (Fotos Ana Díaz)
Juan C. Picurelli (Fotos Ana Díaz)
lunes 09 de junio de 2014, 07:12h

El Albacete Balompié, tras vencer al Racing y proclamarse campeón de Segunda B, 

tuvo un merecido homenaje. El Carlos Belmonte albergó una gran fiesta de luz y sonido al más puro estilo de equipo de Primera

Se explicaba hace dos semanas que tras el partido ante el Racing habría una gran fiesta, y se pidió a la afición que no hiciera invasión de campo. Lo cierto es que mereció la pena, pues tras el pitido final del árbitro el Carlos Belmonte se convirtió en el teatro de los sueños.

Un escenario espectacular. Las luces se apagaron, para encender diferentes focos situados por las gradas y el césped. Muchos altavoces reproduciendo música y las palabras de los protagonista, en un acto que fue presentado por el periodista Luis Castelo.

Mientras se preparaba el decorado, en el marcador se vieron vídeos de los mejores momentos del año del ascenso. Luego dos lonas gigantes se extendieron por el terreno de juego. Una circular que se colocó en el centro del campo, con el escudo del Alba en el centro y la frase ¡Ya estamos en 2ªA!. Otra que llegaba desde la zona de vestuarios, hasta la mitad del terreno de juego, por la que fueron desfilando de uno en uno los jugadores.

Se les acompañó con un cañón de luz que fue iluminando su recorrido. Emotiva fue sobre todo la salida de Calle, todos sus compañeros se arrodillaron para recibirle, mientras el Belmonte coreaba su nombre. Al igual que el manteo a Sampedro, por parte de todos sus jugadores.

Antes del desfile de la plantilla, ex jugadores como Catali, Coco, Parada, Cabrero, Juanito, Antonio López Alfaro y el tenista Guillermo García López, también participaron en dicho homenaje y dijeron unas palabras a los aficionados.

Con toda la plantilla, cuerpo técnico y el resto de componentes, sobre el centro del campo, César Díaz, Noguerol y Luis César Sampedro tras ellas, con la afición entregada, Casimiro Ortega saltó al césped para cantar el himno del Alba que él mismo compuso. Con el final, varios cañones dispararon confeti plateado, mientras futbolistas y afición disfrutaban de lo lindo.

La plantilla quiso dar una última vuelta de honor al campo, agradeciendo el apoyo del público. Si algo queda claro tras esta magnífica campaña es que de nuevo la afición despierta junto al equipo, y esperemos que en Segunda sea todo igual o mejor. Un homenaje magnífico, para una campaña brillante. Ahora llegan las vacaciones y en breve a seguir disfrutando del Albacete, pero en Segunda División.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios