www.albaceteabierto.es
El Ayuntamiento de Albacete decide desmontar el refrescante El Pinar del parque de Abelardo Sánchez
Ampliar

El Ayuntamiento de Albacete decide desmontar el refrescante El Pinar del parque de Abelardo Sánchez

jueves 16 de julio de 2020, 18:01h

El Ayuntamiento de Albacete tiene previsto crear un nuevo refrescante, que sea viable; cumpla con la normativa y quede integrado en el Parque

Para dar servicio este verano se tratará de buscar una solución transitoria

El refrescante El Pinar será desmontado y retirado del Parque dado su estado de abandono y la imposibilidad de hacer viable su explotación dada su actual situación

El refrescante El Pinar, situado en el corazón del Parque de Abelardo Sánchez, será desmontado y retirado debido a su mal estado. El propósito es eliminar todos los elementos de este café bar que afean el emblemático pulmón de la ciudad y constituyen un problema de salubridad y seguridad, dado el estado de deterioro alcanzado.

Así lo ha anunciado el concejal de Sostenibilidad, Julián Ramón, que ha informado de esta decisión, después de mostrar ante los medios de comunicación la situación en la que se encuentra esta instalación municipal que lleva más de tres años cerrada y abandonada.

El mal estado del exterior de esta instalación de titularidad municipal es más que visible, con pintadas y elementos rotos, con el consiguiente peligro que entrañan. El interior su situación es, si cabe, todavía peor.

“Con este problema heredado nos encontramos cuando accedimos al gobierno en el Ayuntamiento de Albacete, ha pasado ya un año y créanme si les digo que hemos tratado de darle una solución, pero el mal estado de la instalación y las dificultades de poner en marcha en este local tal y como se encuentra, un servicio de restauración, nos han llevado a tomar la decisión de desmontar el actual refrescante”, ha explicado el concejal de Sostenibilidad.

El propósito es que una vez quede este espacio limpio, sin estos elementos que deterioran el entorno del Parque y constituyen un peligro, se pase a proyectar la construcción de una nueva instalación que, dentro de la normativa urbanística, permita su explotación y ofrecer un servicio de restauración en este lugar.

Mientras tanto, y de cara a este verano, la intención es buscar una solución transitoria para dar el servicio de refrescante al Parque de Abelardo Sánchez, a la espera de que se realice el proyecto definitivo, “nos pondremos a trabajar desde ya en la solución definitiva, que queremos que esté cuanto antes, ojalá y sea posible para el verano próximo”, ha indicado el concejal.

El refrescante lleva años cerrado, pero además arrastra una situación de abandono y menoscabo, pues ha sufrido diversos actos vandálicos, incluso el incendio de una instalación anexa que realizó el anterior adjudicatario de la explotación. Su situación actual hace imposible que pueda ponerse en servicio, pues la adecuación que requiere sería muy costosa, dado que sería necesario hacer una reforma integral para poder cumplir con la legislación vigente, por ejemplo en materia de accesibilidad, y poder disponer de un aforo suficiente que compense la inversión.

Antecedentes

El refrescante El Pinar es una instalación propiedad del Ayuntamiento de Albacete, si bien ha venido siendo objeto de explotación a través de diferentes contratos administrativos.

En abril de 2018, es decir, durante el mandato anterior, se resolvió el contrato con el último adjudicatario y se inició el proceso de una nueva adjudicación que se autorizó en octubre de 2018. Ya entonces se justificaba que dado el estado de abandono de las instalaciones y el deterioro sufrido en las mismas por su falta de mantenimiento y conservación, era necesario que a la hora de buscar un adjudicatario se tuviera en cuenta la propuesta que éste hiciese para adecuar dichas instalaciones.

La empresa que resultó adjudicataria solicitó licencia de nueva planta para reformar y ampliar El Pinar, si bien la Gerencia de Urbanismo no pudo autorizar la pretendida reforma porque las obras que planteaba el adjudicatario no eran compatibles con el nivel de uso y protección que el Plan General de Ordenación Urbana otorga a los parques y jardines de interés de la ciudad, como es el caso del Parque Abelardo Sánchez. En concreto, el proyecto pretendido conllevaba ampliar el refrescante y disminuir el espacio libre del parque.

Esta circunstancia es la que ha impedido que la empresa adjudicataria pudiera explotar el refrescante, de ahí que se acordase la extinción de dicha concesión. Así las cosas, dado el nivel de abandono y deterioro de la instalación, y las dificultades administrativas existentes para su puesta en funcionamiento, siguiendo las recomendaciones técnicas, el Equipo de Gobierno ha entendido que lo más oportuno es proceder a su desmontaje y retirada para evitar que prosiga su deterioro y la situación de peligro que entraña.

El refrescante tiene una superficie útil de 214 metros cuadrados y un aforo de 54 personas. El edificio dispone de una cocina, tres almacenes, aseos, cocina, un salón para café bar y una zona de heladería. El edificio está construido en su mayor parte con una estructura metálica y cristalería de cierre perimetral.

El Servicio de Salud Ambiental estudiará la situación del arbolado perimetral a la instalación y que pueda verse afectado, adoptando las medidas necesarias para su conservación o apeo en caso de que se vea comprometida la estabilidad de algún ejemplar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios