www.albaceteabierto.es

¿Hay alguien al otro lado del teléfono?

miércoles 21 de octubre de 2020, 04:29h

Ahora, en un paso más, para llegar a la meta propuesta por el Pseudo-Doctor-Sánchez, alias “Pinochón” (ya sabemos, un Falcón para él y su señora y otro, o quizás ya dos, para sus napias y es que disfruta más con el Falcon que un tonto con una tiza) y Pablito Iglesias, alias “El Jorobado de Notre Dame Español” y también, entre otros epítetos a cada cual más certero, “El Moñas” o “El Moños”, a gusto del consumidor, a la sazón, Presidente y Vicepresidente Segundo del autollamado, falsa y mendazmente, Gobierno Progresista de España, es llegado el momento de asaltar al tercer Poder del Estado, o sea, al Poder Judicial, como uno de los temas más graves y más apetecido, por esa banda de bandoleros que asienta sus poltronas en el Consejo de Ministros, que, ahora sí en verdad, van a dejar a España que no la va a reconocer ni la madre que la parió, parafraseando al otrora Vicepresidente de ese Gobierno, bajo el mandato de Felipe González, Alfonso Guerra, que, con su mayoría absoluta del año 1.982 no fueron capaces de llegar a donde quieren llegar los actuales inquilinos de la Moncloa, que quieren cambiar el inquilinato (por su temporalidad), por el de propiedad, a fin de someter a España y a los Españoles a una Dictadura férrea, que va a dejar en mantillas a la tan vituperada dictadura del Generalísimo de los Ejércitos, Don Francisco Franco Bahamonde, al que, al paso que van aquéllos, no sería extraño que lo quisieran llevar a los altares, teniendo en cuenta que éste ganó una guerra y se jugó el tipo y aquéllos, bien cebaditos sin despeinarse ni saber lo que vale un peine, ¿para qué?, si todo les viene rodado, se han dedicado a dinamitar, desde dentro, el edificio constitucional salido de La Transición, y del que se han venido vanagloriando varias generaciones, como ejemplo de transitar de un régimen de corte dictatorial y fascista, a una democracia, con su Constitución del 78 incluida, en la que, al paso que vamos, la perversión de nuestros actuales gobernantes, lleva camino de dejarla en bragas o en calzoncillos (por aquello de la igualdad de género), aun cuando manteniendo el arquetipo de la misma, formalmente, para ocultar las inicuas pretensiones de quienes ostentan actualmente el Poder en la Nación Española, y no tienen otro propósito que mantenerse en el mismo, cueste lo que cueste, y caiga quien caiga, para lo cual ya han emprendido la cacería correspondiente para asestar el golpe final, arrumbar cualquier resorte de libertad, pateando los derechos fundamentales humanos que preciso fueren, y dejando a los Españoles de a pie indefensos y expuestos, como en la Edad Media, a las veleidades de los nuevos señores feudales, que decidirán, a su antojo, sobre la vida y la hacienda de los mismos y a los cuales conducirán, sin vacilar ni arrepentimiento alguno, hacia el precipicio de la ruina, la miseria y el hambre.

Y todos los tiros, virtuales de momento, se dirigen hacia ese fin, habiendo dado ya pasos de gigante para plantarse como una apisonadora vulnerando cuantos principios innatos de las leyes naturales, divinas y humanas, sean precisos, para alcanzar la cota de un poder absoluto, que acabará esclavizando, de por vida, a las sucesivas generaciones, para lo que es principio fundamental, llevarlas, como corderos al desolladero, a fin de convertirlas en una masa de carne con ojos y, a veces, sin siquiera éstos, sumisa y, encima, agradecida, comiendo las migajas que de la mesa del rico Epulón (hoy el Pseudo-Doctor Sánchez y el pelagatos Pablito), a cuyo fin tienden como agua de mayo la nueva Ley Educativa, que, como casi todas las reformas emprendidas, se lleva a cabo por la inefable Ministra de Educación (que habría que llamar de Ineducación, por el contenido de sus propuestas), Isabel Celaá (que tuvo el morro de acudir a Madrid al Consejo de Ministros que declaró el Estado de Alarma en Madrid, y salir escopetá en avión hacia el País Vasco, incumpliendo la prohibición de salir de la Capital de España, que tal declaración conllevaba, aunque fuera con la excusa, al ser pillada in fraganti, de tener que acudir al médico), de espaldas a la comunidad educativa y a todos quienes tienen algo que ver con la Educación de nuestros jóvenes, imponiendo el aprobado por cojones, es decir, el pase de curso en la E.S.O y el Bachillerato aunque sea de un alumno suspendido, e, incluso, el otorgamiento de Títulos de Bachiller, aunque esos suspensos, esas calabazas que se llaman, supere la capacidad de una carreta de bueyes, amén de su intento de tirar con bala hacia la Educación Concertada, hacia la que también tiende la Ministra de Hacienda, María-Jesús Montero, con la sujeción al IVA sobre la misma, y otras atrocidades que acabarán saliendo del interior de la citada Ley, como los gusanos salen, por ejemplo, de una manzana podrida, pues, a fin de cuentas, esa malhadada Ley, no tiene otra intención que ahormar ideológicamente a la juventud, y no hay manera más eficaz para conseguirlo, que inculcar en la misma, la ignorancia más supina posible, para sumirla en un estado catatónico y de dependencia absoluta.

Pero, para la finalidad de dar por vencido el plan propuesto en la agenda del Polipartito, pues aunque sienten en las poltronas ministeriales, solamente sus antofonarios, miembros del PSOE y de Podemos, no hay que olvidar, que, en el mismo, como en un aquelarre o en una videncia de difuntos, también se sientan los de esos partidos que auparon a aquéllos dos al Poder, léanse, ERC, PNV, Bildu, JuntsXCat, Teruel Existe, lo que hace un cóctel explosivo de consecuencias incalculables, tal como hemos podido ir constatando a lo largo de lo que llevamos de Legislatura, esa necesaria el asalto al Tercer Poder del Estado, el Poder Judicial, el cual quedaba como único dique para contener los excesos de un Gobierno que gobierna para sí mismo, o sea, para perpetuarse en el Poder, dar la espalda a los ciudadanos y acabar desmontando todo el entramado institucional, para derribar, finalmente, la Constitución Española de 1.978, con la consabida patada en el culo al Rey de España, en este caso, Felipe VI (que, por cierto, sigue a por uvas, asumiendo el papel de títere y marioneta del Presidente y del Vicepresidente del Gobierno, dejándose ningunear como no consentiría ninguna persona que tuviese sobre los hombros una cabeza bien amueblada, pero, al pobre, le han dado el papel de Loro, repitiendo lo que, por escrito, le dan desde La Moncloa, y haciéndoselas pasar canutas en cuanto se descuida. ¡Mal vamos, con esa actitud Majestad! ¡Dé la vuelta a los versos de Federico García Lorca, esos que preconizan que “Se acabaron los hombres que iban por el monte solos. Están los cuchillos tiritando bajo el polvo!”. Y dé, un golpe de mano, un puñetazo sobre la mesa, con tal ímpetu y fortaleza que rompa la misma y se oiga su sonido hasta en Estambul. Al fin y al cabo, su Majestad, es el Jefe del Estado y ostenta el poder supremo sobre los tres Ejércitos, Tierra, Mar y Aire. Mas, me temo que le pueden sus temores y su falta de arrojo para tal misión, por mucho, que como a la juventud española, sus sumisos aduladores y coreadores, le imputen la mejor preparación posible para un Monarca, lo cual, siendo cierto, que pudiera serlo, hay que demostrarlo, y no permanecer impasible, como un autillo, recogido en el nido de La Zarzuela, mientras esta tropelía de gentuza, sin principios y carentes de moral y escrúpulos, se dedican a llevar a España y a los Españoles, al fondo del barranco. Debe dar ese paso y de darlo, seguro que no habrá español alguno en el país que no incline la cabeza ante S.A.R).

Ese asalto ya empezó con el nombramiento de la exMinistra de Justicia, Dolores Delgado, tras dejar la poltrona del Consejo de Ministros aún caliente, como Fiscala Generala del Estado, que ya va moviendo las arenas y las aguas convenientemente hacia el fin propuesto, sirviendo de ejemplo vergonzoso el informe del orondo y rechoncho Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, tendente al rechazo por el Alto Tribunal, de las primeras veinte querellas presentadas sobre la gestión de la pandemia, exigiendo responsabilidad al Gobierno de España, en base a que éste no podía conocer el alcance de la misma y era ignorante, incluso, del nombre del padre de cada uno de los que el mismo tienen poltrona, cuando desde Enero hasta el mismo día 7 de Marzo, antesala de la quiebra de la presa que contenía al Covid (Día de la Mujer, a mayor gloria de la iletrada Ministra de Igualdad, Irene Montero), ha quedado al descubierto y acreditado, que el Departamento de Seguridad Nacional, alertó al Gobierno de lo que se nos venía encima hasta once veces (pero, ya sabemos, Illa –qué maravilla- y el inepto, Fernando Simón, vaticinaron, en cualquier caso, como mal mayor, la existencia de un caso o dos), y aún siguen ahí, para escarnio y vituperio de todos quienes han encontrado la muerte y una discapacidad de caballo, a consecuencia de esas alegrías demostradas por tan insigne pareja), cuando en la República Francesa (¡República, como Dios manda, Pablito Iglesias, y no la mierda que tú propones para nuestro querido país!) la gestión de la pandemia acecha al Gobierno de Emmanuel Macron, en la que su Tribunal de Justicia Supremo, ha admitido a trámite ocho demandas del centenar de denuncias planteadas por víctimas del Covid y asociaciones de médicos contra la gestión de la pandemia, lo que ha dado lugar a que la Policía haya registrado los domicilios del Ministro de Sanidad, Oliver Vérann de su predecesora, Agnes Buzyn y del exPrimer Ministro Edouard Philippe.

Y, en vez de dedicarse a combatir la pandemia del Covid que sigue campando a sus anchas por los anchos páramos de España, y ante la que el Gobierno Progresista de España asiste, como un convidado de piedra, a la vorágine de contagios y muertes derivadas de la misma, en una vuelta de tuerca más y para cerrar el círculo, la última: el anuncio de modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial, mediante proposición de ley presentada por PSOE y Podemos, para evitar cualquier resquicio de control (dictámenes del Consejo de Estado, del Consejo Fiscal y del propio Consejo General del Poder Judicial), ineludibles, aunque no vinculantes, de plantear la reforma pretendida a través de Proyecto de Ley del Gobierno, con la pretensión de modificar el nombramiento de 12 miembros de dicho Consejo por mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, suprimiendo la actual y vigente mayoría de 3/5, achacando esta salida de pata a la negativa del Partido Popular de sentarse a consensuar la renovación de este Organismo, excusa del mal pagador, pues ya se sabe que el Pseudo-Doctor-Sánchez cursa estas invitaciones para que el principal partido de la oposición diga “amén” a sus propuestas y le expida un cheque en blanco para seguir mangoneando aquél lo poco que queda ya de mangonear en España, vamos, lo que se dice una adhesión inquebrantable a las propuestas del Gobierno Progresista de España. Ni qué decir el escándalo que tal iniciativa ha originado en las Cancillerías Europeas (particularmente en Polonia y Hungría, expedientadas por el mismo motivo por la UE) y en la propia Unión Europea, por lo que la Comisión ya ha puesto en alerta a nuestro país (sin dejar de lado lo que podría suponer para que el fondo de rescate llegue a buen puerto) y en este último viaje de nuestro eximio Presidente le habrán dado de hostias para llenar varios copones (sin ánimo de incurrir en herejía), que le han dejado la cara más lisa que el culo de un bebé, lo que ya se guardará bien de no contar. Desde luego, de seguir, que seguirá en el empeño, España pasará a engrosar la lista de repúblicas bananeras, alineándose con la Venezuela de Maduro y la Bolivia de Evo Morales, territorios donde se dejó caer la mano de Pablito Iglesias y Monedero, entre otros, o sea, constituir una Dictadura Totalitaria Marxista-Leninista. ¡Que Dios nos pille confesados!

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

21 de Octubre de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios