www.albaceteabierto.es

Hacia el golpe final

miércoles 11 de noviembre de 2020, 05:04h

En su afán de cercenar, cuando no eliminar, los derechos fundamentales de los ciudadanos y la libertad de los mismos, entre ellos, , este autollamado, malamente, Gobierno Progresista de España, no ceja, con la finalidad última de sumir al País en la ruina y la miseria y la pobreza extrema, cual es su bandera, en su empeño para la implantación de una República Bananera, a la manera de la Venezuela de Nicolás Maduro, la Bolivia de Evo Morales, la Cuba del Fidel Castro, o, escorándose a la derecha, porque, al fin y al cabo, dictadura férrea es, la Corea del Norte de Kim Jong-Un.

Y la prueba de todo ello lo demuestra todos los días la tela de araña que desde el más alto estrato de poder se viene tendiendo en derredor de este País, aún hoy, a duras penas, llamado España, habiéndole venido de perlas a este malhadado y criminal Gobierno de España, la Pandemia que ha originado el virus Covid-19 y que ha azotado y sigue azotando a la Nación Española, que acapara todos los récords negativos de incidencia en cuanto a la misma, a nivel europeo y mundial, fruto de la imprevisión, la improvisación y la falta de medios materiales para hacerle frente (sobremanera sanitarios habiendo sido una vergüenza que el personal de ídem haya tenido y siga teniendo que usar como bata sanitaria una bolsa de basura), todo lo cual no hace sino llevarnos a pensar que desde el Gobierno se ha desactuado de la manera que hemos podido comprobar, con total conciencia y perversidad para llegar a lo que hemos llegado, especialmente la cifra de muertos (miles de ellos ignorados por el Gobierno y su asesor, Fernando Simón), con total conocimiento de causa y contumancia, aprovechando la anterior declaración de alarma en todo el país para ir agrietando las bases fundamentales sobre las que se asienta el Estado de Derecho Español, pivotado sobre la Constitución de 1.978, publicando y suscribiendo Reales Decretos-Leyes sin ninguna conexión ni interrelación con el tema de la pandemia al que obedecía aquélla declaración de alarma, sin que se sepa por qué su Majestad el Rey, como un cordero semidegollado, haya accedido a firmar y rubricar los mismos sin poner un solo pero, por lo que, en definitiva, bien pudiera ser considerado un cómplice de la desidia en la que se ha ido sumiendo el País, España, ¡Majestad, España!, consintiendo todo tipo de tropelías por parte de este maldito Gobierno que está empezando ya a pasarse de la raya, pero en do mayor y a cruzar las líneas rojas.

Y es que, tras arrasar y descabezar la mayoría de las instituciones del País, poniendo a su frente a personajes sin escrúpulos de su ralea y caspa, asumiendo todo el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, con la sopa de partidos que ha ido incorporando a su causa y todo ello mediante una serie de concesiones, muchas de ellas contrarias a la ley y tendentes a desintegrar España, con tal de mantenerse en la poltrona indefinidamente, no le quedaba, como última baza sino a asaltar y hacerse con el Tercer Poder del Estado, o sea, el Poder Judicial, que aunque sea denominado de tal guisa, es el Primero que debe resplandecer en toda su plenitud con el objetivo de cortarle las alas a este maquiavélico e infernal Gobierno, protegiendo, en última instancia, a los ciudadanos de las barrabasadas, atropellos, arbitrariedades y excesos del mismo. Y un primer paso ya ha sido dado con el nombramiento como Fiscala Generala del Estado (que debiera ser denominada más bien del Gobierno), Dolores Delgado, dejando aún caliente la poltrona que su antifonario posaba, como Ministra de Justicia, en el Ejecutivo del Pseudo-Doctor-Sánchez, un hecho insólito y por el que tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Constitucional, si no la propia Unión Europea, debieran haberle parado los pies a este grotesco y grosero Ejecutivo, y sus trabajos ya van dando resultado, pudiendo mencionarse a guisa de ejemplo, el ordenar al Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, el orondo y rechoncho Luis Navajas, el informe para archivar las primeras veinte querellas que el pueblo español presentó por la gestión de la pandemia por este Gobierno que prometió no dejar atrás a nadie, así como inmiscuirse en las causas que se ventilan contra el Vicepresidente Segundo del Gobierno, Pablito Iglesias, alias, “El Jorobado de Notre Dame Español”, entre otros, aun cuando no sabemos si es para disimular, los ocho fiscales de Sala del Tribunal Supremo han emitido un dictamen remitido a la Sala Segunda, acordando enviar de nuevo el procedimiento del “caso Dina” al Magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, para que practique varias diligencias más, entre ellas, tomar nueva declaración a la propia protegida del Vice-Presidente, Dina Bousselham.

Mas bien, una vez tomado el resorte de la Fiscalía, un segundo paso dentro del ámbito judicial, era entrar a saco en la Magistratura, intento puesto de manifiesto con la proposición de ley presentada por PSOE y Podemos, ante la Mesa del Congreso de los Diputados, con la aviesa intención de modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial, saltándose a la torera todos los informes que, aunque no vinculantes, se deberían recabar en caso de que fuera el propio Consejo de Ministros el que presentara un proyecto de Ley a tal efecto (Consejo de Estado, Consejo Fiscal, del propio Consejo General del Poder Judicial), quizás con la perversa intención de que aquéllos no le pusieran la cara colorada al Pseudo-Doctor Sánchez y a toda su tropa, aunque esto de ponerse colorados me parece que es cosa harta imposible ante la caradura y la falta de escrúpulos de toda esta ralea, Todo ello, a fin de que el Consejo General del Poder Judicial, órgano supremo de dirección y gobierno de los jueces y magistrados, estuviera formado en su mayoría por miembros nombrados por el Gobierno y, no hay que ser muy listo, de su cuerda, para poder manejarlos como marionetas. En este punto, la Comisión Europea ya ha dado, al menos, dos toques al Pseudo-Doctor-Sánchez, alineado en este tema con Polonia y Hungría. No obstante, ahí está latente dicha proposición, que aún no ha sido retirada por sus promotores.

Pero, héte aquí, que en las democracias se habla siempre de un Cuarto Poder, constituido por los medios de comunicación, que, como no podía ser menos, tampoco se le ha pasado por alto al Ejecutivo Español, pese a tener apesebrados a numerosos medios, que rinden de una manera obscena, descarada y vergonzosa, pleitesía a Sánchez y sus mariachis, mas no hay que olvidar, que existen medios que son capaces de sobrevivir, sin tener que vender su alma al diablo o a su propio padre, todo ello, simplemente, por un plato de lentejas, que es a la postre, lo que persiguen ciertos tertulianos de pacotilla, que arrastran su miseria por ciertos platós. Y, claro, cuando alguien discrepa del sátrapa de la Moncloa, aireando las verdades del barquero y llamado al pan pan y al vino vino, el estómago se le revuelve, por mucha caradura que se tenga y falta de escrúpulos, de quien tiene la pretensión de usar y abusar de todo el poder habido y por haber. Así, de esta guisa, se ha promulgado una Orden que crea un Comité con la finalidad de perseguir todo aquello que se considera “desinformación”, a cuyo frente ha sido puesto al palmero mayor del Reino, Iván Redondo, que justifican falazmente en base a una Directiva Europea, que está varada y que se refiere única y exclusivamente la materia del terrorismo, pero todo es bueno para el convento, según pregonaba un fraile que llevaba colgada una puta al hombro, y así el propio Ejecutivo se autoconcede un “Poder Judicial” para decidir por sí y ante sí, qué es información veraz y cuál “desinformación”, lo que constituye una vuelta de tuerca más para acallar a todo aquel medio de comunicación que no comulgue con ruedas de molino, que no trague carros y carretas y que no crea que los burros vuelan o que las ranas acabarán criando pelo. Lo cual es para echarse a mear y no echar gota, sino fuera por lo serio del tema, ya que choca como lo hicieran dos locomotoras en sentido contrario, que sea este Ejecutivo el que se preocupe por la mentira, cuando asienta sus posaderas en el mismo, el mayor mentiroso del Reino, un Presidente, el Pseudo-Doctor-Sánchez, alias “Pinochón” (un Falcon para él y su señora otro o, quizás, ya dos, para su nariz) ahíto de mentir, o sea, más bien, de no decir verdad más, de cuyo sarampión ha contagiado al resto del Ejecutivo, que bien podrían constituir y fundar la Cofradía de la Mentira y salir desfilando el Jueves o el Viernes Santo, o ambos días, autoflagelándose hasta sangrar como sangra un puerco cuando lo degollan para hacer morcillas con él. Desde luego, la Unión Europea ya ha llamado la atención al Ejecutivo y creo que ya empieza a constatar con quién se juega los cuartos. ¡Veremos qué fondos de recuperación, con estos antecedentes, llegan a España!, aun cuando los perjudicados seremos todos los españoles, porque aquéllos, ya se han forrado los riñones.

Y, como no hay dos sin tres, tal como se dice vulgarmente (aunque aquí sean ya unas cuantas y, por tanto, más de tres y las que vendrán), el Director de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, ha parido una más, con su petición al Congreso de que se articule una norma que permita a los investigadores, o sea, inspectores, acceder a domicilios de personas físicas y empresas, SIN PREVIO AVISO, para luchar contra el fraude fiscal, o sea, que te pueden pillar cagando o follando con la pariente o la querida y ahí llega el inspector con toda su potestad para remover cajones, armarios y comprobar que en el ano no escondes un tubo con 500 euros. Esto ya es el colmo de los colmos, pues el “domicilio es inviolable” según el punto 2.- del artículo 18 de la Constitución Española, añadiendo en el punto 1.- que “se garantiza el derecho a la intimidad personal y familiar”, exigiéndose para entrar en él, el consentimiento del titular, o resolución judicial que lógicamente deberá ser motivada y justificada, pues ya el Tribunal Supremo le ha parado los pies a la Agencia Tributaria para, por una corazonada, invadir el sancta sanctorum de un domicilio personal o de una empresa.

¿Qué será lo siguiente?, pues está claro, como mal menor, la detención por las buenas sin derecho a defensa y encarcelamiento, y en el peor de los casos, que te peguen un tiro. Todo ello, con el objetivo de engendrar miedo en la ciudadanía y que la misma viva atemorizada ante un Poder Absoluto sin límite ni contención. Urge, por tanto, movilizarse y tratar de acabar con quienes nos tratan como perros y nos quieren regresar a la época de la esclavitud y la sumisión absolutas.

Mientras tanto, el Jefe del Estado, o sea, Su Majestad el Rey de España Don Felipe VI, como siempre haciendo el canelo y, en este caso, a la enésima potencia, rindiendo viaje a La Paz, para asistir a la toma de posesión del alter ego y del fin de Evo Morales, Luis Arce, nada más y nada menos que en compañía del Vicepresidente Segundo del Gobierno Pablito Iglesias, luciendo orgulloso su alias de “El Moñas”, dedicándose indebidamente a despotricar contra la Monarquía y contra la Ultraderecha, en plan Jefe del Gobierno.

MIGUEL-ÁNGEL VICENTE MARTINEZ

11 de Noviembre de 2.020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios