www.albaceteabierto.es
Mantenimiento edilicio e Inspección Técnica de Edificio (ITE)
Ampliar

Mantenimiento edilicio e Inspección Técnica de Edificio (ITE)

miércoles 23 de diciembre de 2020, 11:02h
A mediados de 2013, el Gobierno español estableció que todo bien inmueble que supere los cincuenta años de antigüedad deberá someterse a una Inspección Técnica de Edificios (ITE).

Dicha medida tiene como objetivo la constatación efectiva del estado del inmueble y, en caso de ser necesario, las pautas de mantenimiento que este requiere para encontrarse en óptimas condiciones. Dicho esto, la medida deja a cargo del propietario la elección del prestador que le parezca más conveniente para llevar a cabo la Inspección.

Alcance de la inspección y normativa

España, con su larga historia y rica cultura, cuenta con un patrimonio arquitectónico de primer nivel, el cual lleva a millones de personas a visitar el país cada año. Si bien el valor de los edificios y estructuras que pueblan sus ciudades jamás fue puesto en duda, lo cierto es que muchas veces este valor lleva consigo las huellas del paso del tiempo y su subsiguiente deterioro. Es por ello que el Gobierno español dispuso, a mediados de 2013, una serie de medidas para su mantenimiento y restauración.

La Inspección Técnica de Edificios implica un análisis legal y obligatorio cuya finalidad es la constatación del buen estado del inmueble y la seguridad de las personas que lo habitan. La normativa que regula su implementación está recogida en el Real Decreto-Ley 8/2011 y por las ordenanzas de cada municipio en particular.

Implementación y responsabilidades

La implementación de la ITE significó una homologación de los criterios y pautas edilicias necesarias para que edificios y construcciones mayores a cincuenta años recibieran mantenimiento apropiado.

El estado del objeto y la aprobación de la Inspección dependerá de ciertos factores como son el estado de la estructura, sus cimientos, fachadas y medianeras (y cualquier otro elemento lindero o decorativo que pudiera significar un riesgo para terceros), azoteas y lozas, redes de fontanería, cañerías y desagües de saneamiento, y otros tantos puntos que dependerán tanto de la normativa vigente de cada municipio como de las características particulares del edificio.

Dicho mantenimiento, una vez realizada la inspección y constatado el estado del inmueble, deberá recopilarse en un informe detallado que contemple las refacciones necesarias en un plazo determinado. En caso de que dichas refacciones no se llevaran a cabo en tiempo y forma, el estado puede llevarlas a cabo según su propio criterio, dejando los costes a cuenta del propietario (esto puede incluir multas según las demoras en las que se incurra). Por ello, se sugiere que sea el propietario quien realice la gestión correspondiente y se encargue de supervisar las refacciones, puesto que esto le permitirá elegir al prestador que mejores condiciones le proponga según sus necesidades particulares.

Hoy existen servicios mucho más completos que acompañan al ITE, y que son el resultado de la competencia entre prestadores. En algunos casos, se acompaña al informe obligatorio con recomendaciones personalizadas y sugerencias respecto a las necesidades particulares del inmueble en relación con materiales, plazos de ejecución y logística en general.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios