Los beneficios de pintar mandalas
Ampliar

Los beneficios de pintar mandalas

martes 23 de febrero de 2021, 13:19h
Los psicólogos reconocen que pintar mandalas son un buen elemento terapéutico para provocar relajación, concentración y proyección de las emociones.

Se trata de un ejercicio que permite tener una conexión profunda con el mismo ser para expresar lo que no decimos o pensamos.

Del mismo modo, son de gran utilidad en las terapias ocupacionales, ya que ayuda a la estimulación conectiva para mejorar las actividades cotidianas.

Tomar un descanso y pintar uno o varios mandalas puede ser beneficioso para tu salud. Para ayudarte con este método de relación puedes ver mandalas aquí, escoger el modelo y empezar este proceso de transformación. A continuación, te presentaremos los beneficios de dedicar tiempo a pintar un mandala:

1. Mayor capacidad de relajación
Cuando estás pintando o diseñando un mandala, toda tu atención se enfoca en ello, por lo que es un excelente método para despejar la mente y desestresarse. Del mismo modo, la capacidad de pintar aporta a tu salud paz, serenidad, mejora tu equilibro por la disposición de las figuras. Todo esto ayuda a la concentración por más tiempo, ya que produce tranquilidad a tu mente y cuerpo.
2. Aumento en la creatividad
Algo que puede hacer un mandala en tu mente es explotar tu creatividad, podrás ser capaz de jugar con los distintos tonos y colones, hacer combinaciones inesperadas o conseguir contrastes únicos.
Asimismo, te darás cuenta de que no solo puedes relajarte, sino que dentro de ti existe una fuente inagotable de ideas, para que tu lado artístico florezcas y descubras que tienes un gran potencial.
3. Conexión profunda con tu “yo interior”
Una gran ventaja es poder conectar en lo íntimo con uno mismo y dejar fuera todo lo que te genere ansiedad o estrés. En este tipo de prácticas lo ideal es que puedas desligarte de tus pensamientos, emociones y movimiento, lo ideal es conseguir que puedas tener tu mente y cuerpo tranquilos mientras te relajas al pintar.
4. Excelente oportunidad de expresión
Es una gran oportunidad para expresar todo lo que estás sintiendo, un mandala puede ser el lienzo de tu vida. Los seres humanos necesitamos expresar lo que pensamos o sentimos y muy pocas veces se encuentran las palabras correctas para hacerlo.
Por eso, una forma de hacerlo es por medio del arte. De esta manera, la pasión, el miedo y frustraciones pueden ser vistas e identificadas por medio del diseño y colores que uses en un mandala. Asimismo, encontrarás la manera de canalizar y equilibrar todo lo que te sucede y lograr efectos diferentes en la próxima pintura.
5. Equilibrio de mente, alma y cuerpo
Aquí entra en juego la psicología del color, los diferentes tonos tienen un papel importante para mantener nuestra concentración, balance en el sistema nervioso autónomo, estado de ánimo, patrones de sueño, funciones sexuales e incluso la temperatura corporal.
Es una excelente forma de meditar donde pueda fluir las energías, aspecto positivo y negativo para encontrar un equilibrio en todos los aspectos de nuestra vida, mente, alma y cuerpo.
Cada mandala puede llegar a ser la expresión instantánea de lo que hay dentro de ti, es algo único que traerá beneficios de concentración, serenidad y equilibrio a tu mente. De esta manera, los problemas, estrés y ansiedad podrán canalizarse con la cabeza fría y así podrás gozar de una salud plena con esta terapia creativa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios