Ir a versión MÓVIL

Entre el ñoño y el bobo

miércoles 28 de abril de 2021, 04:13h

No es la primera vez que el ex – Vicepresidente del Retroprogresista Criminal Gobierno de España, amén de Ministro de Servicios Sociales y de la Agenda 2.030, Pablito Iglesias, alias, entre otros, “El Moñas” o “El Macho Alfa”, ponga en juego esa cara de “codero degollado”, tal como si fuera objeto de “acoso escolar” por parte de los miembros de los Partidos de la oposición, sobremanera respecto del Partido Popular y de Vox, tratando con ello de tapar la vaciedad y la nimiedad de sus acciones al frente de la cartera de la que se hizo cargo, al coalicionarse y coaligarse con el Pseudo- Doctor- Sánchez, alias “ Pinochón” ( ya sabemos, un Falcon para él y su señora y otro , o quizás ya dos, para su nariz) y poner su suerte en manos de quien manifestara que la inclusión del Podemita en el Gabinete no le dejaría dormir, mas a la fuerza ahorcan, pues en ese desenfrenado deseo de comer y defecar en La Moncloa, se echó p´álante, aunque bien es cierto que para conciliar el sueño tuviera que inflarse a dosis de dormilina a granel, lo que, por otra parte, no le salvaba de sufrir pesadillas de esas de las que uno despierta como si lo fuera en otro mundo. Mas ya digo, ese mono de coger el poder omnipotente, le hizo hacer, valga la redundancia, de tripas corazón, y agarrarse, como lo hace un náufrago a la tabla de salvación, no sólo de Podemos, metiéndolo hasta el último rincón de su casa y de su cama, poniéndose a su servicio para lo que mandase, sino también de toda la escoria parlamentaria, desde separatistas, independentistas, filoetarras y demás calaña, con el objetivo, ya he dicho, de ocupar plaza en La Moncloa, y amén de usar y abusar del Falcon Presidencial, disfrutar de fiestas y vacaciones, en familia y con amiguetes y allegados mil, a costa del erario público, en Doñana, en La Mareta o donde a bien tenga su Excmo. Sr.

Pues bien, esa caracterización del Sr. Pablito, asumiendo su papel de “cordero degollado”, no sólo la puso en escena cuando, inauditamente y desde su propio despacho oficial, anunció tirar la toalla en el Gobierno, para sacrificarse en pos del futuro de su Partido Político, Podemos, el cual, elección tras elección, ha ido dejando un reguero de votos, a la manera como suelta el diesel un caza alcanzado por el fuego enemigo, e, incluso, a veces, amigo, en un renuncio al oropel del poder y un bajar a tierra, o sea, a pie de calle, para zafarse cuerpo a cuerpo con sus contrincantes electorales, especial y particularmente, con la actual líder y aspirante a renovar el cargo de Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la que, en principio y si no asistimos a otro 11-M, acabará arrasando y borrando o, al menos, dejando hecho unos zorros, al Podemos de Pablito.

En realidad, la marcha del líder de Podemos, abandonando la poltrona en el Consejo de Ministros, no se ha notado, pues ya sabemos que, amén, de dedicarse a crear conflictos artificiales dentro del Gabinete, su actuación, en relación con las competencias inherentes a sus cargos, ha sido más bien nula, especialmente respecto de la pandemia dentro de las residencias de ancianos, en las cuales, se produjo una letalidad inusual entre los internos, siendo relevante el informe elaborado por el Ministerio de Defensa como evaluación de la “Operación Balmis”, que no hace alusión a ningún tipo de relación con la Vicepresidencia de Servicios Sociales, entonces dirigida por el interfecto, para la desinfección de residencias de mayores durante la pandemia, en los momentos más críticos y aciagos de contagios y muertes entre los ingresados en dichas residencias.

Y es que, el “Macho Alfa”, acostumbrado al “rendez vous” y a la obediencia ciega de su entorno, ha dado muestras de flaqueza y cobardía, cuando le han enfrentado “mujeres” con lo que hay que tener. Todos recordamos sus enfrentamientos en el Congreso de los Diputados, en la época en que la Portavoz del Partido Popular en el mismo, era Cayetana Álvarez de Toledo, cuyas intervenciones le hacían emblanquecer la faz, esconder la cabeza bajo el ala, como los avestruces, o esconderse dentro del caparazón como los caracoles, siendo incomprensible que la debilidad del líder de la oposición, Pablo Casado, acabara apartándola de la portavocía, en ese complejo innato en el PP de maricomplejines de todas sus cabezas y sus contertulios y parroquianos, y en un entregarse a los dicterios y propuestas de las izquierdas, la simple y la ultra, lo que hacen al actual líder del PP inservible para arrebatar el Gobierno al Pseudo- Doctor- Sánchez, aunque, ahora aprovechando el tirón de Ayuso, se haya puesto a rebufo de la misma.

Y, en esta línea, de flaqueza, descubierta e inmovilización, que inunda a Pablito, en su relación con las mujeres que osan toserle, la vimos el pasado 23 de Abril, en la tertulia a cinco en una emisora amiga, la SER, a cuenta de los sobres, con balas dentro y con amenazas de muerte, recibidos, tanto él, como el Ministro del Interior, Fernando Grande – Marlaska y la Directora General de la Guardia Civil, María Gámez, dirigidas a la sede del Ministerio de Interior, usando como detonante de su estampida del debate, que la representante y cabeza de lista a la Comunidad de Madrid por Vox, Rocío Monasterio, pusiera en duda la veracidad de tales amenazas, lo que no supuso, en ningún momento, que la misma abanderara el uso de la violencia como “modus operandi ”en el ámbito político (al contrario que el propio ofendido que no se muerde la lengua en defender a filoterroristas y no condenar la violencia de éstos, ofendiendo a sus víctimas), y como ésta, ante la petición por parte del líder Podemita, no retirara sus palabras, éste montó en cólera y se levantó de la mesa, cual chiquillo al que su padre negara un caramelo y entrara en pataleta para conseguirlo, debiendo declararse que la candidata de VOX estaba en su pleno derecho de opinar sobre los citados sobres, que no solo han engendrado dudas en la misma, sino que las han engendrado en los sindicatos CC..OO. y UGT, que, a través de los secretarios generales de los sectores postales, Regino Martín Barco de CC.OO., Y José Manuel Sayagüés de la UGT, han enviado una carta al Presidente de Correos, Juan-Manuel Serrano Quintana, en la que ponen de manifiesto su “extrañeza” por la llegada al Ministerio del Interior de esos tres envíos postales, recordando que en la época de ETA se impusieron “numerosas medidas de seguridad para impedir que un servicio público como el nuestro fuese utilizado para otros fines diferentes a su función”, con inversiones realizadas en mecanismos de detección de envíos sospechosos y la implantación de protocolos “ en toda la red postal”, y todo ello, sin que pueda descartarse que este “affaire” no sea otra cosa que una artimaña de los cocernidos para reventar y emponzoñar la campaña electoral, haciendo recaer todas las sospechas sobre esa derecha criminal a la que regularmente se refiere este individuo, sin que nadie ose contradecirle y exigirle responsabilidades. Y, en relación con ese episodio, Rocío Monasterio mantuvo sus dudas y no consintió rectificar, lo que no implica, como he dicho antes, que la misma avale la violencia, abriéndole el camino con un más o menos, “levántate y anda”, tal como le ordenara Jesucristo a Lázaro, en la resurrección de éste. Y como buenos borregos, le secundaron en la estampida, los cabezas de lista, Ángel Gabilondo, del PSOE, y Mónica García, de Más Madrid, siendo de resaltar que ésta última ya le pusiera al ofendido los puntos sobre las íes, cuando recién aterrizado al pie de la arena circense, casi exigía que Más Madrid se alineara con Podemos, lógicamente manteniendo la cabeza de lista el todopoderoso Pablito, que por “Macho Alfa” exige rendición de pleitesía por parte del sexo femenino, pero que ya lleva varios batacazos, como he dicho, cuando se enfrenta a mujeres de los pies a la cabeza y con lo que hay que tener para poner firme a quien se ha creído que todo el monte es orégano.

Desde otro punto de vista, Ángel Gabilondo, alias, más que “El Soso”, yo diría que “El Bobo” (porque si es cierto ese dicho de que la cara es el reflejo del alma, me parece que deberíamos situar a este individuo en el último escalón de la excelencia), el cual, como no podía ser, dada la filosofía imprimida al PSOE, por el Pseudo-Doctor, a través de su gurú, Iván Redondo (al servicio del mejor postor), ha adoptado “la mentira”, como un arma más de su desmadejada estrategia, pues a esa promesa de no subir los impuestos en dos años (contrariamente a lo que pregonan sus superiores, y su promesa estrella de no gobernar con Pablito Casado, ante la hecatombe que ve avecinarse sobre su cabeza), en el debate de TVE ya se declaró a Iglesias, con la idea de formar una familia, tras contraer el oportuno matrimonio, sin preocuparse de no poder conciliar el sueño, con tamaño sujeto en su cama, pues ya le proveerán desde Moncloa, con un envío de dormilina u otro somnífero, sobre cuyas cajas figurará la firma “Gobierno de España”, para que no quede duda alguna al respecto.

Y en este cóctel de mentiras y ridículo, resaltar las declaraciones de otra preclara mente en el Gobierno, Reyes Maroto, Ministra de Industria, Comercio y Turismo, que debiera volver a la primaria de antaño para aprender a sumar: “En Madrid hay 500 millones de hogares donde roza la pobreza”. Y se quedó tan pancha. O sea, otra inútil más jugando con nuestras vidas y nuestros cuartos, y que ahora sale con la navaja que, según dicen, un enajenado le ha enviado, para seguir alineando el caldo del extremismo al que, sin paliativos y sin vergüenza, achacan al VOX de Abascal, conscientes de que este partido puede sumar con Ayuso y darle a ésta la mayoría absoluta que, si no la consigue por sí misma, le daría la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Y en relación con esta polvareda las declaraciones del Ministro de Interior Grande Marlaska, calificando al PP, como una “ Organización Criminal”, manifestaciones que condenan tajantemente, organizaciones judiciales, tales como La Asociación Judicial Francisco de Vitoria, como Foro Judicial Independiente, que concluyen que el ministro queda desacreditado y no puede volver a la carrera judicial.

MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

28 de Abril de 2.021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios