La rueda de la locura

miércoles 09 de junio de 2021, 00:55h

Estamos empezando a vislumbrar los psicóticos dicterios que va, sin solución de continuidad, saliendo del capullo de la rosa, emblema del PSOE, a la manera como ahovan las mariposas según salen de aquél, tras pasar su estatus de crisálidas, y que van extendiendo sobre el suelo patrio, una especie de toxina, que va poco a poco, deteriorando el tejido institucional de este país, aun hoy, a duras penas, llamado España, y que tiende de una manera directa y cada vez con más desparpajo, a derribar el entramado que tuvo su origen en la llamada, y tan laureada y alabada, Transición, y que culminó con la aprobación y, posterior promulgación, de la Constitución Española de 1.978, haciendo temblar todo el Orden Constitucional y el Ordenamiento Jurídico derivado del mismo, en una evolución continua y cada vez con más premura, hacia una “revolución” tras la que se aspira a instaurar un nuevo régimen, a la manera de las repúblicas bolivarianas, (la Venezuela de Maduro, la Bolivia de Evo Morales, la Cuba de los Castro) y en las formas y en las maneras, ¿ por qué no?, la Corea del Norte, de King-Jhon-un, porque, en definitiva, lo que se busca es acabar con un régimen democrático de corte occidental, y sustituirlo por una dictadura, a ser posible de corte Comunista-Marxista-Leninista-Estalinista, en la que el pueblo, los ciudadanos, dejarán de ser personas, para convertirse en meras marionetas manejadas a su albur por quienes ostenten el poder, meros trágalas, en que el que no esté conforme o no se avenga a la nomenclatura nacida del sátrapa de turno, será desterrado de la vida social, cuando no encarcelado y torturado para que aprenda a comprender quién es quien manda, y en el que la miseria, la ruina y la pobreza asolará la piel de toro, mientras los gerifaltes camparán a sus anchas, en opíparas francachelas, al estilo del rico Epulón, esparciendo las migajas de la mesa sobre el suelo para que sean absorbidas por una masa de carne humana sin ojos y lo que es peor sin intelecto, con una visión en dirección única que será la determinada por quienes se ciscarán en la población.

Y es que, desde el advenimiento del “ Sanchismo”, ese socialismo de quita y pón, ese socialismo adulterado para beneficio de los mandamases, ese socialismo que de socialismo no tendrá nada más que el nombre , pues constituye un socialismo putrefacto, propio de esos sepulcros blanqueados por fuera, más llenos de miseria y podredumbre por dentro, pero contra el que resultará imposible luchar para recuperar la libertad, para volver al imperio de la Ley (con mayúscula), para retrotraernos al principio de la justicia y para que vuelva a ondear la bandera de los Derechos Humanos.

Y ese camino incesante, sin pausa, hacia la solución final (en recuerdo del nacismo) que consistirá en adulterar la conciencia sobre el bien y el mal de los ciudadanos, en la extirpación del intelecto y la voluntad de los mismos, a fin de poder manejarlos como marionetas al son del sol que más caliente, siempre según los dicterios, inanes, inicuos y criminales, de la recua que se aposente sobre las poltronas del poder, y que constituirán, en su caso, una teatralización o parodia de la democracia, de la libertad y de los derechos humanos, incluido el principal, cual es la vida, ya en peligro al inicio de la misma por la aberrante Ley del Aborto y al final de la misma por la no menos aberrante Ley de la Eutanasia, medios muy idóneos para que el Gobierno decida quién ha de vivir y quién ha de morir. Y a rebufo de estas reflexiones, otra iniciativa aberrante (término según el Diccionario de Uso del Español, de María Moliner, que “ Se aplica a aquello que se aparta de lo natural o normal”, siendo sinónimos del mismo: “anormal, inusual, monstruoso”), cual es la proposición de ley que el PSOE ha presentado, por medio de un pájaro de cuidado, Rafael Simancas, a fin de modificar el Código Penal, para que los provida que combatan el aborto a las puertas de los centros abortorios, castigarles con hasta un año de prisión, y que según manifiestan, al menos, un 10% de presuntas abortistas cambian su decisión ante los consejos y ayudas que prometen aquéllos, y deciden tener el hijo que llevan en su vientre, por la sencilla razón de que entorpecen su pantagraúlico negocio y a cuya ratonera son inducidas desde los hospitales públicos, que incumplen su juramento hipocrático, al ofrecer la solución más fácil y, quizás, mermen su comisión por unidad de feto abortado, pues el refranero español, tan certero, como puñetero, nos dice: “piensa mal y acertarás”.

Y mientras llueve sobre mojado, el Retroprogresista Criminal Gobierno de España, cada vez más desnortado y en una progresión galopante a razón del sonoro y tremebundo fracaso de la “operación mociones de censura”, y a través de las cuales se aventuraban a gobernar sobre el territorio nacional, incluida Madrid, la Capital de España y cuya resiliencia y resistencia ha abierto un boquete en el centro de flotación del barco gubernamental y del PSOE por extensión, que será difícil de reparar y que, más bien temprano que tarde, acabará doblegando y varando dicho buque, del que como ratas tratarán de salvarse quienes ahora campan por sus respetos haciendo de su caya un sayo, mas la justicia puede que tarde pero acaba llegando, y así cada día asistimos a un despropósito, el de hoy mayor que el de ayer, pero menor que el de mañana, y no hay que ver nada más que los palos de ciego que van dando, por ejemplo, con el asunto del histórico líder saharaui, Brahim Ghali, y el bochornoso espectáculo de llevarlo a un hospital de Logroño, de matute, con identidad falsa, tratando de despistar a la contrainteligencia marroquí, mas, una vez más, valga la redundancia nuestro servicio diplomático ha resbalado y ha hecho el ridículo, provocando una tensión de alto grado con el Gobierno de Rabat, el cual tiene el visto bueno de los EEUU de América, con el respaldo al reconocimiento de la soberanía marroquí sobre El Sahara, realizado por Donald Trump, y que ha ratificado el actual inquilino de la Casa Blanca y del Despacho Oval, Joe Bidem (y del que aún está esperando nuestro ingenuo Presidente, el Pseudo-Doctor-Sánchez, una llamada telefónica, lo cual, ante el panorama que se avista sobre la actual política española, puede que quede relegado “ad calendas graecas” o para cuando las ranas crien pelo), y en cuyo affaire el papel de nuestra estrambótica Ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha sido de sainete, quizás buscando puntos para que la designen como nuestra representante en el próximo Festival de Eurovisión, y es que, por mucho que se predique de la igualdad y otras poyas en vinagre, la presencia es un arma esencial en cualquier ámbito y más en el internacional, pues más pareciera una vagabunda a la que dan ganas de darle una limosna, un esperpento, un mamarracho, ante cuya presencia dan ganas de salir corriendo, amén, claro está, del intelecto, cuya carencia también se da en su pobre persona , pero ya sabemos, por los hechos que nos lo demuestran todos los días, que el Pseudo-Doctor prometiera integrar en el Gobierno de España a cuantos mediocres y analfabetos encontrara a su paso, y así ha pasado, que le ha salido un pan como unas tortas. Pero, a ver quién es el guapo (hablando de Sánchez, el efebo nacional), que es capaz de confesarse y cumplir la penitencia a que se ha hecho acreedor. Pero ya se sabe, la culpa es siempre del otro, en este caso del Rey de Marruecos Mohamed VI, al que toman por tonto y que no va a olvidar fácilmente la afrenta, no sólo de haber acogido al líder saharaui, sino el haberle dejado marchar con aire fresco (tras la odisea, una más, de Mortadelo y Filemón, con el avión argelino sobrevolando el espacio aéreo español, sin autorización), tras dejarlo en libertad el Juez Pedraz, en un visto y no visto, que deja en el aire muchas dudas acerca de si el Gobierno le ha utilizado para quitarse el mochuelo de encima. Mas dicen que el Juez Pedraz en mucho Juez, aunque otras torres más altas (por ejemplo, las Gemelas) han caído.

Y en esta rueda que rueda, nos despachamos con otro sin sentido del Gobierno, aunque a través de las eléctricas, a las que se les ha permitido subir el recibo de la luz bastante más allá de adonde llegó Ingenio (el que iba a ser la gloria de la misión aero-espacial española, y que a la vista del éxito, se pretende la creación de una NASA ESPAÑOLA, lo que es para reír, si no fuera que lo procedente es llorar) y que pretenden cambiar no solo los hábitos, de los españoles, sino el ciclo vital de la humanidad, al recomendarnos que trabajemos por la noche y durmamos por el día, lo que llevará, al poco, a revertir la situación y pase a ser más barato cocinar, fregar o planchar por el día, mas ya sabemos que en este país de nuestras desgracias, cada día más aumentadas, el más tonto hace relojes, aunque tontos serán un rato, pero vivos y astutos para forrarse con todo lo que pillan por delante lo son en alto grado, siendo verdaderos expertos en tirar de chequera para dilapidar ese dinero público que según la Vicepresidenta primera, Carmen Calva Poyata, no es de nadie en esto nuestro efebo Pseudo-Doctor-Sánchez, sí que se merece, sin reparo alguno, la calificación de “sobresaliente cum-laude”.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

9 de junio de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios