Caudete sorprendió a los participantes en las Rutas de Senderismo de la Diputación de Albacete
Ampliar

Caudete sorprendió a los participantes en las Rutas de Senderismo de la Diputación de Albacete

lunes 04 de octubre de 2021, 16:12h
Este domingo, 3 de octubre, tuvo lugar la tercera prueba de la VIII edición de las Rutas de Senderismo que organiza la Diputación Provincial de Albacete.

Una iniciativa que busca ayudar a promocionar tanto el turismo, como el deporte y la cultura que ofrecen nuestros pueblos. La cita transcurrió por una de las sierras que rodean Caudete y la valoración de los participantes fue excelente.

Madrugaron un poco más de lo habitual los cuarenta participantes en esta ruta, para desplazarse hasta Caudete. Allí recorrieron la ruta denominada “Sierra Lácera-El Portichuelo-Piedra Agujereada”, con un trayecto de 13 kilómetros de distancia, una dificultad media y unas cuatro horas de duración.

Aunque en el trayecto se encontraron con bancos de niebla, comenzarían la mañana soleada ya en Caudete. Eso sí, a sus espaldas todavía duraría esta niebla hasta bien entrada la mañana. Comenzarían el recorrido en el camino del cementerio, para después enlazar con caminos y sendas, dirección sur. Empezaron a ascender junto a campos de olivos y almendros, dirección a Sierra Lácera, con 882 metros de altitud, que se queda a la izquierda. Se trata de uno de los espacios verdes más importantes de Caudete.

Una vez hecho uno de los mayores esfuerzos de la ruta, con la subida por el Portichuelo, giraron a la izquierda para comenzar a descender por una preciosa senda, entre monte bajo, hasta la vaguada de la Toconera. Es un espacio emblemático en Caudete y está declarado Espacio de Protección Ecológica y Paisajística. Cuenta con vegetación típica de monte mediterráneo, compuesta por pino carrasco y pino de repoblación, donde aparecen, en las laderas de umbría, áreas de carrasca. La vegetación arbustiva en muy variada: coscoja, lentisco, enebro, espino negro y sabina. Como plantas aromáticas destacan espliego, tomillo y romero.

Allí, y por cortesía del Ayuntamiento de Caudete, tomaron el primero de los aperitivos con bebida fría -muy de agradecer en este punto del recorrido-, momento que aprovecharon para hacer un pequeño descanso y coger fuerzas.

Continuaron el recorrido hasta subir a la “piedra agujereada” (722 metros de altitud), una curiosa formación calcárea caprichosamente modelada por la acción del viento y el agua. Con unas impresionantes vistas panorámicas de todo el paraje.

Pasaron por la “balsa de La Toconera” y la “charca de los Patos”, pequeña laguna artificial habitada por aves acuáticas, donde hicieron otra pequeña parada para refrescarse un poco y continuar el recorrido hasta la “ermita de La Toconera”, de la que se tienen noticias desde finales del s. XIX. El edificio destaca por su curiosa planta de cruz griega, con espadaña sobre la fachada para albergar la campana.

La ermita estuvo asociada a una casa de labor que aquí se asentó hasta los años 80, junto a esta se encuentra el albergue municipal, ahora en obras, que dejarían a la derecha. El paraje de La Toconera es uno de los espacios arbóreos más extensos de Caudete y posiblemente el más conocido por caudetanos y visitantes.

Siguieron el recorrido, ya de vuelta, bordeando la falda del Peñón Grande por su ladera este, ya descendiendo, se dirigieron a Caudete; primero por una cantera de extracción de piedra y a continuación por el camino de los Castillicos, en el paraje Bonaire, hasta llegar a la Ciudad Deportiva de la localidad.

Tras la comida, y acompañados de personal de la Oficina Municipal de Turismo, realizaron una visita guiada por la localidad, para descubrir varios de los tesoros que la misma esconde, como son su Iglesia de Santa Catalina, Plaza de la Iglesia, Plaza del Carmen, villa medieval y el Castillo.

Preciosa ruta, en la que disfrutaron los cuarenta participantes de esta actividad, que tanto éxito ha tenido en anteriores ediciones, organizada por la Diputación Provincial de Albacete.

La próxima cita será el sábado 16 de octubre, en Paterna del Madera. Una ruta denominada “Vuelta a la Atalaya y al Nevacico”. Una marcha circular, de 18 kilómetros de distancia, de una dificultad técnica media-alta y con salida a las 8,45 horas, desde la casa de la cultura del municipio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios