El caso Gali o la enésima ilegalidad del Gobierno de España

Por Miguel Ángel Vicente
miércoles 13 de octubre de 2021, 06:35h

Este Retroprogresista Criminal Gobierno de España, liderado por el Pseudo-Doctor-Sánchez (el de la tesis doctoral fraudulenta, hecho que en cualquier país de nuestro entorno hubiera acabado con la carrera política de este advenedizo y zampabollos), alias “Pinochón” (recordemos por necesitar un Falcon para él y su señora, y otro o quizás ya una flota para sus napias), anda, de salto de mata en salto de mata, enredándose, como una enredadera, en el mundo de la ilegalidad, que bien pareciera haber tomado como símbolo y bandera de sus supercherías, el incumplimiento sistemático de la Ley, incluida la propia Constitución Española, la cual se la pasa por la entrepierna o por el forro, con una ligereza y desenvoltura, que bien pudiera desprenderse de ello que hubiere pasado su niñez y juventud en los barrios bajos, donde campa el hampa y otras menudencias de igual o mayor calibre.

Desde luego, desde su advenimiento al Poder, de entrada negociando y pactando con el submundo de la política, la ultraizquierda, la simple y la compuesta, de Podemos, a cuyo frente otrora se hallaba Pablito Iglesias, con esa defensa del comunismo marxista-leninista-estalinista, que puso de manifiesto la ahora Vicepresidenta Segunda del Gobierno de España, la inefable y sonrisitas, Yolanda Díaz, que omitió toda referencia a los genocidios mayores de la historia llevados a cabo por quienes hacían gala de la hoz y el martillo, más bien, al contrario, ensalzando ese modus operandi, al menos, por omisión, sin dejar de lado a los filoetarras de Bildu, a los independentistas catalanes y vascos, que no buscan otra cosa que sacar tajada de España y, a su vez, destruir todo vestigio que tenga que ver con la Nación Española, con la suma de otros minúsculos partidos que completan la escoria parlamentaria, no ha pasado día que no le creciera algún enano, entrando de lleno en una deriva de ilegalidades, incumplimientos de las leyes y saltarse la Constitución a la torera, recordemos, entre otros muchos, la forma de enfrentarse a la pandemia, ordenando un confinamiento y un estado de alarma declarados inconstitucionales por el Tribunal Constitucional, lo que ya de por sí solo, debería llevar consigo el cese del Gobierno en Pleno y su sentada en el banquillo de los acusados para rendir cuentas acerca de cómo se utilizaron aquellos medios para llevar a cabo políticas contrarias a los que recomendaban la sensatez y el buen sentido común, amén de aprovechar, incluso el secuestro del Congreso de los Diputados (sede de la voluntad popular) para evitar dar cuentas al pueblo, a través de esa institución, de los trapicheos y trapisonderías que con motivo de tal y aprovechando el oscurantismo y falta de transparencia, hacer de su capa un sayo, y siendo cómplices inexorables de los más de 130.000 muertos que, más o menos, a día de hoy, se han producido a la sombra del coronavirus, tratando de tapar esta hecatombe con esa proclama falsaria del propio Presidente del Gobierno, jactándose de haber salvado, con las medidas adoptadas por el Ejecutivo, la vida a 400.000 españoles, tomando a chacota a España y a los Españoles.

Dejando aparte un rosario de ilegalidades cometidas por este Retroprogresista Criminal Gobierno de España, que ha asaltado el centro de flotación de no pocas instituciones públicas, unido al intento, hasta ahora, al menos, en parte, fallido de hacerse con el total control del Poder Judicial, que, en su conjunto, se resiste a doblar como doblan los toros tras el último aliento de vida, entre otros, por lo llamativo, el caso de la Dulce Delcy, en el que el entonces Ministro de Transportes, José Luis Ábalos perdió los papeles, no sabemos si por intereses crematísticos, políticos o amorosos, que permitió a la Vicepresidenta del Gobierno de Nicolás Maduro, que tenía su entrada prohibida en territorio europeo, moverse como Pedro por su casa en el Aeropuerto de Barajas Adolfo Suárez, el cual, si viviera, quizás, hubiera exigido que borrasen del mismo su nombre y apellido, y como éste, no hay dos sin tres, escapándose siempre del polvo de las togas y las puñetas por resortes que aún están por aclarar y porque a un escándalo se le echa tierra con otro aún mayor, sin que los medios de comunicación, en su inmensa mayoría, salvo excepciones, hayan cumplido bien y fielmente con el papel que les exige la consideración de los mismos como el Cuarto Poder del Estado, toreando con el pico de la muleta y dejando vivos los morlacos devueltos a los corrales, contando, inexorablemente, con la concurrencia de un pueblo convertido ya en masa cretinizada, tal como pregona Juan Manuel de Prada, o como una masa de carne con ojos y muchos casos ya sin ellos, que tragan carros y carretas, que huyen de su papel de ser exigentes con quien detenta el poder, y que, en realidad, se ha ahormado, dejándose crucificar, por esa misma entente de mandamases, que tienen bien aprendida la lección para contentar al mismo, de echarle, de cuando en cuando, un puñado de migajas en las que se regodea aquél, que, encima, se siente agradecido por la bondadosa y, a la vez mísera dádiva que le ofrecen, tal como representan los 250 euros por ayuda al alquiler o los 400 euros para cultura (que seguramente se gastarán en drogas y botellones), que acaba de aprobar el Gobierno para los que llama jóvenes.

Pues bien, ahora, aquí y ahora, ha saltado a la palestra, a la manera como ha explosionado el Volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, vomitando lava y arrasando todo lo que se encuentra por medio, el caso Brahim Gahli, el líder del Frente Polisario, traído de matute por el Gobierno de España, con identidad falsa, con nocturnidad y alevosía, conduciéndole a un Hospital de Logroño ¡quién iba a pensar que estaría allí, en Logroño! Una ciudad de esta España de nuestros sinsabores, que más de uno, sobre todo actuales bachilleres, es la primera vez que la oyen y ni les sonaba por casualidad, o pensando quizás en su rima con órgano genital humano, concretamente, el femenino), a fin de tratarle, dicen, de la infección causada en el mismo por el coronavirus, y que igual que entró, igual salió, de incógnito total y sin dar las gracias ni los buenos días o las buenas noches, creando un conflicto diplomático con Marruecos de mil pares de cojones. Y es que este caso, archivado con igual celeridad por el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 5, Santiago Pedraz (que ahora anda en la prensa rosa y más preocupado por sus amoríos carnales que por su amor a la toga), por considerar que los delitos de que era acusado el tal Gahli habían prescrito, ha sido reabierto por la Sala de Lo Penal de la Audiencia Nacional, enmendando la plana al citado Magistrado, al considerar que éste se excedió en sus competencias cuando el pasado 29 de Julio decretó el archivo de esta causa en base a lo antedicho sobre la prescripción de los delitos que pesaban sobre Gahli particularmente el de genocidio, según la querella presentada por la Asociación Saharahui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadedh) y varias víctimas, sin que los delitos en cuestión sean moco de pavo: genocidio, asesinato, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas y desapariciones; o sea, un rosario difícil de digerir por un estómago sano, y que ahora, genio y figura, ha vuelto archivar a mayor gloria el Gobierno de España y posiblemente haciéndole un corte de mangas a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Siguiendo su curso, además, la causa que se ventila en el Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, sobre la entrada ilegal del interfecto en nuestro país, lo que ha puesto los pelos como escarpias al Gobierno en Pleno y, particularmente, a su Presidente, el Pseudo-Doctor-Sánchez, que se toma la gobernanza de España como un Juego de Shopping, declarando, tratando de defender a su imputada ex-Ministra de Exteriores, en esta causa, Arancha González Laya (que hubiera hecho una estupenda partenaire formando pareja con Barragán), que la entrada del Líder del Frente Polisario lo fue “por razones humanitarias” y que se llevó a cabo “cumpliendo la legalidad”, ello con esa cara de cordero degollado que pone cuando quiere explicar lo que no tiene explicación y tratando de tomar por tontos a sus interlocutores y al susum corda, mas, de momento, parece que esto no cuela, y que parece apuntar, no sólo al Ministerio de Exteriores, sino también, de momento, al de Interior y al de Defensa, amén de a la otrora Vicepresidenta Primera, Carmen Calva y Poyata, colaboradores necesarios para el triunfo de la trama clandestina urdida por el Gobierno, asunto que, como es de suponer, por pura lógica y necesidad, debió contar con la orden o, al menos, la connivencia, del propio Presidente del Gobierno (su propias antedichas declaraciones le delatan), utilizando a la ex-Ministra de Exteriores como el tonto útil de la operación. Ni qué decir, viendo la hecatombe que se avecina de seguir adelante este procedimiento que, el Pseudo-Doctor-Sánchez ya ha dado la orden a la Abogacía del (Gobierno) del Estado, para que eche todo el fuego en el asador para intentar cortar de raíz el incendio provocado, valga la redundancia, con una desvergüenza torera que ni el Don Tancredo, ya que pretende imponer al Juez que ordene el silencio absoluto de la prensa y que quite de en medio a las acusaciones particulares, y eso por ser “nos quienes” somos y hay que evitar que el incendio se extienda y llegue hasta los aledaños de La Moncloa, donde habita otra “X”, lo que parece innato al PSOE (recordemos la “X” de González a cuenta de los Gal), lo que es la demostración palmaria y la consecuencia de gobernar como un sátrapa y déspota. Por cierto, sin que el silencio obstinado de la comparsa de Barragán sirva de cortafuegos, pues hay que poner de relieve el silencio, a veces, habla y dice más que lo que predica la propia voz, y aquí, es de cajón, el Pseudo-Doctor-Sánchez, acostumbrado a hacer de su capa un sayo y saltarse la Ley como de costumbre, ordenó la operación, de tal calibre, que no cabría pensar que la cabeza de la ex–Ministra de Exteriores pergeniara tal chapuza sin igual.

MIGUEL ANGEL VICENTE MARTINEZ

13 DE OCTUBRE DE 2.021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios