Enfermeras Para el Mundo concluye un proyecto de salud comunitaria en Senegal que beneficia a más de 112.000 personas

miércoles 07 de mayo de 2014, 18:04h

Enfermeras Para el Mundo (EPM), en colaboración con la Región Sanitaria de Sédhiou (Senegal) y la financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, ha finalizado un proyecto de salud comunitaria en Senegal que ha beneficiado a más de 112.000 personas.

La región de Sédhiou, con una población de 431.036 habitantes, es una de las zonas más pobres y con peores cifras sanitarias de Senegal, ya que el 22 por ciento de los niños/as menores de 5 años padece desnutrición, el 18,5 por ciento de los recién nacidos es de bajo peso y el 90 por ciento de las madres padece anemia.

Además, la prevalencia contraceptiva es únicamente del 6 por ciento, la cobertura de consulta prenatal es del 36 por ciento y la tasa de partos asistidos por personal cualificado es del 34,9 por ciento. En este sentido, el distrito de Bounkiling forma parte de esta región, y se caracteriza por el difícil acceso a unos servicios sanitarios muy básicos, por unas altas tasas de VIH, matrimonios tempranos, embarazos adolescentes frecuentes, y una mortalidad elevada en las mujeres durante el parto y en los niños en sus primeros años de vida.

Sumado a esto, mujeres, niños y ancianos viven bajo la amenaza permanente de la malaria, la tuberculosis o las diarreas debidas a la contaminación de las aguas. Como consecuencia de esta situación, en el marco del proyecto se han llevado a cabo 33 jornadas de educación para la salud, y 60 emisiones de radio, en materia de salud sexual y reproductiva y en prevención de enfermedades endémicas.

Asimismo, uno de los mayores logros ha sido la edificación del Centro de Salud del distrito sanitario de Bounkiling, en el que hasta este momento no existía ninguno, y que consta de un módulo de hospitalización, un módulo de consultas generales y un laboratorio. Se ha construido también un incinerador para eliminar desechos sanitarios que puedan ser perjudiciales para la salud de la población.

Del mismo modo, se ha dotado de motocicletas a algunos puestos de salud de otras localidades de la región de Sédhiou para que enfermeros y matronas puedan trasladarse a las poblaciones más alejadas y de ese modo hacer un seguimiento a las mujeres durante el embarazo y controlar la salud de los niños.

Con este proyecto, EPM y la Región Sanitaria de Sédhiou han conseguido movilizar los recursos disponibles de la comunidad, y ponerlos al servicio de estrategias para luchar contra los problemas sanitarios de los grupos más vulnerables.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios