www.albaceteabierto.es

En defensa del político

jueves 15 de mayo de 2014, 15:37h
Julián García Martínez
Julián García Martínez

Por una vez, y sin que sirva de precedente, voy a escribir sobre política. Y lo voy a hacer para puntualizar lo que a diario se escribe sobre los políticos, que casi siempre suelen ser críticas o ataques directos a su gestión. Desde esta nueva web de información, quiero salir en defensa de todas aquellas personas que por cualquier circunstancia deciden dedicarse al ámbito político. Estoy plenamente convencido que los políticos ni son todos iguales ni se les debe tratar por igual. No pienso nombrar a nadie en este artículo. Todos sabemos que tanto a nivel nacional como regional, provincial o local siempre nos encontramos con algunos ellos en el punto de mira y en el objeto de las críticas, pero hay otros muchos con una conducta intachable que apenas se les reconoce.

Desconozco exactamente las cifras reales, pero los políticos corruptos que salen en los medios de comunicación, ya sean imputados o condenados judicialmente, creo que apenas representan un 20 % del total. ¿Que pasa con el otro 80 %? ¿Porqué cuesta tanto a los ciudadanos y a los medios de comunicación reconocer esa labor? Probablemente porque no vende el decir que hay políticos serios y honrados. Los únicos que venden son los corruptos, que los hay.

 Con algunas excepciones, en general creo en la buena voluntad de las personas que entran en política. ¿Que sería de esta sociedad si no existieran partidos ni personas que se dediquen a esta faceta de la vida ó trabajo entre comillas? La labor del político es a menudo ingrata y cargada de disgustos, sinsabores, insultos y amenazas. Prueba de ello es que escribiendo estas líneas, en León acaban de asesinar a la presidenta de la Diputación. No hay palabras ni justificación para definir este hecho.

Es por ello por lo que guardo mucho respeto a la clase política y a todos los hombres y mujeres que deciden dedicarse a ella, sobre todo aquellos que lo hacen desde formaciones ó partidos con pocas o nulas posibilidades de gobernar, como es el caso de IU ó UPyD.

Tengo que confesar, y es la primera vez que lo hago públicamente, que en varias ocasiones han intentado convencerme de entrar en política, y mi respuesta siempre ha sido negativa. La única persona que lo sabe es mi mujer. Algunas veces me ha fastidiado no aceptar la propuesta porque me lo han pedido amigos. Pienso que cada persona ha de tener claro dónde está y dónde no debe estar, en función de su trabajo, ideas, proyectos o meras necesidades económicas.
Por eso valoro tanto al político. Como yo, también hay mucha gente que dice que no. Por poner otros ejemplos, ¿Que pasaría si nadie quisiera donar sangre? ¿Qué pasaría si no hubiera voluntariado ni gente comprometida con acciones solidarias? ¿Qué pasaría si nadie quisiera dedicarse al sacerdocio? Menos mal que siempre hay algunos ciudadanos que dan el paso de representarnos para que esta sociedad siga funcionando dentro de las reglas democráticas que marcan la actual Constitución. Claro que existe corrupción, pero no deben de pagar justos por pecadores.

En este contexto, quiero terminar diciendo que aquí en Albacete y en Castilla Mancha he conocido a lo largo de estos años y conozco en la actualidad a muchas personas vinculadas de una u otra forma a la política. Pondría la mano en el fuego por la gran mayoría de ellos en cuanto a educación, buenas formas, honradez, etc. Eso sí, por todos….menos por uno que, para tranquilidad de los actuales, no ocupa ningún cargo importante a día de hoy, aunque sí lo ha tenido en otras legislaturas. No voy a dar más pistas porque estoy seguro que muchos de los que lean este artículo estarán haciendo sus quinielas…..y en muchos casos probablemente coincida con la mía.

    

JULIAN GARCIA MARTINEZ

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios