www.albaceteabierto.es

De récord Guinness

miércoles 12 de septiembre de 2018, 10:44h

Decíamos ayer (remedando las palabras que en enero de 1577 pronunció Fray Luís de León después de pasarse cuatro años en las cárceles de la Inquisición en Salamanca y también atribuida a Don Miguel de Unamuno cuando volvió del destierro en 1930 a su cátedra en la Universidad de Salamanca), o sea, la semana pasada, que la crisis económica originada en los años 2007/2008, asoló nuestro país (y al resto del mundo, según dicen) provocando la angustia, el horror y el espanto en la sociedad civil, a través de unas drásticas y dramáticas medidas de austeridad, con recortes, ajustes y supresión de derechos, fundamentalmente sociales, dejando en la miseria, la indigencia y la pobreza a millones de personas, que ninguna culpa tuvieron en ese boom infernal, que, en cualquier caso, hay que atribuir a la responsabilidad de los dirigentes políticos que se dedicaron a verlas venir, incapaces de adoptar medidas que evitaran tanto sufrimiento a tantísima gente de bien, durmiendo el sueño de los justos y mirando para otro lado, si es que no fueron cómplices de facilitar el paso a depredadores y buitres, esos personajes sin alma que se alimentan, como las alimañas, de la carroña, entrañas y despojos del mal ajeno, porque inversamente proporcional a la pobreza de gran parte de la población, se amasaban fortunas o se aumentaban las ya existentes, engordando sus faltriqueras y dejando en los huesos, cuando no criando malvas, a no pocos integrantes de los españolitos de a pie, de esos a quienes siempre se dirigen los políticos prometiéndoles el Paraíso terrenal en la tierra (el manido Estado del Bienestar Social) y sobre cuyas espaldas cargan las tintas cuando vienen mal dadas, con la desvergüenza de atribuirles la responsabilidad de sus actos banales, culpabilizándoles de cuantos males habidos y por haber puedan ser aterrizados sobre sus propias cabezas, provocando la “dinamitación” (el dinamitazo) de la clase media, la cual ha desaparecido del orbe mundial, igualando a toda la sociedad por abajo y creando un clima de angustia, descreimiento, desapego, desconfianza e incredulidad en esa clase dirigente, que más que pensar (aunque viven a su costa) en el ciudadano, piensan en ellos mismos y en su nutrida cuenta corriente.

Pues bien, lo que decíamos ayer, o sea, la semana pasada, de que la tan cacareada proclama, que desde todas las altavocías y vocinglerías del poder se propalaban de que la crisis ha pasado a mejor vida y que la recuperación es ya, de facto y palpable, una realidad incontestable, y decíamos que ya podemos decir, valga la redundancia, que volvemos a vivir en el país de Jauja y que los perros vuelven a atarse con longaniza, es una mera quimera, un desiderátum envuelto en una mentira que las narices de quienes así lo manifiestan alcanzan un tamaño tan descomunal que no habría metro para medirlas, dejando en mantillas al Pinocho del cuento de Carlo Collodi (seudónimo de Carlo Lorenzini).

Y es que, la realidad, los hechos, la vida que sigue su curso, es dura, tozuda y testaruda y, por muchas alharacas que desde las instancias oficiales se teatralizan, la crisis económica sigue ahí, no a las puertas de las casas de las ciudades y pueblos de España, sino dentro de las mismas, pues las consecuencias se ven y se viven en el día a día y si ayer, o sea, la semana pasada, poníamos el grito en el cielo ante los negativos saldos que el Empleo (uno de los factores que marcan las horas del Big-Bang, y medida de la situación y estado de bienestar social que marca las horas y los días de un país) habían arrojado el pasado mes de Julio del año corriente, los ya publicados respecto del recién finiquitado mes de Agosto de 2018 (sí, Sres. Políticos de pacotilla, de este año 2018), nos dejan la sangre helada, pues el indicador del último día de tal nefasto mes, es decir, el mismo día 31 de Agosto de 2018, se consagró como el día con más despidos de la historia, pues ese día, viernes negro habría que denominarlo, 363.017 personas perdieron su puesto de trabajo, en concreto, 15.125 personas fueron despedidas cada hora, en la que ha sido, repetimos, ya la mayor destrucción de empleo en una sola jornada de la historia, y eso que el citado mes de Agosto, tradicionalmente, siempre ha solido ser un mes malo para el mercado laboral por la finalización de muchos contratos de trabajo ligados a la campaña de verano (contratos temporales y, generalmente, con bajas o malas retribuciones), si bien el mes de Agosto de este año ha sido mucho peor, o sea, pésimo, lo que deja una gran desazón, inquietud, desasosiego e intranquilidad en los indicadores económicos, que ven que estas magnitudes laborales se mueven dentro de un laberinto, del que, al parecer o tal como parece, nadie con mando en plaza es capaz de averiguar la puerta de salida, o quizás, también de dejar que la serpiente se muerda la cola, y estemos varados, con los pies pegados al suelo, incapaces de movernos si no es para iniciar la marcha hacia atrás.

Es lamentable, como lo es, que mientras los recortes y ajustes en el mercado laboral afectan a millones de trabajadores de a pie, la mayoría expropiados y expulsados de la gran clase media que hacía avanzar a nuestro país con la velocidad de una locomotora de alto estanding, nuestros representantes políticos no han sufrido merma alguna en sus retribuciones, antes al contrario, no son pocos los que se las han subido, y cierto es que no habrá dinero para pagar las pensiones, pero sí, siempre, lo habrá para satisfacer toda esa clase de retribuciones, inmerecidas en la mayoría de los casos, por la mediocridad y mendacidad de sus receptores. Y no digamos la tan cacareada reforma de la Administración, o más bien, de las Administraciones Públicas, que siguen engordando como engordaba el gigante Pantagruel y lo que te rondaré morena, ya que la misma o mismas, es o son un amplio refugio donde recolocar a quienes pierden su cargo público, por h o por b, o esas puertas giratorias para incrementar los Consejos de Administración de tanta Empresa Pública o Semipública, pues no en vano, aunque se trate de entidades jurídicas privadas, están copados los altos cargos de administración por quienes han sido fieles seguidores y cumplidores de los dicterios de los gerifaltes de los Partidos Políticos, constituyendo en la mayoría de los casos unos Cementerios de elefantes y que me perdonen los paquidermos que nada tienen que ver, ni de lejos, con tanto holgazán e inepto, que se sienta en un Consejo de Administración a dormitar y a cobrar su retribución, amén de las dietas, que por mover, simplemente el dedo gordo de un pie, les caen como el Maná o como la lluvia del cielo, sin darse cuenta, ni para qué de que sus multimillonarias retribuciones van en detrimento de la calidad de vida de la población en general.

Parece mentira que, ahora, a estas alturas de la película y como si no la hubiéramos visto repetida una y mil veces, haya quienes se den golpes de pecho, haya quienes se asombren de estos datos, haya quienes se escandalicen de esta realidad, no por repetida menos preocupante, incluidos los medios de comunicación que, como en Fuenteovejuna, todos a una, han vertido llanto, aunque me temo que con lágrimas de cocodrilo. Así, el Diario el Mundo del 5 de Septiembre: “Semana negra en la Economía – 31 de Agosto, el día con más despidos de la historia… Agosto negro del mercado laboral… La mayor destrucción de empleo en una década”. El Diario “El País”: “El día más negro en la historia del mercado laboral… Nefasto Agosto… El día más aciago para el empleo en España…”. El Diario “La Razón”: “El aumento del paro enturbia el inicio de curso del Gobierno… - 31 de Agosto, día con más empleo destruido de toda la historia… Señal de alarma en el mercado laboral…”.

Por su parte y como corolario o añadido y en concomitancia con este estado de cosas, el Ibex marca mínimos casi históricos y añadimos a este potaje (que no hay quien se lo trague, aunque esté muerto de hambre), que la Luz, contrariamente a este desolador panorama y para hacerlo aún más oscuro (aunque sea una contradictio in terminis) y precario, alcanza un Récord, también histórico, registrando su máximo anual en un nivel sin precedentes en Septiembre desde 2008, alcanzando su cénit, al parecer, el día de hoy, y todos los elementos auguran una preocupante y alarmante subida paulatina, sin que el Gobierno de España mueva un dedo, porque entre otras cosas hay que proteger las pagas multimillonarias de los ex-políticos y paniguados sentados en las poltronas de los Consejos de Administración de las eléctricas. Y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga, y sobretodo y por todo ¡que Dios nos pille confesados!

MIGUEL ANGEL VICENTE MARTINEZ

ALBACETE

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Albaceteabierto

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.