www.albaceteabierto.es

Dos acusados de clonar tarjetas usadas en Toledo y otras ciudades, que se enfrentan a 14 años, niegan la autoría

lunes 23 de septiembre de 2019, 13:54h

Los dos hombres juzgados desde este lunes como supuestos autores de clonar tarjetas de crédito, con las que obtuvieron un total de 3.500 euros de varios cajeros automáticos en Salamanca, Madrid, Valladolid y Toledo y que se enfrentan a siete años de cárcel cada uno, han negado que cometieran los hechos.

"No soy culpable", ha manifestado Venelin R.V., y "no reconozco" ser autor de los hechos, ha expresado Anatoli K.A., ambos de nacionalidad búlgara, durante el juicio que se ha abierto en la Audiencia Provincial de Valladolid, donde está programado que continúe mañana.

Los hechos por los que se desarrolla la vista oral ocurrieron en febrero de 2017, cuando los dos procesados supuestamente instalaron un instrumento para captar las bandas magnéticas y los códigos pin en un cajero automático de una entidad bancaria de la Avenida de Juan Carlos I de Medina de Rioseco (Valladolid).

Con este sistema, según sostiene el fiscal, obtuvieron los datos de determinadas tarjetas y, con el fin de obtener un beneficio patrimonial, efectuaron operaciones no autorizadas ni conocidas por los titulares de las tarjetas en las provincias de Salamanca, Madrid, Valladolid y Toledo.

A preguntas del acusador público, los dos procesados han sostenido que el material empleado para clonar tarjetas localizado por la Policía en la casa en la que residía uno de ellos no era suyo y pertenecía a un amigo llamado Iván que residía en una habitación alquilada en la misma vivienda.

En Medina de Rioseco "nunca he estado ni de paso", ha sostenido Anatoli K.A., quien ha sugerido la posibilidad de que su compañero de piso pudiera haber pasado por allí con un vehículo de su propiedad que le dejaba de vez en cuando, sin saber donde se dirigiría con el coche.

Sí ha admitido que a veces han pasado por Salamanca y han parado a comprar comida y ha detallado que un día durmieron en Medina del Campo (Valladolid), donde acudieron a un club y después se alojaron en un hostal.

"Nunca he usado tarjetas clonadas", ha subrayado en respuesta a preguntas de su letrado.

Una decena de testigos ha pasado este lunes por la Sala de vistas de la Audiencia vallisoletana, todos ellos perjudicados por la extracción de distintas cantidades de dinero de sus tarjetas, que oscilaron entre cincuenta euros la menor y seiscientos en total la mayor, y que ya les devolvió el banco.

Parte de los testigos han concretado cómo su oficina bancaria o el gestor de la tarjeta de crédito les informó de la extracción de dinero después de que se hubieran clonado tarjetas en un cajero de Medina de Rioseco, mientras las víctimas no habían sacado ninguna cantidad, tras lo que acudieron a denunciar ante la Guardia Civil.

Un policía que ha declarado por videoconferencia y que ejerció como jefe de grupo de la Policía Judicial de Plasencia (Cáceres) cuando ocurrieron los hechos juzgados ha explicado que detectaron en esa localidad varias clonaciones de tarjetas y observaron imágenes de manipulación de cajeros.

Solicitaron apoyo para reconocer a las personas que estaban llevando a cabo la manipulación y partir de ahí fueron policías de la unidad especializada correspondiente los que dirigieron la investigación, que se centró en que los dos hombres ahora acusados clonaban tarjetas y sacaban después dinero.

Provisionalmente el fiscal demanda siete años de prisión para cada acusado, además del pago de forma conjunta y solidaria de una indemnización de 2.700 euros al Banco Popular y ochocientos euros al Banco de Santander, por un delito de continuado de estafa en concurso ideal con un delito continuado de falsificación de tarjeta de crédito.

Está previsto que el juicio continúe mañana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios