www.albaceteabierto.es

El nuevo muro

miércoles 20 de noviembre de 2019, 14:51h

Si hace unos días Europa entera se congratulaba celebrando el trigésimo aniversario de la caída del Muro de Berlín, ese muro que separaba a las dos Alemanias, la Occidental de la Oriental, y, en cierto modo, o sea, verdaderamente, dos estilos de vida, plena libertad y vigencia de los Derechos Humanos, en la primera, y esclavitud, prisión y dependencia, amén de ausencia total de los citados Derechos Humanos en la segunda, y cuyo levantamiento, para evitar la fuga masiva de ciudadanos del Este al Oeste, se llevó por delante más de mil vidas, personas asesinadas por la gendarmería oriental, que, de no haber existido el tal muro, hubiera dejado a la zona Este de la Alemania, poco menos que en una zona despoblada, tal como se machaca actualmente con esas zonas de la España despoblada o vaciada, que bien podría llenarse si se trasladaran a vivir a las mismas tanto chupatintas y políticos de pacotilla, con toda su cohorte de adláteres, corifeos, acólitos, paniaguados y mamandurrieros, que no sólo ocuparían esos espacios vaciados, sino que harían necesaria la expansión de esos núcleos hoy olvidados, mas lo que quieren esos nombrados es que el ciudadano de a pie se traslade a tales lugares, mientras ellos siguen subidos en el machito y disfrutando de las bonanzas de la civilización, ágapes, comilonas, festines y francachelas, en un mundo de comodidades y adelantos tecnológicos, y lo que es peor, todo ello, a costa de la ciudadanía de a pie, olvidados y vaciados inclusives.

Pues bien, después de la algarabía por ese aniversario de la caída del Muro de Berlín, que devolvió, dentro de lo posible, la libertad y la dignidad a los millones de alemanes que no pudieron escapar de las garras del bolchevismo, sumiéndoles en la más absoluta pobreza, indigencia y miseria, ahora, en pleno siglo XXI, se va a levantar un nuevo muro, en este caso en los Pirineos, que va a aislar a este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, del mundo civilizado y nos creará un lazo más íntimo con el África Tropical, encadenándonos a Marruecos, que es la zona africana más cercana a la península ibérica.

Y no otra cosa va a suponer el lazo de unión que han proyectado el Pseudo Doctor Sánchez & Pablo Iglesias, o sea, el Partido Socialista Obrero Español y Unidas/os Podemos/as, en esa fratricida inmolación del Pseudo Doctor Sánchez, con tal de seguir usando La Moncloa (que ahora, caso de triunfar este órdago, va a acabar siendo dividida, no sé si vertical u horizontalmente, pues polos del mismo signo se repelen) y disfrutando de las mieles de la Presidencia del Gobierno de España, Falcon incluido, con sus vuelos contaminantes, que bien debería reprochar la ecologeta Greta Trumberg (la cual no lo hará, otra cosa sería de cara al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump) y de los oropeles del Poder totalitario y autoritario que se barrunta en el futuro, adobado con los principios ideológicos de un Partido de ultra-izquierda, marxista-leninista-estalinista, o sea, de esa ideología que ha pasado al baúl de los recuerdos, y que va a reponerse, en tecnicolor, con la pareja del abrazo del oso (sin que sepamos quién abraza a quién y quién es el oso y quién la osa), o sea, a ese baúl de los recuerdos deplorables, tristes, desoladores y terribles, que durante su vigencia en la Europa de los siglos XIX y XX, laminó y asesinó a más de doscientos millones de almas, entre las que no se pudieron contar las de los españoles, si la guerra del 36/39 la hubieran ganado los rojos, a las órdenes de Stalin, que hubiera dejado arrasado el territorio español. Y, ahora, esa vieja y caduca ideología de la que apostató Felipe González en el XXVIII Congreso del Partido Socialista Obrero Español, en 1979, ha sido recuperada, por la veleidad del sostenella y no enmendalla, por un Pseudo Doctor Sánchez, arrojado a los brazos de los podemitas, defensores de las pseudo democracias bananeras de Latinoamérica, especialmente, Venezuela y Cuba, estando dispuesto, incluso, a aliarse con los independentistas (ERC) y los proetarras (Bildu), para lograr su sueño, o sea, con la escoria parlamentaria, dentro de la cual habría que incluir al PNV, siempre dispuesto a pescar en río revuelto (ya ha mostrado Urkullu su “disposición absoluta” a facilitar un gobierno, a cambio de serle transferidas más competencias, lo que demuestra el convencimiento patriótico de este pusilánime mandatario, en una “ande yo caliente, y ríase la gente”, o “dame pan, y llámame tonto”, tan acostumbrado este Partido Político a pegarse como sanguijuelas al tronco del poder), o ese pobre hombre diputado por Teruel- Existe”, (que se creerá le va a llover sobre su cabeza el Maná que Dios dispensó al pueblo hebreo en el Sinaí), o a la Canaria (otro tanto de lo mismo, de quien espera sacar rendimiento a cambio de ayudar a empujar a que España caiga por el precipicio o el abismo).

Y como la prepotencia, la avaricia (dicen que rompe el saco), la ineptitud, unidas a la malicia y la maldad del Pseudo Doctor Sánchez, no tiene límites, no ha caído el desgraciado en la cuenta de que ese abrazo del oso (¡pobre oso, que no tiene culpa de nada!) le va a catapultar hacia los infiernos, donde ya reina Pablo Iglesias, porque éste, una vez dentro de La Moncloa, se le va a subir a la chepa al Pseudo Doctor, y si éste barruntaba, hace cuatro días, que metiendo a Pablo en el Consejo de Ministros, no pegaría ojo, o sea, no dormiría tranquilo y sí con sumas pesadillas, ahora, y el tiempo lo dirá, de consumarse este aquelarre o locura, no solo le va a quitar el sueño, sino que acabará metiéndosele en la cama, y le irá empujando hasta hacerle caer de bruces de ésta y besar el suelo, siendo el paso siguiente arrojarle, como a un perro (o peor que a un perro), a los jardines de La Moncloa y dejarle como cobijo una caja de cartón, mientras su esposa, tendrá que ir limpiando de basura las alfombras monclovitas…

Y mientras esto sucede, en esta España de charanga y pandereta, la primera autoridad del país, el Rey Don Felipe VI y su señora, Doña Leticia, han tenido que rendir viaje a Cuba, a la Cuba de Castro, o de los Castros, para ser más exactos, en un viaje sin sentido ni oportunidad, programado por La Moncloa, quizás con la torticera intención de quitarles de en medio, en medio, valga la redundancia, de esta refriega que se avecina, o quizás, como comenta David Gistau, en su columna del domingo pasado en el Diario “El Mundo”, con la aviesa intención de que no volviera (“la buena noticia es que el Rey pudo volver de Cuba”), o quizás, también, para que vayan acostumbrándose al nuevo ambiente que se va a respirar en este país, repito, aún hoy, a duras penas, llamado España, mientras recorrían las calles de La Habana, enfundando él en una guayabera y haciendo el canelo, con uno de esos discursos, prefabricados, que tiene a bien soltar de cuando en cuando, con el gesto y el tono de voz de quien en la vida ha roto un plato, intentando dar una imagen de padrazo, creyendo que en Cuba iba a instaurar la “democracia”, palabra maldita en la Isla, que le llevó a ser recibido por el dictador Raúl Castro, a solas, quizás, para cantarle las cuarenta y reprocharle su ligereza, poniéndole las orejas rojas, cuando, en realidad, este encuentro no estaba programado de antemano: salió de la reunión como un alumno de colegio reprendido por el maestro.

Y es que, le han infundido al Rey la creencia de que todo lo que toca lo hace oro y él se lo ha creído, como cuando reclamando los Juegos Olímpicos para Madrid, no tuvo otra ocurrencia que declararse padre de dos niñas, como si ello importara mucho para mover conciencias, y así le lució el pelo. Claro, que cuando habla a los españoles, a éstos parece que se les abren las carnes y lo vitorean como el mejor de los mejores. Y por otra parte, sin tener la vergüenza torera de reunirse con la disidencia, y sin que lograra nada con su discurso en defensa de la democracia y los derechos humanos, pues tanto la una como los otros le traen al pairo al dictador cubano, que, además, se cisca en los mismos, y ante la osadía del monarca español, “aprovechó la ocasión y forzó una reunión privada con el Rey que refuerza su autoridad y envía un mensaje inequívoco: el poder aún sigue en sus manos y no piensa cederlo ante la oposición interna que sigue siendo sometida al encarcelamiento y la tortura” (así se expresa el Editorial del Diario “El Mundo”, el pasado 15) En fin, que para ese viaje, no hacían falta tales alforjas. Y si atendemos al desiderátum del señor Rodríguez, o sea, del Ex Presidente José Luis Rodríguez Zapatero, con la inanidad, la estulticia y la ineptitud que le caracterizan, de que “estaba deseando que el pacto con Podemos se produjera” es, efectivamente, y no es broma, para echarse a temblar y poner nuestras barbas a remojar.

MIGUEL-ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

20 de Noviembre de 2.019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Albaceteabierto

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.