www.albaceteabierto.es

Un gobierno fuera de la ley (VII)

miércoles 11 de marzo de 2020, 05:41h

Esta última semana ha pasado sobrevolando sobre el affaire denominado “Delcy-Gate”, o sea, sobre la controvertida visita y aterrizaje del avión en que viajaba la Vicepresidenta del Gobierno de la “democrática” Venezuela, Delcy-Eloina-Rodríguez, en una escala más que sospechosa, ya que el Ministerio del Interior, con Grande Marlaska a la cabeza, preparó la llegada de la Dulce-Delcy, al aeropuerto Presidente Adolfo Suárez-Madrid Barajas, con veinticuatro horas de antelación, lo cual ya pone sobre sospecha, las primeras declaraciones del Gobierno acerca de que ignoraba tal llegada y que la componen un rosario mayor que la constelación formada por la Osa Mayor y la Osa Menor, y que, aparte de otras muchas mentiras salidas de la boca de nuestro actual Pseudo-Doctor-Sánchez, a la sazón Presidente del Gobierno Español, incluso antes de las últimas elecciones generales, han dado pábulo a la reseña de “un Falcon para él y su señora, y otro para su nariz”, tras el alias atribuible al mismo de “Pinochón”, precisamente por la longitud, in crescendo según pasan los días y las horas, de sus napias, y contraviniendo aquel mensaje, difundido por twitter, que otro miembro del Gabinete de otro inefable, Jose-Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Rubalcaba, tras los atentados del 11-M, de que “España no se merece un Gobierno que le mienta”, pues si lo tomamos el mismo al pie de la letra, tal como se tomó entonces, sería para defenestrar de por vida al Pseudo-Doctor Sánchez, y apartarle de la política por los siglos de los siglos, amén. Pero, en este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, parece ser que todo es del color del cristal con que se mira, y lo que fuera un estigma para aquel Gobierno del PP, parece ser una vanagloria, para el actual Gobierno del PSOE, en comandita con la escoria parlamentaria, y así nos luce el pelo, a España y a los Españoles.

Y, en verdad, ha pasado una semana, en la que no se ha hablado para nada de este turbio, controvertido y feo asunto, vulnerando la prohibición de la UE, de que, al menos, una veintena de altos mandatarios del Gobierno “democrático” de Venezuela, o mejor dicho, de Nicolás Maduro, pisase suelo Schengen, dentro de las medidas sancionadoras comandadas por los Estados Unidos de América, a cuyo frente sí se encuentra un Presidente, Donald Trump, con todo lo que hay que tener, para ser calificado de Hombre de Estado, y no esta jauría de grillos y papanatas, amén de calzonazos, integrada por los mandatarios europeos, salvo el británico Boris Jhonson, y el ruso Vladimir Putin, el cual, con su propuesta de reforma de la Constitución Rusa hacia unos parámetros más conservadores, ha sacado los colores a este actual Gobierno de papagayos español, comunista-marxista-leninista-estalinista, a los que da un varapalo de muy padre y señor mío, al pretender que la ley básica de la Unión Soviética, mencione, expresamente “la fe en Dios” y que el matrimonio es “la unión de un hombre y una mujer”, mas aquí, por estos lares, mirarán para otro lado, como quien oye llover, y por un oído les entrará y por el otro les saldrá, pero la muesca dada por el mandatario ruso hará mella, causando huella indeleble, como el bautismo, en el alma (caso de que este tipo de gente la tenga) y quebrará parte de sus principios ideológicos basados sobre un castillo de naipes.

Bien sabemos que el Juzgado competente, se ha puesto a trabajar sobre el asunto, en aras de aclarar qué es lo que realmente sucedió aquella medianoche-madrugada, de los días 20 al 21 de Enero del presente año, sobre la base de lo grabado por las cámaras de seguridad del aeropuerto (en el que parecen haberlas a miles), junto con la declaración jurada, bajo fe notarial, de uno de los guardas de seguridad en servicio laboral aquéllas horas y de las que se desprenden nebulosos y sospechosos movimientos de la comitiva, integrada por Delcy y José-Luis Abalos, principalmente, o sea, como espadas principales, por las pistas del aeropuerto, amén de su acceso a la sala Vip (no podía ser de otra manera) dada la alta alcurnia de los allí reunidos, y del trasiego de un importante retén de maletas de alto peso (por su peso en kilogramos en sí y, quizás, por el peso económico de lo que contenían, posiblemente oro extirpado de las arcas públicas venezolanas), esperando que la actuación de la Justicia no se limite a hacer una faena de aliño y haga que el toro sea devuelto a los corrales, que todo es posible, con este Gobierno Kamikace, capaz de mover todos los resortes a su alcance, aunque les sean prohibitivos por ley, para tratar de tapar este desaguisado, que no ha pasado por alto en el ámbito internacional y que ya ha movido al Gobierno de Estados Unidos a pronunciarse, acusando a España de dañar el plan pactado con la UE sobre Venezuela y que España es el mayor impedimento en la UE para enfrentarse a Maduro, y que presionará a Europa para que prohíba el tráfico del oro de Venezuela, cuestiones que el Presidente Donald Trump prevé tratar y poner sobre la mesa, así como la actitud del Pseudo-Doctor-Sánchez, alias Pinochón (un Falcon para él y su señora y otro para su nariz) en la visita que el Monarca Español, el aún Rey de España, Don Felipe VI, tiene programada para el mes de Abril a la Casablanca, en la que quizás tenga que pasar por otro mal trago, tal como le ocurriera en su viaje a Cuba, en el que fue llamado a capítulo por Castro.

Y, entretanto, sigue la oscuridad sobre el tejemaneje que el exPresidente de España, Sr. Rodríguez, José-Luis Rodríguez Zapatero, se lleva entre manos con sus constantes y continuas visitas a Caracas, a entrevistaras con el Presidente de la “democrática” Venezuela, Nicolás Maduro, van ya unas 39 veces, sin que sepa en qué condición ni qué cometido tiene este señor (que, tras dejar a España y a los Españoles, sumidos en la miseria, la ruina y la miseria, tras sus nefastos siete años de Gobierno, más le valiera hacer mutis por el foro y desaparecer de la escena política, por lo mucho que tiene que ocultar), pavoneándose como un pavo real, en época de celo y apareamiento, y como si él tuviera en sus manos la pócima de Fierabrás para resolver el conflicto venezolano, antes bien, todo lo contrario, pues parece que saca tajada de estas visitas y que parece un correveidile y una plañidera mandada por Pablito Iglesias, alias el Jorobado de Notre Dame Español, y sus correligionarios, para asentar la dictadura tiránica, ególatra y dictatorial, de Nicolás Maduro.

Y por si fuera poco caldo el que tenemos en la cazuela, a estas alturas de la película el también opaco y turbio asunto, del destino de los 14´5 millones de euros, del total de los 35 millones de euros, procedentes de comisiones que la petrolera venezolana PDVSA satisfizo por asesorías ficticias, al Embajador en Venezuela, Raúl Morodo, durante el Gobierno del Sr. Rodríguez, Don José-Luis Rodríguez Zapatero, asunto que se halla en la Audiencia Nacional, bajo la batuta del Juez Santiago Pedraz, que pide datos a bancos, notarios y registradores de la propiedad, para identificar a los receptores de esos 14´5 millones de euros de los 35 que cobró el ex embajador de Don José-Luis Rodríguez Zapatero y cuyos fondos acabaron en cuentas de Suiza, Portugal y Caribe, conociendo los lazos que unían a Podemos con Hugo Chávez, en su día, y actualmente, con Nicolás Maduro, y para los que la Constitución Venezolana es la Biblia que salvará al Mundo, y en cuyas oscuras sombras bien pudiera verse la luz del cambio del Pseudo-Doctor-Sánchez alias Pinochón (un Falcon para él y su señora y otro para su nariz), en relación con, diciendo una vez más, digo, donde dije diego, de que Juan Guaidó no es el Presidente encargado de Venezuela, sino, simplemente, el líder de la oposición venezolana, considerado por la Dulce Delcy Rodriguez (el amor de Jose-Luis Abalos) como un “enemigo de la patria”, aunque la inefable ministra (¡con esa pinta!) de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, haya zanjado la cuestión al proclamar que “El señor Guaidó es dos cosas a la vez: un presidente encargado y a la vez líder de la oposición en Venezuela. Esas son las dos cosas que él representa”. O sea, un Mr. Jekyll y un Mr. Hyde, lo que no es de extrañar, en un miembro (o miembra) de este Gobierno, cuyo coeficiente intelectual está muy por debajo del umbral de cero patatero.

Mas todo sea con la finalidad de que el Pseudo-Doctor-Sánchez, pueda seguir cagando en La Moncloa, al estar cogido él y el PSOE, por sus partes nobles, por toda la escoria parlamentaria, que lo ha izado a Presidente del Gobierno de España, aunque conociendo su desaforada ambición, su egolatría, su falta de escrúpulos, de ética y de moral, bien pudiera ser su aspiración hacerse con la Jefatura del Estado.

MIGUEL-ÁNGEL VICENTE MARTINEZ

11 de Marzo de 2.020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios