Aldea 4.0, el proyecto de ‘aldea pensada’ con el que Albacete quiere seducir a Europa
Ampliar

Aldea 4.0, el proyecto de ‘aldea pensada’ con el que Albacete quiere seducir a Europa

jueves 08 de abril de 2021, 12:39h

El Ayuntamiento de Robledo, aunque con vistas a que el proyecto repercuta en toda la zona Robledo-Cubillo-Chospes, ha presentado “Aldea 4.0, conexión Living-Lab Agro-Industria”, un programa desarrollado desde y para el entorno rural que se centra en la sostenibilidad y la innovación como ejes de desarrollo económico y tecnológico.

Aldea 4.0 aspira a recibir financiación de los Fondos Next Generation que otorga la Unión Europea, y es una de las propuestas que participan en el concurso de “Proyectos susceptibles de financiación con fondos de recuperación, fondos estructurales y de inversión, e instrumentos financieros europeos”.

Esta iniciativa propone varias acciones que se articulan entorno a la idea de la “aldea pensada”, en la que se dan la mano la tradición y la tecnología, la experiencia y la innovación. En el proyecto que se ha presentado a la Unión Europea, se pretende fomentar el emprendimiento y el uso de las nuevas tecnologías, y ofrecer soluciones innovadoras que impulsen el crecimiento económico en la zona. La idea principal de Aldea 4.0 es que los habitantes del rural puedan disponer y beneficiarse de herramientas tecnológicas que faciliten y potencien la agricultura, la industria u otros proyectos que hagan viable la vida en el entorno rural, y que se haga sin perder de vista esos ejes vertebradores que hemos mencionado, la sostenibilidad y la innovación.

Así, por ejemplo, si consigue la concesión de los fondos de la UE, este proyecto de Robledo, pueblo albaceteño de menos de 500 habitantes, invertiría en la automatización de la maquinaria agrícola, se apostaría por la agricultura ecológica sostenible, o se extendería el uso del Internet de las Cosas (IoT), que permite recopilar muchos datos útiles gracias a la monitorización de los terrenos o del ganado a través de sensores para controlar la humedad, la alimentación u otros factores que afectan a los cultivos y a los animales.

A propósito de la presentación de Aldea 4.0, Cristian Cuerda, alcalde de Robledo, destacó que este proyecto está en consonancia con la voluntad y las iniciativas que se han presentado desde diversas instituciones castellanomanchegas y españoles para luchar contra la despoblación y convertir el entorno rural en lugar de emprendimiento que ofrezca garantías de futuro a sus habitantes.

Recientemente, se conocía la noticia de que la Junta de Castilla-La Mancha está financiando cerca de un centenar de proyectos de investigación centrados en zonas amenazadas por la despoblación. En un país en el que más de la mitad del territorio cuenta con menos de 11’5 habitantes por kilómetro cuadrado, el fomento de las zonas rurales como espacios de oportunidades y futuro se ha convertido en una prioridad, todavía más en una Comunidad como la manchega, que se ha visto mucho más afectada que otras por este problema, incluso en las ciudades.

En el pasado, se apostó por la reurbanización de Albacete y el desarrollo de las vías de comunicación en vistas a un crecimiento de la ciudad que, visto desde el presente, seguramente no ha sido tan grande como se preveía. Hace algo más de una década, en 2008, la Fundación Fondo Civitas Nova realizó el estudio “Desarrollo y planificación de Albacete y su entorno metropolitano”. Para llevarlo a cabo, contó con la ayuda de investigadores del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, conocido popularmente por un famoso equipo de blackjack o 21 que tuvo en los años 80 y que cuenta con algunas de las mentes más brillantes del mundo en distintas áreas, siendo la de estudios económicos una de las más destacadas. Los resultados del estudio preveían que, para 2027, el área construida de Albacete aumentaría en casi 3 millones de metros cuadrados y que se alcanzarían los 259.000 habitantes (respecto a los 161.000 que había en 2002).

Si bien en la actualidad el área metropolitana de Albacete concentra más de la mitad de los habitantes de la provincia, un total de 388.270 en 2020, su población apenas ha aumentado en la última década. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, de los 170.475 habitantes de 2010 se ha pasado a unos 174.336 en 2020. Un incremento de menos de 4.000 personas en diez años que hacen bastante improbable la cifra que se preveía para 2027.

Parece que la despoblación en Castilla-La Mancha es un fenómeno que afecta a toda la provincia, la ciudad incluida. Más de diez años atrás, el estudio del MIT ya apostaba por el desarrollo tecnológico (recomendando que Albacete se convirtiese en sede de empresas tecnológicas), la accesibilidad y la sostenibilidad como motores para el impulso del desarrollo económico y el bienestar social en la ciudad. El proyecto Aldea 4.0, que lucha por obtener financiación de la UE, reivindica que ese impulso se pueda tomar también desde y por el entorno rural.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios