www.albaceteabierto.es
Miguel Ángel Perera cortó la única oreja de la tarde en la segunda de abono de Albacete
Ampliar
(Foto: Emilio Sánchez)

Miguel Ángel Perera cortó la única oreja de la tarde en la segunda de abono de Albacete

Por Redacción / Agencias
jueves 09 de septiembre de 2021, 22:15h

Perera, que tuvo el mejor lote, se llevó una oreja de Albacete, un trofeo protestado por parte del graderío. Urdiales estuvo mucho mejor en el primero que en el cuarto y Ginés Marín hizo dos buenas faenas a toros más difíciles pero falló con la espada.


  • Miguel Ángel Perera gustó en sus dos faenas


  • Ginés Marín rozó los trofeos en ambos toros.

Perera, al que se concedió la única oreja de la tarde, fue el único de la terna que logró sacar partido en la estadística de la falta de entrega de los toros de Victoriano del Río lidiados hoy en la segunda corrida de la feria tauriana de Albacete

Gran inicio de faena por bajo de Diego Urdiales al primero fue solo una ilusión, como gran parte de una tarde lastrada por la reacia condición de los ejemplares de la familia Del Río ante las telas. Pero esos detalles del riojano pusieron al público los dientes largos en la esperanza de verle cuajar una de sus faenas de empaque y suficiencia con los toros que presentan dificultades. Pero no pudo ser. El de Toros de Cortés se acostaba descaradamente por el lado izquierdo y reponía por el derecho, a lo que se sumó un molesto viento que incomodó visiblemente al torero. Tampoco se prestó al lucimiento el áspero y mirón cuarto, con el que Urdiales lo intentó sin brillo.

Perera dejó una estocada entera arriba al segundo después de pinchar por dos veces, perdiendo así un posible doble trofeo, porque estuvo con él a un gran nivel, en su estilo: poderoso, firme, ajustado...

El de Victoriano del Río fue un buen toro, sin demasiada clase, al que había que esperar y aguantar la manera medio dormida en la que embestía. Y el extremeño lo aguantó, rompiendo la faena cuando lo pasó al natural, solo que en ultima instancia, por esos fallos al matar, todo quedó en una gran ovación.

El quinto acometió sin ritmo y Perera acertó a dejarle la muleta en la cara y a tirar de él en varias series ligadas y vibrantes por el derecho. La emoción disminuyó cuando faltó ese hilván entre los pases, pues el toro entonces se violentaba, pero el de Badajoz esta vez aseguró la suerte suprema con una mañosa estocada que acabó de propiciarle una oreja algo contestada.

Ginés Marín hizo una buena faena en el tercero de la tarde. Gris al principio con muy buenas tandas en la segunda parte de la faena de muleta. Ginés Marín aguantó todas la adversidades con entereza, metiéndose en los terrenos del toro y arrancándole los muletazos con garra. Su tardanza en matar hizo que la segura petición de oreja se tornara en un aviso. Pareció que lo mataba rápido, con una buena estocada, pero el toro se resistió y no quiso caer, en con el descabello estuvo desafortunado Marín, que perdió su opción de trofeos.

En el sexto, el toro solo estuvo unas décimas de segundo ante el toro de picar, por lo que el de Toros de Cortés conservó un ímpetu desordenado que transmitió emoción. Ginés Marín anduvo de nuevo decidido, destacando al natural y sorteando meritoriamente las tarascadas de un ejemplar al que tumbó a la segunda.

FICHA:

Se lidiaron cuatro toros de Victoriano del Río y dos de Toros de Cortés (1º y 6º), muy bien presentados. Faltos de entrega y clase, el lote de Perera fue el más manejable y de mayor nobleza.

Diego Urdiales: ovación y silencio.

Miguel Ángel Perera: ovación y oreja con algunas protestas.

Ginés Marín: ovación tras aviso y ovación.

Entre las cuadrillas, Javier Ambel saludó tras banderillear al segundo.

Segundo festejo de la feria de Albacete, con media entrada sobre un máximo aforo del 75%.


LA MIRADA DE EMILIO SÁNCHEZ
Miguel Angel Perera demostró ;en esta Feria del 2021 el momento dulce que se encuentra en esta temporada tan atípica ;dentro del mundo de los toros.

En Albacete esta tarde ante los toros de la casa Victoriano del Río-Toros ; de Cortés. tuvo dos buenas actuaciones, casi calcadas y emborronadas ;las dos por la espada, ante el lote mejor de la tarde, todo sin pasarse de bondad en sus dos enemigos.

Al primero de ellos , recibió ;con chicuelinas de manos bajas desplegándose ;en el quite. Perera lo hizo fácil ;ante la bondad de toro, y la muleta poderosa que Perera tiene y lo demostró ;en esta segunda de abono. ;
Con la franela por el pitón izquierdo ligó ;tres series que finaliza ;con el de pecho, de pitón a rabo. Y recordando al gran torero de Albacete "Pedres", que nos dejaba 48 horas antes, decía ;que el pase de pecho era lamiendo el lomo y de pitón a rabo.

En su segundo, otra faena casi calcada, y de nuevo le saca ;faena cruzándose ;al pitón contrario obedeciendo en la muleta. Con los naturales consiguió ;que la Banda de música tocara. Lastima que "laminado" viniera a menos ;y empezó ;a defenderse echando la cara arriba. Perera al meter el acero un tanto ;trasero y ladeado ; la petición ;hizo que la primera oreja de la tarde fuera a su esportón.

Ginés Marín tuvo dos actuaciones muy parecidas pero con muy diferentes ;toros. Su primero, un toro reservón ;que rompió ;tras salir del caballo, tuvo ;genio más ;que bravura, se metió entre los pitones con mucho ;peligro y la faena fue subiendo de tono que ; hizo poner el "ay" en los tendidos. Era un toro que se pegó al piso y costó sacarle ; esos muchos muletazos ;sueltos que se le dieron. En su segundo y ;último ;de la tarde los dejó crudo, después de torear muy bien con el capote ; con chicuelinas, tafalleras. Buen inicio con la muleta por alto y muletazos ;sueltos. La embestida tampoco era clara.

;Pinchazo y estocada un ; tanto trasera.

Y Diego Urdiales pasó por Albacete sin pena ni gloria, y lo que de él se esperaba no llegó ;a ofrecerlo ;todo por tener que ;lidiar a los dos menos boyantes de la tarde. Su primero sacó un peligro sorodo y Urdiales tomó las debidas precauciones, siendo un torero de muchas piernas . En el cuarto de la tarde de nuevo no tuvo material incierto y peligroso, con muchos arreones en las embestidas cortas. Lo demostró ;en el tercio de banderillas el toro esperando mucho la arrancada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios