www.albaceteabierto.es

Las primeras líneas del Quijote bajo 55 miradas de artista, propuesta de Jaime Narváez

miércoles 20 de abril de 2016, 11:26h

Descubrir el comienzo del Quijote bajo 55 miradas diferentes, algunas ilegibles o de difícil lectura, es la propuesta

 de Jaime Narváez, diseñador gráfico y profesor de Bellas Artes, que reflexiona con su proyecto sobre "qué ocurre si la forma genera tanto ruido" que altera el acceso al contenido.

Narváez ha avanzado a Efe lo que se ha planteado con su libro 'Variaciones con fragmento de texto', que confía en que esté editado a comienzos de verano y que llegará en formato de libro de bolsillo aunque se trate de un "libro de artista" o, dicho de otra forma, de un "experimento editorial".

Su propuesta se sumerge en lo literario, lo lingüístico y lo gráfico, y lo hace sobre un texto universal y muy conocido, realizando una serie de cambios léxicos, semánticos, morfológicos, tipográficos o de maquetación que ponen de manifiesto los mecanismos del texto.

Este diseñador de libros, catálogos, 'libros de artista' y espacios expositivos, además de profesor en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca (Universidad de Castilla-La Mancha), se ha planteado qué pasa "si de repente" se genera "tanto ruido" en la forma de un texto que se altera la forma en la que el lector accede a su contenido.

Como diseñador, una de las preguntas que suele hacerse es la relación entre forma y contenido, principalmente porque buena parte de su trabajo consiste en hacer visibles, mediante la forma, los contenidos de una obra.

Dentro de los parámetros que maneja de forma habitual tiene importancia, por ejemplo, que el texto se pueda leer con facilidad o que sea una lectura placentera, y ahí nace su reflexión sobre forma y contenido.

Jaime Narváez ya había trabajado este concepto con la fotografía pero ahora ha querido aplicarlo a un texto y ha elegido Don Quijote de la Mancha.

¿Por qué el Quijote? Porque buscaba un texto escrito originalmente en castellano y porque "el Quijote es como nuestro libro", pero, además, porque la historia del hidalgo caballero es "muy interesante" y al no existir gramática en la época eran los propios tipógrafos los que decidían determinadas normas al escribir.

Pero, también, porque es un libro "con muchas connotaciones simbólicas, históricas y culturales".

Ha tomado el comienzo del libro y lo ha planteado bajo 55 perspectivas, algunas de ellas "completamente ilegibles" bien porque la letra es minúscula o porque el interletrado es mínimo.

Otras variaciones incluyen cada palabra en un tipo de letra diferente o cada palabra en una fila; o ha eliminado los signos de puntuación, o ha suprimido los espacios, de modo que todo el texto se muestra seguido; o ha sustituido partes del texto por emojis del whatsapps; o ha teñido las letras de azul, o ha manuscrito una página.

"El texto sigue estando ahí. Otra cosa es que se pueda leer", argumenta. Y ahí enmarca la reflexión a la que invita en plena celebración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

Su idea inicial era tomar "la totalidad de un texto", pero obviamente cuando eligió el Quijote tuvo que centrarse en las primeras líneas para este "juego" artístico.

Lo que Jaime Narváez busca es "hacer preguntas" pero, a la vez, su proyecto es "un juego", algo "divertido" que no escapa a la reflexión.

El diseñador explica que su libro, de unas 250 páginas, tendrá formato 'de bolsillo' y no estará en el circuito de las galerías de arte: "en vez de ser un 'libro único' o 'libro objeto', seriado y firmado y cuyo precio, por tanto, estaría sometido a los valores del arte, yo prefiero que sea un producto industrial, que no por ello deja de ser artístico", matiza.

"Lo que nunca he dejado de tener claro es que esto es un juego, tiene que ser una cosa divertida. Y no quiere decir que porque sea divertido no haya reflexión", afirma. EFE

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios