www.albaceteabierto.es

Radiografía de un país (III)

miércoles 30 de enero de 2019, 03:25h

Tras las dos primeras entregas del artículo que nos ocupa, analizando y comentando el estado de nuestros políticos, es decir, de los miembros del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo, que, en este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, monta tanto, tanto monta (como, en su día se propalaba de los Reyes Católicos, Isabel como Fernan¬do), dando a entender que uno y otro se ancaraman a la misma altura y que la interdependencia de los mismos es bastante asaz, sobremanera cuando se logra en las urnas una mayoría absoluta, pues a la postre, los integrantes tanto de aquél como de éste (salvo excepciones respecto del Ejecutivo, que puede albergar personas no salidas o elegidas en las urnas), con regularidad proceden de quienes han salido elegidos en unas elecciones a pie de urna, por lo que, en estos casos de mayorías absolutas, bien puede decirse que el Ejecutivo ejerce un dominio y presión, en algunos casos asfixiante, sobre el Legislativo, pues éste se pone a disposición de su señor y baila al son que éste le toca, por lo que lo dicho sobre los políticos, con carácter general, en esas dos primeras entregas de este artículo, sirve, en definitiva, para los integrantes de esos dos dichos Poderes, el Ejecutivo y el Legislativo, resaltando que, en los supuestos de no mayorías absolutas, pueda apreciarse respecto de este último una mayor independencia, al no contar el Ejecutivo con el beneplácito, manso y ciego, de los Diputados del mismo color o de la suma de colores que compendian el Poder del Gobierno, tal como sucede en la actualidad con el Gobierno Socialista de Pedro Sánchez, aupado a la poltrona monclovita por la suma de partidos que habían perdido las elecciones, incluso del propio Partido Socialista Obrero Español, aunque esta suma no es monolítica tal como se ha puesto de manifiesto por la votación última, con el desmarque de Unidos-Podemos, que ha tumbado o da¬do al traste con el proyecto de Ley sobre alquileres que el Ejecutivo de Sánchez había pergeñado para favorecer el alquiler de inmuebles, como su propio nombre indica, especialmente el dirigido a la obtención de una vivienda digna para las familias españolas.

Por cierto, que aquí y ahora, hay que hacer una advertencia respecto a la corta memoria de quienes se erigen, como dioses, por mor de ser elegidos en unas elecciones, asiendo un poder, en muchos casos, casi absoluto, creyéndose los intérpretes de los paradigmas de la piedra filosofal y poseedores de la varita mágica para decidir sobre el bien y el mal, creyéndose por encima de éstos, dejando en el olvido a la masa, al pueblo, al que deben su unción como tales representantes. Y no sólo me refiero a las promesas electorales, sobre cuyo cumplimiento habría que establecer un código ético y estético, estableciendo sanciones, incluso penales, por fraude y falsedad, para quienes, impunemente en la actualidad, una vez alcanzada la cima del poder, se olvidan del cumpli-miento de esas promesas , que, en definitiva, son las bases sobre las cuales el pueblo les ha conferido su voto, y que, queramos o no, constituyen el fundamento de un pacto no escrito entre votado y votante. Mas, por regla general, como digo, una vez alcanzada la meta y el derecho a ocupar una poltrona, la memoria de los votados flaquea y donde dije digo, ahora digo Diego, irresponsablemente, pues saben que esa actitud, que ese incumplimiento, no les va a suponer sanción alguna. Y no sólo deberían estar incursas en esa posible exigencia de responsabilidad res¬pecto de lo prometido en el programa electoral, sino también las proclamas y dicterios que, quienes se creen exentos de responsabilidad (a la manera como proclama res¬pecto a la persona del Rey, el articulo 56.3 de la Constitución Española, de que "La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad") expelen a los cuatro vientos, en el sentido de mandar un mensaje tendente a dejar patente su patente, valga la redundancia, de corso, a dejar claro y manifiesto "haz lo que yo te diga, pero no lo que yo haga". Y un ejemplo, claro y conciso, lacónico y sucinto, sobre este último punto, lo tenemos a la orden del día, pues todos recordaremos que, tras las últimas elecciones generales, en las que el Partido Popular fué la fuerza más votada, los peperos y los jerifaltes de Ciudadanos, se lanzaron a la palestra pontificando que debía gobernar la lista más votada y, en modo alguno, lo fuera la suma de lo que ellos, despectivamente, llamaban perdedores de las elecciones, principio que ya quisieron dejar apuntalado mucho antes de las dichas elecciones, criticando groseramente, al Gobierno que logró formar Pedro Sánchez, llamándole Gobierno Frankenstein, negándole autoridad para el Gobierno de la Nación, sobre el que podemos estar o no de acuerdo con los principios programáticos sobre el que dicho Gobierno se apuntala o sobre los pilares que se desprenden de lo que calificamos de "izquierdas", pero que no deja de ser tan legítimo como cualquier otro Go¬bierno que pudiera haber conformado el propio Presidente del Gobierno, dimisionario, en cierto modo, Mariano Rajoy, si los escaños obtenidos por su partido el Partido Popular junto con los obtenidos por el de Ciudadanos de Albert Rivera, le hubiere dado una suma suficiente para ello, y porque esa regla de "que gobierne siempre la lista más votada", que se quiso imponer cuando para unos pintaban bastos, quiebra ante la prueba del algodón, pues si un partido político, pongamos, por caso, el Partido Popular, es la lis¬ta más votada en unas elecciones obteniendo 4 escaños, la suma de otros dos Partidos, como pudieran ser el PSOE, 3 escaños, y Unidos Podemos 2 escaños, sobrepasa el número de escaños obtenidos por aquél, porque mientras las matemáticas sean matemáticas y la operación aritmética de la suma se respete, 3+2 son 5 que son más que 4, lo cual no es sino el resultado de lo que en una verdadera democracia debe imperar, cual es el diálogo, el debate, el pacto, el concierto y el acuerdo, sin que a esta premisa esencial pueda oponerse regla preestablecida alguna, forzada y basada en la conveniencia partidista y egoísta de los partidos políticos. Pues bien, esa pretendida regla que intentaron imponer tanto el Partido Po¬pular, como el de Ciudadanos, que ya veían venir las orejas al lobo, se ha roto y hecho cisco, o sea trizas, en las últimas Elecciones Andaluzas, en las que, una vez más, y este principio no se ha roto, el Partido o la lista, como queramos decir, más votado o votada, ha sido la del Partido Socialista Obrero Español, o, quizás, habría que ser más exacto, del Partido Socialista de Susana Díaz, y, sin embargo, quien ha formado Gobierno, han sido el Partido Popular, segunda fuerza más votada, y Ciudadanos, tercera fuerza más votada, o lo que es lo mismo una amlagama o suma de Partidos Perdedores, y sin embar¬go, nadie se ha escandalizado ni puesto el grito en el cielo, no tanto ya por parte de los concernidos, que ya sabemos que los políticos van a lo suyo que, lamentablemente, no es lo de los ciudadanos, pues si así fuera, otro gallo cantaría, sino de toda esa masa amorfa, amalgamada, costuras de los Partidos Políticos, integrada por esa cohorte de pensantes, tertulianos y opinadores, de medio pelo, adoradores del becerro de oro, sumisos a los dicterios de quienes ostentan el Poder y que cambian de color como la noche y el día, que mantuvieron y defendieron, a capa y espada, por lo que les iba en ello, esa regla no escrita, pero que se quería dejar patente y vigente, mas cuando los vientos han sido contrarios, han callado como cremallera en boca, guardándose la pluma y el tintero, y asintiendo como un rebaño de ovejas avejentadas a la voz de su amo, mas ya sabemos que en ello les va el cargo o el plato de lentejas y que son sujetos carentes de vergüenza, empatía y, sobre todo, de principios, siguiendo aquella famosa frase de Groucho Marx, de que "si estos principios no me valen, aquí tengo otros", y se quedan más anchos que largos, y siguen asomando la cabeza y estirando el cuello cual palmídepedas en celo.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

30 DE ENERO DE 2.019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Albaceteabierto

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.