España ¿Estado de Derecho? (V)

Miércoles, 19 Abril 2017 00:36   Miguel Ángel Vicente Opinion
Vota este artículo
(1 Voto)

Pues bien, como si le hubieran tocado la fibra más sensible y en una especie de acto de desagravio, el pasado día 10 del corriente mes y año, tuvo lugar en el Palacio Real de El Pardo, la tercera cumbre de países del Sur de Europa, en una reunión informal de siete países, Portugal, Malta, Francia, España, Chipre, Grecia e Italia, con sus respectivos Presidentes del Gobierno, Antonio Costa, Joseph Muscat, François Hollande, Mariano Rajoy, Nicos Anastasiades, Alexis Tsipras y Paolo Gentiloni, respectivamente, con la finalidad de mostrarse unidos en un momento de confusión y desánimo tras la salida de la Unión Europea de Reino Unido, o sea, tras el Brexit, que, aunque no quieran reconocerlo, tanto éstos como los ausentes de la citada reunión, ha supuesto un terremoto en los cimientos de la Unión Europea que, en símil constructivo, bien podríamos decir que adolece de “Aluminosis” y empieza a resquebrajarse el entramado sobre el que se asienta el sueño europeo de conseguir, aun a contracorriente y también a regañadientes, los ansiados Estados Unidos de Europa, con la sola finalidad de mojarle la oreja a los Estados Unidos de América, los United States of America, los cuales, una vez más y van ya unas cuatropecientas mil, han tenido que salir a la palestra lanzando 59 misiles contra las fuerzas del Al Assad, en el lugar del que previsiblemente salieron las armas químicas contra la población Siria, y a no tardar, la llamada madre de todas las bombas sobre un enclave talibán en Afganistán, mientas los señores Europeos, tan amantes de la paz y tan defensores de los derechos humanos, esconden la cabeza bajo el ala como las avestruces y dando por buenas, con la boca pequeña, estas acciones disuasorias ordenadas por el denostado Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump. Y todo este movimiento sur-europeo, conocido ya como el “G-7” del Sur de Europa, con la consigna fundamental de defender juntos el camino hacia “más y mejor integración europea”, o sea, la cantinela de “más y mejor Europa”, tan repetida por quienes no tienen en su mochila otra cosa con que demostrar que lo de la UE va viento en popa y a toda vela. Pero, en fin, ya sabemos que para engañar al pueblo, antes han de engañarse a sí mismos quienes la dirigen, para demostrar que todos vamos en el mismo barco de vapor por lo que parece. En fin, daba gusto verles desfilando, prácticamente uniformados, con trajes de color gris, con la corbata a juego (salvo Alexis Tsipras, descorbatado, dando la nota), color gris marengo unos y otras, que ponen de relieve la tristeza y el desaliento que, hoy por hoy, embarga al engendro Europeo, que parece varado y con pocas esperanzas de ser reflotado. A ello, induce, que el Presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker, no se canse de repetir que la negociación con Reino Unido ha de ser dura, para que no cunda el ejemplo, haciendo desistir a otros países de seguir el ejemplo británico, lo que pone a las claras el tipo de club en el que nos hemos integrado, poco menos que una secta, de la que, una vez, dentro, no puede salirse sino con los pies por delante, lo que dice muy poco de la libertad de sus miembros y de los derechos individuales de cada uno de ellos, pareciendo la integración poco menos que una condena de por vida, a quedar integrados y dirigidos por los dicterios dimanantes de la Canciller alemana Angela Merkel, de la que sobradamente, nuestro Presidente del Gobierno Don Mariano Rajoy Brey, se ha significado como el mejor y más aventajado alumno, que inclina la cerviz a cualquier ocurrencia que mana de la testa de Frau Angela Merkel.

Pues bien, retomando la base de nuestra misión en estos artículos, recordemos que el Tribunal Constitucional, en sentencia publicada el pasado mes de Febrero, declaró “inconstitucionales y nulos” los artículos de la Ley de Haciendas Locales que regulan el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, lo que vulgarmente se viene reconociendo como la “plus-valía municipal”, siempre y cuando no se produzca ese incremento, sino más bien, se haya obtenido una pérdida patrimonial. Y uno de los recurrentes a fin de recuperar lo indebidamente pagado es la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB) hasta 16 millones de euros de plus-valía municipal indebidamente satisfechos. Y es que, en este trasiego de “recaudar más” y, en muchos casos, “como sea”, no ha dejado fuera a esta super-entidad, que en 2.012 absorbió activos inmobiliarios de Bankia, Novagalicia Banco, Catalunya Banc, BMN y otras cajas de ahorros rescatadas.

Y aún sin haber salido de la crisis, porque la recuperación que nos vende el Gobierno de España, es una falacia, un cuento chino o del almendruco, el propio Gobierno aprobó el pasado Diciembre los coeficientes de actualización de los valores catastrales, un “catastrazao”  que se traducirá en un aumento de los valores catastrales en 1.895 ayuntamientos, lo que provocará una subida inequívoca, no sólo en el recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), sino también en el cálculo de las Plus-Valías, cuya fórmula ha sido declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional. O sea, lo que, en argot vulgar, viene a denominarse “si no quieres caldo, toma dos tazas”.

En cualquier caso hay que partir de un hecho evidente y estridente en nuestro Ordenamiento Jurídico, pues si bien es cierto que la Constitución Española, la Ley de las Leyes, la Carta Magna, en su artículo 14 proclama que “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” y en su artículo 31.1 establece que “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio”, lo cierto es que la realidad, ambos preceptos, sin excepción, se incumplen desde el primer minuto en nuestro llamado Estado Constitucional, porque no es cierto que los españoles, todos, sin excepción, sean iguales ante la ley, y mucho menos existe un sistema tributario justo que grave con igualdad y progresividad al conjunto de los españoles. Y por poner un solo ejemplo, muy de actualidad y debatido por las diferentes Comunidades Autónomas, existen diferentes sistemas de tributación en Transmisiones Patrimoniales Inter Vivos y en materia de Sucesiones, ya que cada Comunidad Autónoma tiene sus propias normas fiscales al respecto, haciendo que la tributación del sujeto pasivo, o sea, del ciudadano, sea desigual dependiendo de la vecindad autonómica que cada cual tenga, con diferencias, en muchas ocasiones, sangrantes, por lo que existen tantos sistemas tributarios en esta patria como Comunidades Autonómicas existen, constituyendo ello una importante discriminación entre ciudadanos incompatible con los preceptos constitucionales anteriormente transcritos.

MIGUEL-ANGEL VICENTE MARTINEZ

    19 de abril de 2017