Rubén Pinar y Paco Ureña salieron a hombros en Albacete, en una corrida para recordar

Martes, 12 Septiembre 2017 22:39   Emilio Sánchez Cultura-universidad
Vota este artículo
(0 votos)

El público que acudió a la Plaza de Toros de Albacete para presenciar el 5º festejo de la feria del Centenario estaba de dulce, por lo que se venía desarrollando en el redondel.

Gran ambiente en los tendidos que fueron ocupados en los tres cuartos del total de su aforo.

El cartel fue ajustado por lesión de López Simón, la empresa tuvo el acierto de llamar al lorquino Paco Ureña para que abriera plaza y estuvo más que justificado el relevo.

Ureña supo separar el polvo de la paja y en sus dos toros los llevarlos embebidos. Los Torrestrella no son esas ganaderías que el lorquino viene toreando, de las que se denominan duras. Este encaste, es muy apetecible y lo aprovecho desde el primer capotazo. En sus dos toros dio lección de torero de altas cotas, manejando la franela despacio y pulseando de manera perfecta cada uno de sus muletazos. Largos naturales, toreando de frente,  valiente y torero, fueron faenas en ambos toros de menos a mas, con el arrimón de cercanía después de hilvanar series cortas de naturales suaves.

Rubén Pinar Su labor en sus segundo, quinto de la tarde, toro de nombre "sabor", merecedor de la vuelta al ruedo y así se le concedió,, dejo como sus nombre ,el buen sabor de toro excelente, bondadoso, pronto, con mucha bravura y todos los que un  gran toro tiene dentro, para orgullo de sus ganaderos.

 Pinar planto cara con sinceridad y desparpajo, buscando en cada lance  la hondura y despreciando el peligro y con muchísimo merito en los trasteos de muleta.

Rubén Pinar aprovecho el buen pitón derecho para torear despacio, permitiéndose con este "sabor" darse el tobarreño el sabor del triunfo instrumentado para su final las ya conocidas "poncesinas", jaleadas y con el "ole" del tendido  del buen  toreo. Con la espada de haber estado acertado en su primero más orejas a su esportón.

 

José Garrido  no quiso perderse la corrida de Albacete y salió al ruedo infiltrado, ya que toreo infiltrado por un problema en el hombro derecho, ya que padece lo que se conoce como edema oseo. Los médicos le recomendaron reposo pero él quiso estar en esta corrida .  No tuvo excesiva suerte  en el lote aunque fueron bravos y con cuajo. Garrido compuso bien la figura, se estiro pero en muchos pasajes de la lidia  estuvo frio por los muchos enganchones en la franela  No obstante logro series sueltas que agradaron al público ya que estaban con el extremeño.

En el que cerró plaza  la estocada  le vale para que el público arrancara la oreja de "defensor"

FICHA.

 Tres cuartos de aforo en la 5ª de abono.

Toros de Torrestrella con cuajo, bravos y colaboradores, Al quinto de nombre "sabor" se premio con la vuelta al ruedo.

Paco Ureña, oreja y dos orejas.

Rubén Pinar  Ovación con saludos y dos orejas.

José Garrido. Palmas y oreja.

Salen a hombros Pinar y Ureña