El Ayuntamiento de Hellín aprueba las bases del pliego de condiciones para el futuro contrato de servicio de recogida de basuras

Emilio Sánchez
Emilio Sánchez
martes 29 de julio de 2014, 12:58h

El pleno del Ayuntamiento de Hellín aprobó el pliego de Condiciones previo a la adjudicación del nuevo contrato

 del servicio de recogida de basura para los próximos diez años, en que se abonarán cerca de 15 millones de euros, a razón de 1,4 millones de euros por cada uno de los ejercicios.

Con el voto en contra de IU, con muchas dudas sobre el precio, la duración del contrato y la efectividad del mismo, pero con el voto a favor del PSOE, al comparar este Pliego con el anterior como “la noche y el día”, la concejala de Medio Ambiente respiró ante la aprobación de un tema que, sin éxito, ya se había abordado en el propio Pleno.

Pérez advirtió que se trata de un “servicio fundamental con el que pretendemos mejorar la calidad de vida de Hellín y de los ciudadanos con una mayor limpieza que en la actualidad”, dentro de uno de los puntos más importantes de esta sesión ordinaria que se prolongó por espacio de casi tres horas.

La concejala de Medio Ambiente, en su primera intervención, reconoció el “largo, exhaustivo y laborioso” trabajo previo desarrollado desde el Departamento de Medio Ambiente hasta conseguir, destacó, un Pliego, “riguroso”, en cuanto a la legalidad, “exigente” en la realización del servicio, “protector” en los derechos sociales de los trabajadores, y “garante” del cumplimiento del mismo, aunque también destacó el consenso de los partidos políticos y los sindicatos que representan a la plantilla.

Pérez indicó que se trataba de una licitación “prioritaria” por distintos motivos, entre los que destacó restablecer la legalidad de un contrato que caducó en 1997, con un documento en el que se contempla no prorrogarlo más de un año tras su finalización, con el fin de evitar situaciones como las que se han producido.

Novedades

En el mismo se contempla la renovación de la actual maquinaria, contenedores y herramientas para seguridad de los empleados y sostenibilidad del servicio, al tiempo que se amplía la limpieza en zonas verdes y polígonos industriales, y en fiestas locales.

Marta Pérez también recordó que se reconoce el poder adquisitivo perdidos por los empleados en los últimos años, por lo que insistió en destacar el calado del acuerdo.

Juan Carlos Marín rechazó “de plano” estas condiciones, ya que el concejal de Izquierda Unida reconoció «apostar» por la gestión pública de los servicios municipales, tras lamentar la respuesta que, en su día, le ofreció la Concejalía de Medio Ambiente esgrimiendo motivos legales y económicos para rechazar esta iniciativa.

El número dos de la Coalición también consideró “muy excesiva” la adjudicación durante un período de diez años que, matizó, coincidirá con la gestión de otras futuras corporaciones municipales, con dudas sobre el precio «muy ajustado» de casi 1,5 millones de euros por cada uno de los años de gestión, aunque superior al millón de euros, admitió, con que se presupuestó inicialmente.

En cuanto a las novedades que se plantean en este Pliego, Marín echó de menos que no se exijan con claridad y de una manera más concreta los medios técnicos que plantearán las empresas que concurrirán a este proceso que, dada la cuantía total, se tendrá que publicar, al parecer, en el Boletín Oficial del Estado y no en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas, como en un principio se había apuntado.

También exhibió su preocupación por el seguimiento del contrato, con carácter mensual, en base a 25 indicadores que se han establecido en el Pliego de todo lo relacionado con la prestación de servicio en las mejores condiciones posibles y que, advirtió, planteará a priori un estudio de campo “quizás muy riguroso”.

En cuanto a los criterios de modificación del contrato el concejal de IU avisó que, a lo largo de vida último de ésta, podrían surgir “auténticas barreras legales” a la hora de llevar a cabo posibles cambios.

Los socialistas votaron a favor

Ramón García lamentó el “tiempo perdido y el empecinamiento” de la concejala de Medio Ambiente en un Pliego que, hace dos años quedó sobre la mesa, por la falta de ofertas, así como los cinco empleados que se han perdido de la plantilla, ahora con 26 trabajadores por los 31 del pasado.

El concejal del PSOE sí reconoció que el Pliego recoge todas las sugerencias que, en la tramitación previa, propuso el principal grupo de la oposición, como que los trabajadores cobren al final de cada mes y la inclusión del IPC en el contrato, aunque avisó que “se deja mucha manga ancha” a la futura empresa en determinados asuntos.

Sobre la vigencia del contrato consideró “adecuado” el período de diez años, por lo que votó a favor de este Pliego, al insistir que se recogen la gran mayoría de las ideas lanzadas por el PSOE y se trata de un documento «arropado» por los propios trabajadores.

El intenso debate tras varas réplicas y contrarréplicas el alcalde felicitó a los partidos políticos (aunque lamentó el posicionamiento de Izquierda Unida) y a los técnicos por el trabajo desarrollado en torno a un Pliego que consideró “muy necesario” y que no tiene tintes electoralistas, en referencia a los comicios municipales del 2015, y ante las insinuaciones sobre la temporalidad del acuerdo que dejó entrever el propio Marín.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios