www.albaceteabierto.es

Fuera del PP, hay vida (II)

Por Miguel Ángel Vicente
miércoles 09 de diciembre de 2015, 05:52h
Miguel Ángel Vicente
Miguel Ángel Vicente

Ante la inminencia de la cita electoral que se avecina y como el que no tiene la conciencia tranquila, ve que el seguir manejando la Caja Pública de Caudales a su antojo, está en peligro, y ante la comparecencia de dos nuevas fuerzas emergentes, Ciudadanos, de Albert Rivera, y Podemos, de Pablo Iglesias, pueden hacer morder el polvo a quienes desde el inicio de la Transición (PP y PSOE) se han movido como pez en el agua o como gato panza arriba, los Populares han visto las orejas al lobo y se han puesto al borde de un ataque de nervios, histéricos, más bien, ante la posibilidad de que tengan que salir escaldados de la poltrona presidencial del Consejo de Ministros y, como en Fuenteovejuna, todos a una, viejos y jóvenes (por cierto, éstos parecen incluso más viejos que los viejos propiamente dichos) se han lanzado a publicitar, por sí y a través de sus sumisos vocingleros, que viene el lobo y de que de no seguir gobernando el PP, este país, aún hoy, a duras penas, llamado España, o lo que quede de él, será poco menos que un adelantamiento del Juicio Final, en el que el llanto y el crujir de dientes llegará a su máximo exponente, porque un monumental gigantesco y catastrófico tsunami o un terremoto de grado 7, al menos, en la escala Richter, anegarán el país, sumiéndolo en la miseria, en la ruina, el horror y el espanto, en el que no quedará cabeza sobre hombro, ni títere con cabeza, y que ese llanto y crujir de dientes se convertirá en la cotidianidad hasta que, efectivamente, llegue ese final del Mundo, con el Juicio Final ante Dios.

Por ello, los mensajes del miedo y del amedrentamiento, así como de la desolación, de la devastación, de la destrucción de la Tierra Media, llegará, si no sigue el ínclito Don Mariano Rajoy Brey, al frente de la Nación, y la aparición de un Sauron cualquiera invadirá nuestro país, con ese ejército de Orcos que está fabricándose en lo más profundo del averno, y no quedará piedra sobre piedra, ni oveja que bale, ni ave que sobrevuele el cielo. Toda la desgracia, mejor dicho, todas las desgracias imaginables y las inimaginables, acecharán y recaerán sobre las cabezas de quienes, tan osada como traicioneramente, estén dispuestos a votar a esas fuerzas emergentes, pobres ilusos que no saben lo que les espera, tras el recuento de votos y el escrutinio en la noche electoral.

De esta guisa, el propio concernido, el propio Presidente, en funciones, del Gobierno de España, Don Mariano Rajoy Brey, consciente de lo que se juega el 20 de diciembre y de lo que se le viene encima, ha salido a la palestra, con la amenaza de que “no es bueno para España que nadie venga al Gobierno a aprender”, lo que es tanto como decir, ¡mira quien habla!, él, precisamente que ha llegado al Gobierno en los exámenes Extraordinarios de Febrero, pues suspendió en Junio y en Septiembre, al perder dos elecciones consecutivas contra el inolvidable Sr. Rodríguez, es decir, Don José-Luis Rodríguez Zapatero, que sólo nuestro Presidente actual reúne los requisitos para repetir en el cargo. Y como hablar es barato y cuesta poco, una vez cogida la carrerilla, continúa con su soliloquio, criticando la inexperiencia de sus rivales, a los que compara con Zapatero, y añadiendo que se necesita en La Moncloa a alguien con historial, “con sus aciertos y sus equivocaciones, pero con historial” (este hombre se creerá que tiene en su haber varios Tour de France, algún Giro de Italia y una o dos vueltas a España), creyéndose, acaso, que el historial es estar un día sí y otro también en Bruselas, al lado de la Merkel, en un diálogo de sordos, pues ni uno ni otra se entienden, y dejando que la UE continúe a la deriva; incide en que un gobernante “nunca puede perder de vista su objetivo”, y el suyo, recalcó, “sigue siendo el mismo: seguir creando empleo y mantener los servicios públicos fundamentales”, a lo que habría que contestarle que, una de dos, o no se entera de lo que vale un peine y vive en el mundo de Jauja o en el de Alicia en el País de las Maravillas, o necesita una revisión urgente de la vista, porque lo de crear empleo, cuando siguen los mismos o más parados que cuando llegó allá por Diciembre de 2.011 al Gobierno, es tomarle el pelo a la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles, trabajen o estén en el paro, y lo de mantener los servicios públicos fundamentales, ¡a otro perro con ese hueso!, pues los recortes, ajustes, supresión de derechos y otras zarandajas, con que se ha deleitado en la Legislatura que, gracias a Dios, termina, son de aurora boreal; y se despacha, con una nueva promesa de bajada de impuestos (la misma promesa que hiciera en 2.011 y que quedó en aguas de borrajas, a la primera de cambio), se supone que refiriéndose al IRPF, donde como ha hecho en Julio pasado, bajará unas décimas, que no ahorrarán al contribuyente ni tres euros para tabaco, pero le dará la puñalada trapera y traicionera por la espalda, a base de cargarse (con efectos retroactivos) la tributación por incrementos patrimoniales, que roza el límite, si no lo sobrepasa, de la confiscación y la esquilma. Todo esto lo dijo en la localidad de Tomares (Sevilla), que ahora el Presidente gusta de ir a pueblecitos, donde al parecer son más crédulos los vecinos, y sin que en la crónica correspondiente se pusiera de manifiesto, una vez acabado el mitin de rigor, los centímetros que había crecido la nariz a nuestro Presidente, en funciones.

Por otra parte el Sr. Rajoy se explaya en acusar de indocumentados y no preparados para ejercer un cargo político a quienes, según las encuestas, le pisan los talones, y no tiene otra ocurrencia que considerar a una persona apta  para aspirar a la Presidencia del Gobierno de España, que la misma haya ejercido previamente en cargo de Concejal, como si una Concejalía cualquiera infundiera a su titular todos los conocimientos del saber humano y divino, no siendo sino esta ocurrencia una salida de pata de un Presidente, en funciones, que empieza a perder el norte. En cualquier caso el Sr. Rajoy, que lleva 34 años metido en la política, ya es hora de que vaya ahuecando el ala y deje el paso libre y expedito de antiguayas del paleolítico, a favor de las nuevas generaciones.

Pero, en fin, esto no es nada comparado con el catastrofismo que nos augura nuestra querida ex-Presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Doña María-Dolores de Cospedal, a cuya comunidad juró servir contra viento y marea y aunque cayeran chuzos de punta, y ahora ha dado la “espantá”, al elegante modo que la pudiera dar un torero, como Cagancho en Almagro, y ya ha hecho las maletas para largarse al Congreso de los Diputados, yendo de número 1 por la lista de Toledo, que la nena no se va a desgastar ante los palurdos castellano-manchegos, si no tiene posibilidad de tocar pelo, o sea, poder. Pues bien, anunciando, poco menos que el fin del mundo (ya sentenció, no hace mucho, que “el PP o la nada”), proclama, en Toledo, cómo no, que “si no gobierna el PP, volveremos a la quiebra y a la destrucción de empleo, y lo demás son cuentos chinos. Así de claro”. Desde luego que así de claro, res de res, que diría Don Artur Mas, y si no que se lo pregunten a los chinos que seguramente algo tendrían que decir sobre sus cuentos. O quizás, mejor, a los griegos, a los que atribuye un dicho (debe ser apócrifo) según el cual “cuando los dioses quieren castigar a un pueblo le envían gobernantes jóvenes”. En fin, que no decaiga la fiesta ni el espectáculo, que es una cosa muy española. “Nos volverán a dejar hundido el país (¿aún más?, pregunto yo) y destruyendo empleo”, rematando con un “lo que a los ciudadanos importa es tener gobernantes de los que se puedan fiar”. Todo lo cual, es tanto como mentar la soga en casa del ahorcado. Como siga por estos derroteros, bien pudiera ser que Don Salvador Hernández, primer edil de Carboneras, al frente de una lista independiente, y  gracias al apoyo del PP,  le mande callar, tal como hizo con una concejala de su Consistorio: “Cállese y guarde respeto cuanto está hablando un hombre”.

En cualquier caso, que el Partido Popular ha caído en el histrionismo, con unos dirigentes al borde de un ataque de nervios, como le ocurriera a Pedro Almodóvar con sus mujeres y aparte de declaraciones, ha sido relevante y elocuente por sí misma, la huída del Presidente del Gobierno en funciones, Don Mariano Rajoy Brey, del gran debate electoral del día 7 del corriente mes y año mostrando su miedo a enfrentarse a Albert Rivera y Pablo Iglesias y un poco a Pedro Sánchez, mandando a su escudera, la Viceparatodo, Soraya Saénz de Santamaría, a comerse el marrón, como tantas veces ha hecho con ésta y con Cospedal, por lo que bien podría decirse del mismo que se esconde detrás de las faldas de las mujeres de su Partido.

Miedo, temor, canguelo, terror,  nervios......    En definitiva, que,  por mucho que quieran asustarnos, hay una cosa clara y meridiana y es que “fuera del PP, hay vida”, y yo diría que, mucha y larga vida.

MIGUEL-ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

  9 de diciembre de 2015

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios