www.albaceteabierto.es

Otra vez elecciones

Por Miguel Ángel Vicente
miércoles 04 de mayo de 2016, 04:09h
Miguel Ángel Vicente
Miguel Ángel Vicente

En esta España de nuestros sinsabores y desvelos en la que, en época de Felipe II lideraba un Imperio en el que no se ponía el sol, éste parece haberse puesto, nublando, no sólo la vista, sino también la mente y el entendimiento de nuestros gerifaltes políticos, que han quedado envueltos en las tinieblas y la oscuridad de un día sin fin, tras más de cuatro meses de las últimas elecciones habidas en este país, en este caso, las generales, llevadas a cabo el pasado 20 de Diciembre del año 2.015, para conformar un nuevo Parlamento (Congreso y Senado) y cuyos diputados y senadores electos han estado vegetando, mientras el tiempo se consumía en espera de la formación de un nuevo Gobierno que encabezase la XI Legislatura, hecho que no ha acaecido, aun cuando ha habido un intento, encabezado por Pedro Sánchez y Albert Rivera, PSOE y C’s, que tras alcanzar un pacto, no logró sumar al mismo a ninguna otra fuerza política, ni siquiera conseguir la abstención del Podemos de Pablo Iglesias o el PP de Mariano Rajoy, aunque aquél se ofreció al diálogo, escaso, por cierto, pues el mismo iba condicionado con un chantaje inasumible cual era el de que el llamado Partido Morado, copase más de la mitad de las carteras ministeriales, entre ellas las más relevantes, como Interior, Asuntos Exteriores o Hacienda, amén de la vicepresidencia del Gobierno, bien en la persona del propio Pablo Iglesias, bien en la de otra cabeza del citado partido, que esto es lo único que estaba dispuesto a ceder el “coletas”, amén de apartar de ese futurible Gobierno al Partido llamado Naranja, el C’s de Albert Rivera.

Pues bien, ante este panorama, su Majestad el Rey de España, Don Felipe VI, no tuvo otra alternativa que poner en conocimiento del Presidente del Congreso, Patxi López, tras la última ronda de consultas con los primeros espadas de los partidos que hubieron representación en el Congreso, la imposibilidad de conformar una mayoría suficiente para ello, por lo que, de acuerdo con lo prevenido en la Constitución Española, procedía la convocatoria de nuevas elecciones, panorama inédito en la reinstaurada democracia española, pues en las diez anteriores legislaturas, siempre había sido posible la formación de Gobierno, bien por haber obtenido algún partido la mayoría absoluta, bien por haber sido posible llegar a pactos que cimentasen ese Gobierno necesario para regir la locomotora nacional, habiendo sido siempre uno de los dos partidos mayoritarios en nuestro país, a saber PSOE o PP, instauradores de lo que ha venido llamándose “EL BIPARTIDISMO”, que parecía haber tocado fin, tras estas últimas elecciones.

El caso es que “por fas o por ne fas”, unos por otros, la casa sin barrer, y entre todos la mataron y ella sola se murió. Ahora, los cuatro grandes, al menos en representación obtenida, a saber Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, ya, desde el minuto cero, intensificarán sus ataques entre sí con la intención de que quede claro quién ha sido el responsable de haber llegado a este callejón sin salida, y consiguientemente culpable de haber abocado al pueblo español de nuevo a las urnas, en una situación coyuntural en la que España y los españoles no están para estos trotes, teniendo en cuenta la situación en que se halla el país, pendiente de reformas importantes, con el déficit desbocado, imposible de controlarlo por más que el Sr. Cristóbal Montoro y su entorno traten de maquillarlo, con un frenazo en la virtual creación de empleo, tras los últimos datos de la EPA que ponen al descubierto la fragilidad de nuestra economía para rebajar esa cifra maldita del desempleo, antes bien, se vuelven a perder casi 20.000 empleos, y con una Seguridad Social, cuya Hucha de las Pensiones, allá por 2.019, es decir, a la vuelta de la esquina, quedará más limpia que una patena y plena de telarañas, con lo que el panorama que se presenta a ojos de nuestro inmediato futuro es más bien negro que blanco, si no es su inmersión en un mundo de tinieblas, oscuridad e impotencia para afrontar los retos del futuro. Los únicos que no pierden con este dispendio y pérdida de tiempo son los políticos, que tienen garantizado el presente y el futuro, y que han estado cobrando cuatro meses por un trabajo que ha sido una monumental chapuza y que ahora se aprestan a un más de lo mismo, pues aunque desde altas instancias, incluida la de la Casa Real, se abogue por la austeridad en este nuevo marco electoral, va a ser que no, pues a ver quién es el guapo que renuncia a las subvenciones y a la bagatela que supone ser candidato, de nuevo, a lo que se presenta como una muerte anunciada, por fracaso y porque, en definitiva, los resultados nuevos a salir de la jornada electoral van a resultar ser los mismos o casi los mismos que los habidos tras el 20 de Diciembre de 2.015, por lo que sólo el esfuerzo exigido de nuevo a la ciudadanía de requerirle de nuevo el voto, y el gasto electoral que conllevará la nueva convocatoria, no va a servir sino para volver a la casilla de salida, salvo que se produzca un milagro o se dé un pucherazo, que cualquier cosa puede ocurrir en este país nuestro de cada día.

Todo ello por la manifiesta incapacidad e ineptitud de nuestros representantes políticos de llevar a buen fin el mandato electoral encomendado por los ciudadanos, lo que ha puesto de manifiesto la aversión de los mismos para el diálogo y el pacto y su obsceno deseo de querer ser cada cual el Presidente del Gobierno a toda costa,  por creerse los más guapos y guays del tablero electoral.

En realidad, ante el manifiesto fracaso de quienes salieron elegidos en las urnas el pasado 20 de Diciembre, no deberían poder repetir en la nueva cita, siendo apartados de toda lista electoral y que vengan otros con más capacidad, menos avaricia de poder y menos soberbia y prepotencia; lo cobrado en estos largos cuatro meses deberían devolverlo a las arcas públicas del Estado, pues no han estado sino sesteando y mareando la perdiz, viviendo unas vacaciones en el mar de lujo; y, en cuanto, a la nueva campaña electoral, debería ser prohibida, pues tenemos muy reciente la murga que ya nos dieron en la que antecedió a la del 20 de Diciembre, y no hay razón, en ningún caso, para que el respectivo programa electoral sufra modificaciones, en cualquier caso, programar en TVE una serie de espacios en los que tenga cabida todo el abanico de los partidos, que es el medio más idóneo para que el mensaje llegue hasta los confines de la tierra, hasta el punto más remoto de la piel de toro, y así, podrían ser escuchados los mensajes de todos los partidos, sin excepción, pues a los mítines tradicionales sólo acuden los militantes y los simpatizantes de cada partido, y así se guardaría el anonimato de los ciudadanos en consonancia con la Ley Orgánica 15/1.999, de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y, además, supondría un ahorro importantísimo en lo presupuestado para gastos electorales; mas, a ver quién es el guapo, que renuncia a la vanidad y al “ego” de verse idolatrado, aunque sólo lo sea por los suyos.

De nuevo, en momentos de crisis y con los deberes incumplidos, nos enfrentamos a un gasto electoral, que superará los CIENTO SESENTA MILLONES DE EUROS, a tenor del  coste de las últimas elecciones que publicaba el Diario “ABC”, el pasado 26 de Abril, a saber:

 

         Personal:........................................................................... 7.904.373’29

         Representantes Administración:   ................................... 6.767.406’99

         Fuerzas Seguridad:.......................................................12.704.430’44

         Juntas Electorales: ......................................................... 6.645.807’84

         Miembros Mesas:......................................................... 11.746.509’08

         Acondicionamiento Locales:............................................1.235.089’95

         Ayuntamiento:................................................................7.797.737’47

         Impresos y papeletas:.....................................................6.326.010’33

         Empaquetado, Distribución:............................................1.324.512’97

         Adquisición urnas y cabinas:  ..........................................   370.603’70

         Montaje urnas y cabinas:................................................ 2.075.613’63

         Locales almacenamiento:.................................................  206.995’73

         Material escritorio:........................................................... 230.000’00

         Traslados y envíos:.....................................................   49.217.794’60

         Desplazamientos...........................................................       39.756’36

         Material oficina:..............................................................     288.538’13

         Líneas telefónicas:...........................................................   100.000’00

         Medios materiales juntas:.................................................    345.826’15

         Escrutinio provisional:....................................................17.383.000’00

         Campaña institucional:....................................................... 381.150’00

         Reuniones coordinadores:................................................  102.809’59

         Centro difusión nacional:................................................... 900.000’00

         Imprevistos:.....................................................................  859.223’68

         Fondo de contingencia:.................................................   1.000.000’00

         TOTAL PRESUPUESTO.........................................  135.953.209’93

Además, hay que tener en cuenta las subvenciones que reciben los partidos políticos por Diputado y Senador conseguido, así como un tanto por voto obtenido, y que ascendieron a casi 32 millones de euros.

 Bonita cifra, que debiera ser asumida por quienes han sido incapaces de cumplir, bien y fielmente, con su obligación, pero que correrá a cargo del bolsillo conjunto de los españoles, como siempre que nuestros queridos altos representantes la cagan.

Por cierto, como se desprende del listado de gastos presupuestados, amén de las subvenciones antedichas, el único sujeto interviniente en el proceso electoral, que se queda a la luna de Valencia, al pairo, a dos velas  o con un palmo de narices, es el NOTARIO, obligado a otorgar los poderes electorales para solicitar el voto por correo de quienes queriendo ejercer el derecho a voto no pueden desplazarse por imposibilidad física a la oficina correspondiente de Correos para solicitarlo, amén de estar de guardia las 24 horas del día D, el día de las elecciones, todo ello “gratis et amore”, porque así lo decidió alguien que pensó que los Notarios ya ganan bastante y que son funcionarios públicos, lo que de todo punto es falso: en cuanto a lo primero, nadie se mete con lo que ganan otros y el Notario gana lo que trabaja, con arreglo a la Ley; y en cuanto a lo segundo, el Notario es un funcionario público, pero sin remuneración a cargo del Estado, y aun si así fuere, también son funcionarios públicos, los representantes de la Administración, las Fuerzas de Seguridad, los Jueces y Secretarios que integran las Juntas Electorales, etc., los cuales sí que tienen remuneración a cargo del Estado. Pero es que, además, no es que la intervención notarial sea gratuita, sino que es onerosa para el fedatario que presta su intervención, ya que el poder requiere ser redactado, se redacta en papel, se imprime en la impresora la matriz y la copia, y hay que realizar la salida oportuna al domicilio del ciudadano impedido, todo lo cual conlleva un coste que asume íntegramente el Notario, lo que no tendría que ser así, viendo que hay presupuesto para que cobre (o chupe) del proceso electoral hasta el último mono; ítem más, todo ello con absoluta preferencia a cualquier otro asunto que tenga que despachar el Notario, que debe de declinar su actuación para atender con urgencia estos requerimientos. Ante ese monumental coste general de las elecciones, bien podría reservarse una partida, que no es sino el chocolate del loro,  para remunerar al Notario su actuación, que bien podría ser enviando cada Notario a la Agencia Estatal de la Administración Tributaria una relación de poderes otorgados y ser satisfecha por dicha Agencia el importe que conlleva cada uno de los mismos. Pero esto, es como pedir peras al olmo, pues mucho me temo que la Administración hará oídos sordos a esta cuestión y los representantes del Notariado no se caracterizan por sus reivindicaciones ni están por la labor de hacer oír su voz.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

4 de Mayo de 2016

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios