www.albaceteabierto.es
Mal de Alzheimer: enfermedad que progresiva y que deteriora la capacidad cognitiva

Mal de Alzheimer: enfermedad que progresiva y que deteriora la capacidad cognitiva

jueves 21 de junio de 2018, 21:14h

La enfermedad de Alzheimer es un padecimiento progresivo que afecta al cerebro, que se caracteriza por alterar y destruir lentamente la memoria. Por lo que las habilidades de pensamiento se ven tremendamente deterioradas, siendo solo en momentos puntuales cuando el paciente tiene la capacidad de realizar tareas cotidianas.

Los síntomas suelen presentarse desde los 60 años en la mayoría de los pacientes, dicha enfermedad es la causa más común de demencia entre los adultos mayores. Sin embargo, existe un tipo de Alzheimer de inicio temprano, que se presenta después de los 30 años de edad.

Los especialistas consideran que este padecimiento tiene orígenes genéticos, estilo de vida y factores ambientales que pueden afectar al cerebro con el pasar de los años.

Síntomas del alzheimer

Los síntomas de alzheimer varían en cada persona: a medida que avanzan los años esta patología va desarrollándose en etapas, en las que el paciente puede presentar distintos comportamientos conductuales.

En sus fases iniciales las personas comienzan a presentar disminuciones cognitivas leves: en las que pueden tener ciertas confusiones mentales, olvidando datos comunes como palabras familiares e incluso la ubicación de ciertos objetos de uso cotidiano.

Con el pasar del tiempo dichas confusiones se vuelven mucho más frecuentes e incluso empeoran: lo que provoca que el paciente tenga dificultades para recordar eventos recientes o repita afirmaciones y preguntas en reiteradas ocasiones. Igualmente puede olvidar consultas o conversaciones recientes o perderse en lugares que solía frecuentar.

Ejecutar diferentes tareas se les vuelve mucho más complicado, así que pagar cuentas o facturas, conducir, cocinar, puede ser una tarea muy difícil para estas personas. Los diferentes cambios que ocurren en el cerebro pueden afectarlos directamente en la forma en la que se desenvuelven o se sienten, así que pueden presentar estados psicológicos tales como depresión, apatía, cambios de humor, desconfianza en otras personas, agresividad e irritabilidad, y cambios en el ritmo del sueño.

Ante esta sintomatología es necesario que los familiares o personas cercanas a la persona afectada acudan a un especialista, para que pueda determinar si efectivamente padece la enfermedad de Alzheimer.

Historia del alzheimer

La patología lleva el nombre del neurólogo y psiquiatra alemán Alois Alzheimer, quien en el año 1906, notó cambios en el tejido cerebral de una mujer que había muerto de una enfermedad mental inusual, que presentó síntomas como la pérdida de memoria, problemas de lenguaje y comportamiento impredecible.

El especialista examinó su cerebro y encontró muchos grupos anormales, ahora llamadas placas amiloides y fibras amiloides. Dichas placas y enredos en el cerebro todavía se consideran algunas de las principales características de la enfermedad de Alzheimer.

Otra particularidad es la pérdida de conexiones entre las células nerviosas (neuronas) en el cerebro, que transmiten mensajes entre diferentes partes del cerebro hacia los músculos y órganos del cuerpo.

Este daño inicialmente parece ocurrir en el hipocampo, la parte del cerebro esencial en la formación de memoria. Como las neuronas mueren, partes adicionales del cerebro se ven afectadas. En la etapa final del Alzheimer, el daño es generalizado, y el tejido cerebral se reduce significativamente.

Cuidados especiales

Las personas con enfermedad de Alzheimer pueden agitarse o ser agresivas a medida que esta condición empeora. La agitación significa que una persona está inquieta o preocupada, perdiendo muchas veces el control, por lo que los familiares o seres queridos del paciente deben mantener la calma y no desesperar ante estas posibles crisis.

La comunicación con una persona con Alzheimer requiere paciencia, comprensión y buenas habilidades para escuchar, ante esta situación lo más recomendable es solicitar la ayuda de un especialista, quien puede orientar a los grupos familiares acerca de cómo abordar correctamente a una persona con esta enfermedad.

Estimulación cognitiva para pacientes con Alzheimer

Como fue mencionado anteriormente la enfermedad de Alzheimer provoca el desarrollo de diferentes déficits cognitivos, en los cuales se deteriora la memoria y se alteran las diferentes funciones como las praxias, gnosias y el lenguaje.

Así que una intervención adecuada en las primeras etapas de dicha enfermedad puede ayudar a estimular la creación de diferentes conexiones neuronales, retardando los efectos de este padecimiento y mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Es por ello que incluir actividades de estimulación cognitiva en este tipo de pacientes puede activar diferentes funciones mentales como la memoria, la atención y el lenguaje. Dichas tareas pueden ser reproducidas en el hogar de una manera sencilla y con un material que se puede conseguir fácilmente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios