www.albaceteabierto.es

Por las buenas o por las malas

Por Miguel Ángel Vicente
miércoles 07 de julio de 2021, 04:25h

Urge tomar una decisión, y ya mismo, pues no podemos esperar con los brazos cruzados, a que este Retroprogresista Criminal Gobierno de España, siga campando por sus respetos, nadando por encima de la Ley, saltándose ésta a la torera, arremetiendo contra todo tipo de institución pública o privada, que no se avenga a sus dicterios y acate, sin rechistar y al pie de la letra, los mismos, con la espada de Damocles pendiendo sobre sus cabezas por si no se aceptan las directrices emanadas de tan diabólico y criminal Gobierno, que acosará hasta la extenuación a todo aquel que ose salirse de las rayas rojas (nunca mejor dicho) que el mismo imponga, lo que lleva a cabo con arrebato incontenido, a cara descubierta y arengando a sus huestes para cortar cabezas allá donde haya discrepancia o la sola mala iniciativa de pensar de manera diferente o cuestionar aquéllas.

Y prueba de ello, lo estamos viendo y padeciendo, a diario, con las últimas posiciones o cambio de criterio, que, ante la concesión de los indultos a unos delincuentes, en grado mayor, pues su pecado o delito, consistía en dar un golpe de estado, proclamando la independencia o autodeterminación, llámesele como se quiera, proclamando la República Catalana, y habiendo sido condenados a penas de unos trece años por el más Alto Tribunal de la Nación, el Tribunal Supremo, al que han dejado al pie de los caballos, con tan canallesca e inicua decisión de indultar unos delitos de tamaña enjundia, que bien podrían ser incardinados dentro de los conocidos como de “ lesa humanidad”, con la agravante de no reconocer su pecado los interfectos, no hacer acto de contrición y mucho menos por lo que se ha visto, cumplir la penitencia. Y hablo en términos religiosos, porque aquí y ahora, la Conferencia Episcopal Española, como ya dije, se ha bajado los pantalones (caso de que los lleven los prelados bajo la sotana, que a lo mejor ni eso, para ser más rápidos en la alineación con las proclamas y decisiones del Pseudo-Doctor-Sánchez), creyendo que de esta manera, como cree nuestro Monarca, Felipe VI, que actuando de esta guisa, el falsario Doctor, les va a perdonar la vida. Ilusos que son, que no saben con quien se están jugando los cuartos y que a la primera de cambio y cuando más convenga a “ Pinochón”, éste les dará, por medio de su gurú, el inefable Ivancito Redondo ( sí, aquel, que muerto de amor, y para afianzar su cabeza ante el autócrata, prometió, casi jurándolo, que “si me lo pide el Maestro (hablamos ya en lenguaje de la Biblia), me tiraré de cabeza por un barranco”, que ya hay que ser pelota y tenerlos (caso de haberlos) cuadrados y con punta, para proferir tal aserto, la patada en el antifonario y aquí paz y allá Gloria, mas poniendo de manifiesto su mendacidad, su cobardía y su falta de lo que hay que tener entre las piernas (que ya sabemos por los tantos casos de pederastia que se ciernen sobre los sotánicos, algo deben tener) abandonando y dejando sin pastor, al rebaño que, en su caso, representan los fieles adictos a la fe de Cristo, de la que al parecer, carecen estos prelados, que miran más por los intereses terrenales que por los intereses espirituales del Reino de Dios, lo que puede resumirse, en mirar por la pela, dando muestras de una flaqueza de espíritu, incompatible con la función espiritual que les está encomendada. Y de nuestro Monarca, que no se crea que por dedicarse a cumplir a rajatabla con los mandatos del Gobierno, que, además se ríe a boca abierta y le toma el pelo como a un pelele, y no se crea que por ello, el Pseudo-Doctor le va a salvar y le va a reservar un puesto en la patera de la salvación, pues más bien, es probable y posible que sí le haya reservado ese puesto, pero en la patera de la perdición y del exilio, si es que ésta no naufraga y se pierde en aguas de mar adentro. Otro crédulo, que ha renunciado a ejercer su alta misión que no es otra que la que le reserva la Constitución Española, de liderar el bienestar del pueblo español, al que, igualmente que han hecho los prelados, los ha dejado abandonados al albur y a expensas de sufrir lo indecible bajo el mandato del Retroprogresista Criminal Gobierno de España.

Y como al Gobierno, le vamos dando tregua y le estamos dejando que actúe libérrimamente, contra ley, contra moral y contra ética, aquél se ha crecido, más viendo como algunos personajes se rasgan las vestiduras y cambian de chaqueta al albur de la nueva realidad o salen del armario político, con desfachatez y renuncia, como quien apostata de la religión católica, como es el caso comentado en mi anterior artículo, del viejo y chocho profesor, Luis-María Ansón, monárquico de piel y hueso, compañero de juergas y jaranas de nuestro Emérito Rey (el cual, por cierto, no sé cómo no nos hace un corte de mangas y nos manda a hacer puñetas, pues ya se sabía, a ciencia cierta, las posibles tropelías que cometió durante su reinado y, para bien o para mal, conociéndolas de muy buena mano, los que ahora se rasgan las vestiduras y claman al cielo (bueno, en términos laicos porque ya hemos visto que para los Obispos Españoles, el cielo divino o Paraíso ha dejado de existir), conocían de las trapisonderías de nuestro entonces Monarca, de las que, por cierto, no debía estar muy lejos el actual, Felipe VI, descargando buena parte de las mismas en el pánfilo Urdangarín, que es quien a la postre se ha tragado solito el marrón, mas, como digo, si se le permitió a Don Juan Carlos, durante 40 años, caminar por el alambre, con conocimiento y aquiescencia de cuantos ahora se llaman andana, hemos dar por bueno lo hecho y dejar ya en paz a nuestro Emérito Monarca, porque a buenas horas mangas verdes, y en esto soy independiente, ya que considero la Monarquía, al contrario que la considera Salvador Sostre, que en un artículo en su columna del Diario “ABC”, de cuya fecha ni me acuerdo ni quiero acordarme, definía a nuestros monarcas como prolongación de la mano de Dios, defendiendo su origen divino, por lo que siempre deberían estar por encima del bien y del mal, y, por tanto, con barra libre para campar por sus respetos, en una aberrante vuelta a las teorías de la Edad Media respecto a esa ascendencia.

Y es que, poco a poco, se va cerrando el círculo para que este País, aun hoy, a duras penas, llamado España, desaparezca como una Nación, en principio y en teoría, como un Estado de Derecho, Democrático y de Bienestar Social, desaparezca y se marchite la rosa que debe prevalecer, fundamentalmente, en defensa del derecho a vida (hoy en suspenso, por la vigencia de la Ley del Aborto, que impide a los nasciturus ver la luz del día y generadora de un genocidio como nunca se conoció en civilización alguna del mundo; y de la Ley de la Eutanasia, que acaba con la vida de a quienes llegados a la vejez, son considerados un estorbo para que los más jóvenes y teóricamente sanos, podamos solazarnos en botellones y derechos de bragueta, acortándoles a aquéllos los últimos meses o años de su vida, en los que debieran ser atendidos con los medios paliativos oportunos para evitarles el sufrimiento y padecimiento del cuerpo, mas esta medida vendrá de perillas a nuestro Ministro de Seguridad Social, Escrivá, para cuadrar las cuentas de las pensiones: muerto el perro, muerta la rabia).

Basta entrar en la enumeración y análisis, de las dos últimas tropelías, entre otras muchas, ya consumadas y por consumar, vulneradoras de los más elementales principios de legalidad y oportunidad, tales como la tentación, a petición de los irredentos perpetradores del Golpe de Estado llevado a cabo el 1-0 de 2.017, los independentistas catalanes, a cuenta de que les sean condonadas las condenas que el Tribunal de Cuentas ha considerado oportunas imponerles, a fin de que esta panda de indigentes morales y delincuentes, restituyan al Estado las cantidades que malversaron durante el proceso, en propaganda y otras bagatelas para llevar a cabo sus pretensiones, pareciendo una ironía, que Junqueras (que cada vez se parece más al subnormal que sale en la película de “ La hija de Ryan”) salga llorando y denunciando que con esa pretensión el Tribunal de Cuentas, va a dejarle sin casa en la que convive con sus hijos, como si esto fuera una excepción y no contaran los miles de casos de ejecución de deudas que se llevan a cabo en España cada año, dejando en la puta calle a deudores, con hijos o sin ellos, sin que, en su caso, fuese una excepción, la de este caradura y delincuente, porque por la misma razón habría que condonar a estos deudores sus deudas y a los españoles de a pie, en general, el pago del IRPF o de cualesquiera otros impuestos, tasas y arbitrios (no digamos el reciente del IBI, que está por las nubes y contribuye a que quien se haya podido hacer con un piso para uso propio y de su familia , pague a lo largo de su vida tres o cuatro veces lo que invirtió en su adquisición).

En cualquier caso, de llevarse a cabo esta tropelía y desfachatez, habría que imputar al Pseudo-Doctor-Sánchez, alias “Pinochón” (ya sabemos, un Falcon para él y su señora y, ya quizás dos o tres para sus napias, amén de los que hagan falta para el traslado de sus familiares y amiguetes, a la finca pública donde decida pasar sus vacaciones o celebrar sus bacanales, a costa del Erario Público, o sea, de los bolsillos de todos los españoles), por “PREVARICACION”, ya que sería inentendible el uso de fondos públicos, que pertenecen a ese denominado Erario, que dejarían de ser ingresados en el mismo, caso de que siga adelante con esa decisión de condonar los mismos a los golpistas, pues carece de todo fundamento legal y jurídico lo que de ser llevado a cabo constituiría un nuevo delito de malversación de caudales públicos; en su caso, si tanto favor quiere hacer al subnormal de la película “ La hija de Ryan” y sus acólitos, que saque la pasta de su bolsillo, que seguro que tiene de sobra para este pago y para más.

Y, como poco a poco, se van cerrando los circuitos por donde camina la sacrosanta democracia española, que va camino de quedar, definitivamente, arrumbada en el rincón del olvido, este perverso Gobierno, que no descansa en busca siempre del mal y en la búsqueda de medidas tendentes a desposeer de sus derechos a los ciudadanos, a quienes aboca a una situación de miseria, hambre y ruina, amén de pánico, terror y espanto, prepara la reforma de la Ley de Seguridad, con la excusa de la reciente , y aún vigente, pandemia provocada por el coronavirus, tendente a la posibilidad de que si el Gobierno lo considera pertinente, movilizar a los españoles en caso de crisis, dando facultades, con carácter dictatorial, autocrático y despótico, o sea, a la autoridad competente, pueda exigir “prestaciones personales” a todos los mayores de edad, intervenir empresas, requisar bienes o suspender actividades, o sea, el imperio de una dictadura bolivariana, tipo la Venezuela de Nicolás Maduro, en la que navegarán, como lo hacen, en un yate, el Gobierno en pleno, incluido al espantado Pablito Iglesias, alias “ El Jorobado de Notre Dame Español” o, ahora, si se quiere “El sin coletas”, dado que se la ha cortado como se la cortan a los toros, tras una faena de relumbre y un estoconazo hasta la bola, perpetrada por un torero de tronío. Y como sería muy alarmante, dice el proyecto de ley, que tales exigencias serían oportunamente indemnizadas: ¿con un trozo de pan y una onza de chocolate?.

Y ante estas perspectivas; no es de extrañar, que, por ejemplo, Isabel San Sebastián, titule en su columna de opinión, en el Diario “ABC” del pasado sábado 3 de Julio de este año, “O echamos a Sánchez, o adiós a España”, todo ello, basándose, en una serie de tropelías y vulneración de las Leyes, que someramente enumera, aunque yerra en la solución: “Es tanto el mal causado por Sánchez, que acaso resulte imposible repararlo. En todo caso, o los españoles lo echamos pronto del poder, redoblando la presión para obligarle a convocar elecciones, dado que la magra victoria en virtud de la cual gobierna se basó en una sarta de mentiras, o nos quedamos sin patria, sin rastro de valores comunes y con un nivel de enfrentamiento altamente peligroso”. Y ese yerro en la solución se halla en que, crédulamente, piensa en unas hipotéticas futuras elecciones, que, por la naturaleza propia de las cosas que van pasando, más bien podríamos ir olvidando esta posibilidad, pues quedará constituido un régimen análogo, semejante o igual, al instaurado en la Corea del Norte de kim Jong-Un, por lo que la única posibilidad, es la apuntada por mí, en diversos artículos anteriores, o sea que de una puta vez, Felipe VI, como Jefe de Estado y Jefe Supremo de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire, adopte una solución semejante a la llevada a cabo por el Presidente de la República Italiana Sergio Mattarella, y aparte a estos bandoleros, enchironándolos a espera de juicio por delitos de lesa humanidad y nombre a un Draghi, que nos saque las castañas del fuego.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

7 de julio de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios