www.albaceteabierto.es

No es de extrañar

Por Miguel Ángel Vicente
miércoles 14 de julio de 2021, 05:18h

Teniendo en cuenta el pelaje de los Ministros elegidos por el Pseudo-Doctor-Sánchez, alias “Pinochón” (por aquello de un Falcón para él y su señora y otro, o quizás ya varios, para sus napias), la mayoría sin estudios acreditados, con títulos obtenidos de matute en las ciénagas de las Universidades Españolas (que así les lucen el pelo, al no hallarse ninguna de ellas entre las doscientas primeras en el Ranking de Shanghai), bastando como ejemplos la propia tesis del Pseudo-Doctor, así como la eliminación de ciertos títulos académicos en el currículum de la que podríamos llamar “la Cyrano de Bergerac Española”, la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz y sustituidos por grados menores, que esto de engordar el currículum es muy propio de las izquierdas, la simple y la compuesta, sin excepción, cuando la mayoría de sus integrantes por no decir todos, carecen de un mínimo coeficiente intelectual para alcanzar los estudios que se atribuyen, quizás por eso albergan esa obsesión de que no haya suspensos en las escuelas y que tanto los listos, los estudiosos y los aplicados sean tratados al mismo nivel que los vagos, los necios y los ineptos, con la finalidad de que éstos no se sientan postergados ni discriminados, ya que, como manifestó el Ministro de Universidades, Manuel Castells (¡qué joya en bruto!), “condenar a los alumnos por un suspenso es elitista, machaca a los de abajo y favorece a los de arriba” y se quedó más fresco que una lechuga, aunque con todo el fundamento de una mente nula.

Así, de esta manera, a como se dice que el que se acuesta con niños, se levanta mojado, o que el que juega con fuego, se quema, no puede quejarse el Pseuso-Doctor-Sánchez, que, cada dos por tres, alguno de sus Ministros, meta la pata o llame al salchichón chorizo y a la inversa, pues tal como hemos mencionado, todos ellos, incluido el propio Presidente, nadan en las aguas de la ignorancia, la incultura, el desconocimiento y la inconsciencia, amén de la ineptitud, el analfabetismo y la torpeza y, por tanto, carecen de la sensatez y el sentido común y de la oportunidad, exigibles, nada más y nada menos, en quienes dirigen los destinos de un País, aún hoy, a duras penas, llamado España, con sus más de 47 millones de ciudadanos a bordo, poniendo en peligro, la hacienda y la vida de los mismos, lo que, en principio y en final también, parece importarle poco a “Pinochón” y sus secuaces, a los que les importa “un higo” la miseria, la ruina y la pobreza a la que conducen la nave española con sus pasajeros a bordo. Y lógicamente ya sabemos de sobra el refrán que nos informa de que “en el país de los ciegos, el tuerto es el rey”, aunque bien podemos añadir, que quién lo sería caso de ser todos ciegos (al menos intelectualmente hablando). De esta manera suele salir a la palestra alguna bufonada, astracanada, disparate, necedad, estupidez u ordinariez, que hace que tiemble el basto o que se resquebrajen, los, ya de por si afectados, pilares sobre los que se asienta la economía de un país. Ahí, tenemos, sin ir más lejos, a un “Ministro Florero”, cual es el de Consumo, Alberto Garzón, que parece dispuesto a copar el maillot amarillo del Tour de los Despropósitos, con su última campaña en contra del consumo de carne. Es lo que pasa por crear un Ministerio para colocar a este señor, que ni tiene oficio, ni beneficio, porque había que pagar las treinta monedas de plata que exigía el Podemita (ahora huido, no sólo del hogar familiar, sino también de la crème de la política), Pablito Iglesias, alias “El Jorobado de Notre Dame Español”, entre otros, y que como se aburre, en un Ministerio que no tiene competencias, lo cual ya define por sí solo el papel que, en su caso, puede desempeñar, quien no es capaz de distinguir la “O” de la “I” (recordemos su culturización con aquella soflama famosa “hemos proponido una ley”, que en la escuela tradicional hubiera sido castigada con las orejas de burro, de rodillas, con una pila de libros en cada mano y de cara a la pared) y que, de vez en cuando, quiere sacar cabeza para que veamos lo guapo que es y que no está en el Gobierno sólo para tirarse pedos (en alusión al ecosistema que quiere proteger, respecto de los flúidos intestinales y los escapes de las vacas por el conducto anal), y así, de esta guisa y porque le preocupa mucho la salud de los españoles, ha lanzado una campaña contra el consumo de carne, con el siguiente hastag “#MenosCarneMásVida”, para preservar nuestra salud y, como hemos apuntado anteriormente, el ecosistema. Lógicamente, ante esta nueva cagada (que ésta sí que contamina y desestabiliza el sistema ecológico), no sólo se ha puesto de uñas el sector cárnico, que supone el 2,2% del PIB español, con más de 2.750 empresas en el mismo, con 27.957 millones de euros facturados, con una exportación de casi 9.000 millones de euros y con dos millones y medio de personas que viven de la cadena cárnico-ganadera y que emplea a 97.000 trabajadores, cifras que parecen ser desconocidas para el Ministro (para qué se va a ilustrar antes de sacar a la luz una garzonada más, alguien vendrá detrás con la manguera para sofocar el incendio, que, a la postre, es lo que ha sucedido con el Ministro de Agricultura, Luis Planas, que le ha enmendado la “plana”, nunca mejor dicho, a este ignorante de tomo y lomo, incluido el propio Pseudo-Doctor, que lo ha mandado a hacer puñetas, de una manera muy sofisticada, con su impronta “un chuletón al punto es imbatible”, aun cuando hay que decir que el responsable último es el propio Presidente por la caradura de nombrar a un caradura, valga la redundancia, a un descarado y a un desvergonzado, para Ministro). Y es que, cada vez que el pobre Garzón, abre la boca tiemblan los cimientos de la economía española, pues recordemos cuando la lió con el turismo, al que calificó como “sector de bajo valor añadido, estacional y precario” y le responsabilizó de la “debilidad estructural” del sistema productivo. O sea, que no es la primera vez que la lía y parda. Y como buen comunista, en eso de “haz lo que yo te diga, pero no hagas lo que yo haga”, en su bodorrio, celebrado en agosto de 2.017, el menú para, nada más y nada menos que 270 invitados, incluía “carpaccio de ternera” y “solomillo de vaca a la brasa”, amén del jamón que se sirvió en los aperitivos. ¡Menuda pedorrea seguiría al consumo de tanta carne, incendiando el ecosistema que este energúmeno filántropo quiere preservar. Ya lo dice el Evangelio, en palabras de Jesucristo “Por sus hechos los conoceréis”. Y se ha salvado de la quema de la remodelación (si así puede llamarse al cambio operado en el Consejo de Ministros, por el que quizás debería haber sido sustituido el primero, el propio Pseudo-Doctor, por la obligación respecto de éste de mantener la cuota Podemita en el Gobierno, lo que demuestra hasta qué punto, con Pablito o sin Pablito, Podemos tiene cogido por los huevos a nuestro Presidente.

Y como el panorama que el día a día nos brinda este Gobierno de incapaces, ineptos e incompetentes, la Ministra de Trabajo, sigue enrocándose en su prioridad de subir el salario mínimo, pese a las serias advertencias de los operadores económicos, que vaticinan un retroceso en la creación de empleo y un aumento del paro, ante el panorama que se desprende de que el número de concursos de acreedores que tuvieron lugar en España entre enero y junio de este año se eleva a 3.183, un 79% más que en 2.020, y el número de disoluciones de empresas durante el primer semetre del año, se eleva a 15.265, un 34% más que hace un año. Pero, como buena podemita que es, seguirá en sus trece, ya que la filosofía de esta formación casa con la de los independentistas de acabar con España.

Y por si hubiera alguna duda de las pretensiones del Pseudo-Doctor-Sánchez, en orden a quebrar el sistema democrático y constitucional español, aboliendo la Monarquía, e instaurar una República Bananera, tipo de la de Maduro de Venezuela, o la Cuba de los Castro, o la de Bolivia de Evo Morales, o, incluso, porque le viene al pelo, la de Corea del Norte, de Kim Jong-un, lo tenemos puesto en el plato de primero con el nuevo anteproyecto de la Ley de Seguridad Nacional, por mor de la cual, “Pinochón” podrá decidir por sí y ante sí, cuándo nos encontramos ante un caso de emergencia nacional, para constituirse en dueño y señor de la piel de toro, con la posibilidad que no dejará escapar, de intervenir el sector privado (a modo y manera del dictador de Caracas), exigir prestaciones personales de cualquier índole a la ciudadanía, controlar la prensa, o sea, que los ciudadanos, como personas físicas, y las personas jurídicas, estarán sujetos, a la de ¡AR!, al deber de colaborar, personal o materialmente, en la situación de interés para la seguridad nacional (siempre a criterio, como hemos dicho de “Pinochón”), en caso de requerimiento de la autoridad competente (¡cómo suena toda esta jerga a dictadura pura y dura!). Y no es broma, que la pretensión de este sujeto sin escrúpulos, sin principios, sin moral y sin ética, es mantenerse en el poder indefinidamente, para lo que es capaz de vender a su padre o de vender su alma al Diablo (y ahí tenemos el ejemplo de Ivancito Redondo, que cuando ha dejado de serle útil y la ha cagado, le ha dado el empujón para precipitarlo por el barranco, sin necesidad de que éste se lo pida). ¡Adiós elecciones, y si las hay, habrá pucherazo tipo Venezuela! Por cierto, a nuestro insigne Presidente de la Comunidad de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, que anunció que, caso de ser concedidos los indultos, le daría un dolor que le produciría un mal cuerpo descomunal: ¿aún sigue sentado en el inodoro por la diarrea que le habrá dado, según el mismo? Dice el refrán que “Perro ladrador, poco mordedor”, pues ya parece haber pasado página y a otra cosa mariposa. Pura estulticia de su mentor José Bono, rogando a Dios y con la maza dando. Católicos de pacotilla, a los que la Conferencia Episcopal debería expulsar del templo de Dios a Latigazos y negarles la comunión, como pretenden los Obispos americanos respecto del Presidente de EEUU, Joe Biden. Y la prueba de su falacia y de que todo es demagogia, amén de falta de valor y ostentación de cobardía pura y dura, fue que junto con otros dos presuntos discrepantes de la alineación oficial ante los indultos, el Presidente de Aragón, Francisco-Javier Lamban, y el de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, no dieron la cara (por si se la rompían) en el reciente Comité Federal del PSOE, alegando enfermedad el castellano manchego y el extremeño y problemas de agenda el Aragonés.

Finalmente, vuelvo a instar a nuestro Monarca, el Rey Felipe VI, a que se deje de hacer el canelo, pues sólo está para actuar como una marioneta de pim pam pum, inaugurando eventos y admonizándonos metiéndose en camisa de once varas, pues esto les corresponde a los Obispos. Y, al pueblo, que le den, por delante y por detrás, por arriba y por abajo. Así nos luce el pelo.

Y en cuanto a la remodelación del Gobierno, en realidad, nos da igual churras que merinas, pachón que gorrino, pues la ineptitud, la incapacidad, la mediocridad, son adjetivos que adornan a los nuevos ministros, al igual que adornaban a los salientes y a los mantenidos, teniendo en cuenta que el principal obstáculo radica en la raíz del Pseudo-Doctor Sánchez.

MIGUEL ÁNGEL VICENTE MARTÍNEZ

14 de julio de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios